martes, 26 de enero de 2016

CONTRA LA "EMERGENCIA EN SEGURIDAD"


EL PAIS › EL ACUERDO DE SEGURIDAD DEMOCRATICA Y CONVIVENCIA EN CONTRA DE LA DECLARACION DE LA EMERGENCIA EN SEGURIDAD

Un rechazo multipartidario a la emergencia

 Por Irina Hauser
La declaración de Emergencia en Seguridad del gobierno de Mauricio Macri volvió a aglutinar a un vasto grupo de intelectuales, investigadores, dirigentes políticos y organizaciones de la sociedad civil identificados con el espacio multisectorial conocido como Acuerdo de Seguridad Democrática y el grupo Convergencia, que salieron a alertar sobre los peligros del decreto presidencial que trata de instalar la idea de que el narcotráfico es la base del delito y la violencia en general y que –según explican en un documento colectivo– en lugar de reconocer a las Fuerzas Armadas y de seguridad como parte del problema les termina dando más poder. Eso se advierte en la autorización para derribar aviones, lo que equivale, interpretan, a una “pena de muerte encubierta”. Entre quienes firman hay una mezcla de personalidades de un abanico ideológico grande: el ex ministro y camarista León Arslanian, el constitucionalista Roberto Gargarella, Beatriz Sarlo, el radical Manuel Garrido, el Premio Nobel Adolfo Pérez Esquivel, el socialista Hermes Binner, el massista Felipe Solá, el especialista Marcelo Sain, Dante Caputo, Nilda Garré, Leo Grosso, Juan Manuel Abal Medina, Juan Pablo Cafiero, entre cerca de un centenar de nombres.
La semana pasada, con el argumento de que existiría “una situación de peligro colectivo”, el Gobierno declaró la Emergencia en Seguridad, medida que durará un año y que incluye posibles acciones conjuntas de fuerzas militares y de seguridad y hasta la convocatoria de personal retirado (que no esté implicado en crímenes de lesa humanidad) si es considerado necesario. Ese “peligro” descripto es atribuido por las autoridades nacionales al “delito complejo, el crimen organizado y el narcotráfico”, y entre las medidas más virulentas, autoriza el derribo de aviones ante alguna situación considerada sospechosa. El texto colectivo de dirigentes y especialistas advierte especialmente que el decreto de Macri no está fundado en ningún análisis o seguimiento concreto que permita definir el escenario del narcotráfico como lo hace. “Las políticas de seguridad en general y de drogas en particular deben surgir de diagnósticos rigurosos y de un enfoque de seguridad democrática. La emergencia en seguridad declarada por el Poder Ejecutivo es otra oportunidad perdida para dar un debate serio sobre las formas en que un Estado democrático debe abordar los problemas del delito y la violencia”.
El grupo conocido como Acuerdo de Seguridad Democrática nació en diciembre de 2009 y cuestionaba, principalmente, la política del entonces gobernador Daniel Scioli, que multiplicaba los castigos, restringía excarcelaciones y agravaba penas, aunque esto no modificaba los índices de delito. Por entonces esa alianza multisectorial logró instalar una discusión sobre cómo buscar respuestas ante el problema de la seguridad, que sean respetuosas de los derechos y las libertades. Armaron una plataforma con diez principios democráticos para encarar el tema. La “mesa chica” de entonces vuelve al ruedo ahora, con algunos expertos como Arslanian, Alberto Binder, Sain y Enrique Font, aunque el puntapié lo dio el Centro de Estudios Legales y Sociales (CELS). Luego se sumaron cerca de un centenar de firmas y organizaciones como la Asociación Civil por la Igualdad y la Justicia (ACIJ), la Asociación por los Derechos Civiles (ADC), la Asociación Pensamiento Penal, la Comisión provincial por la Memoria, entre otros.
Algunos de los conceptos claves del texto que comenzó a circular el fin de semana son éstos:
  • La emergencia declarada es un “anuncio efectista”, una estrategia que busca “impacto comunicacional” pero de lo que carece es de eficacia y conlleva el riesgo de multiplicar la violencia.
  • El narcotráfico es mostrado como explicación de los problemas de seguridad y de ese modo se intentan justificar medias excepcionales con el argumento de que hay que detener el ingreso de drogas.
  • Esas medidas excepcionales van desde dar amplias facultades de revisar cualquier bulto que se considere sospechoso a personas que viajan por transporte comercial hasta el derribo de aviones dudosos, algo que los firmantes definen como una pena de muerte. “Es una medida inconstitucional porque es una pena de muerte sumaria encubierta”, dice el documento.
  • “Ya se ha demostrado que este camino no tiene capacidad para desarmar el complejo mercado de las drogas ilegales, ni su tejido con las instituciones estatales involucradas en las redes de ilegalidad. En cambio, sobran pruebas de su capacidad para incrementar los niveles de violencia y las violaciones a los derechos humanos”.
  • El narcotráfico es asimilado a una agresión militar, se lo describe como una violación a la soberanía y el Gobierno plantea las políticas para enfrentarlo dentro del modelo de las “nuevas amenazas” que “Estados Unidos prescribe para América latina, pero que no aplica en su propio territorio”. Se coloca el narcotráfico por encima de otros delitos “más violentos como la comercialización de armas de fuego”.
  • Las Fuerzas Armadas, en ese contexto, reciben nuevas “facultades para intervenir en cuestiones de seguridad pública y no de defensa nacional”. Entonces, además de controlar el espacio aéreo, ahora podrán derribar aviones sin siquiera avisar a la autoridad política.
  • La emergencia no hace ningún reconocimiento de la falta de profesionalización de las fuerzas policiales ni esboza reforma alguna para que dejen de ser parte de los mercados ilegales. Al revés, al habilitar medidas como la contratación de personal retirado, nunca se supera el viejo modelo corrupto.
  • Queda habilitada la posibilidad de incrementar gastos en tecnología y armamento pero se debilitan los sistemas de control.
Gastón Chillier, director del CELS, dice que la Emergencia “no propone medidas para atacar el funcionamiento de los mercados ilegales, que apunten al lavado de activos proveniente del narcotráfico, que es un núcleo duro de esta actividad”. El documento, en esa línea, también precisa que no se ha hecho nada para cambiar la “relación promiscua entre fútbol y política” como fenómeno “vinculado al narcotráfico y a los crímenes mafiosos”.
Para Sain –ex titular de la Policía Aeroportuaria– plantea que la falta de diagnóstico en realidad es un síntoma de que “el Gobierno actúa con mucha improvisación; no veo una gran maniobra detrás de esto; es más, creo que el gobierno quedó debilitado por la fuga (de los hermanos Lanatta). El derribo de aviones el único aspecto operativo del decreto, y encima está copiado de las reglas elaboradas solo para defensa aeroespacial en los casos de cumbres presidenciales. La traspasan al narcotráfico como si fuera lo mismo. Eso es incapacidad de gestión”.
La aspiración de máxima de este grupo es que haya marcha atrás con el decreto y apostar a modificaciones que no estén destinadas a multiplicar el delito y la violencia. Es posible que en febrero el Acuerdo de Seguridad Democrática y el Grupo Convergencia, promuevan un debate profundo, que tenga entre sus protagonistas a los firmantes del documento.
Compartir: 
Twitter
  
Adolfo Pérez Esquivel, León Arslanian, Felipe Solá, Horacio Verbitsky, Hermes Binner y Manuel Garrido figuran entre los firmantes.
 

domingo, 24 de enero de 2016

LIMPIEZA ÉTNICA Y BALAS DE GOMA

La grasa

Sillas vacías en un auditorio
– Terrible lo que está pasando.
– Sí, mandan cualquiera.
– ¿Para vos cómo es la cosa? ¿Para qué rajan a la gente? O sea: siempre hay estos cimbronazos con un cambio de gestión. Pasa cuando cambia un ministro, no va a pasar cuando pasa un gobierno… Pero eso es otra cosa, eh. Y no es sólo por un tema de envergadura. El tema es que para ahorrar guita no es. Los sueldos son ponele 10 % de los gastos del Presupuesto. Está clavado en eso desde hace diez años. En los 90 era el 15. Lo sabe cualquiera a eso.
Pero obvio. Y la mitad de eso son fuerzas de seguridad y fuerzas armadas.
– Olvidate. Y cacarean que revienta el Estado de gente, escuchame: Sistema Previsional, YPF, más fuerzas federales de Seguridad, Transporte, Ciencia y Tecnología, todos los servicios adicionales que incorporó ANSES. Tenés que sumar gente para más o menos hacer andar todo eso ¿o no?
– Y aparte otra cosa, como diría Chilavert: van a revisar los concursos de los últimos dos años. Maestro, los concursos se habilitaron a partir de 2012. Es como decir, vamos a revisar lo que hizo YPF desde 2012. Amigo, se estatizó en 2012, ¿qué querés?
– Acá el tema es que es “popular” esto. Acordate los grupos focales de Massa donde la gente se enfervorizaba cuando le hablaban de “vagos” que cobran planes ponele y el tipo lo incorporó en el discurso para sacudir un poco. Esto debe entrar bien hasta en el electorado del FPV…
– Ese es el problema, mandan “los ñoquis”, en el revoleo la gente se queda con eso y ya fue.
– Sí. Para mí también hay un tema de “estilo”. Escuchame: yo estuve en un lugar donde pasaron los “cinco presidentes” y asumió Duhalde y llegaron los funcionarios con un “hola, chicos, ¿todo bien?”. Se fueron dos funcionarios políticos y el resto siguió como si tal cosa.
– Ojo que ahora está penetrando más el tema y a nivel más informado va quedando claro que rajan a cualquiera.
Lo loco es cómo fue todo. Primero llegaron a todos lados y decían que venían en son de paz, tipo V invasión extraterrestre. Altos funcionarios que llegaban y les pedían a los funcionarios políticos que estaban “¿se pueden quedar un poco más…?” y gente que llegaba más abajo que decía “todo sigue igual”.
– Yo sé que en UPCN, que ya medio negoció, dicen a quien quiera oírlo que esto viene del máximo nivel, que Macri mismo planteó lo de los rajes
– Es que fue así: venía todo medio normal hasta que un fin de semana de fin de año se descerrajó la cosa y después vino lo del decreto, que en los hechos es un vía libre para rajar a cualquiera. La prueba es lo que pasó con Lombardi.
– ¿Qué pasó?
– Y, el tipo en general siempre muy dialoguista, vinculado al ámbito de la Cultura, onda progre, etc. Se planta en que 678 se tiene que ir porque fue un planteo de campaña de Macri. OK. Pero va al programa de Víctor Hugo en Telesur a explicárselo, ponele. Sobre el resto, bueno, que vamos a ver, que pin que pun. Sacan el comunicado que de ninguna manera se va a cerrar el Centro Kirchner y que todo bien. Después del fin de semana ese que te digo, dejan a todo el mundo del Centro Kirchner afuera, revientan la programación de transición de Nacional Rock para enero -radio donde el tipo salía a hablar asiduamente y todo bien- y sale este nuevo Lombardi onda reventamos todo hardcore.
– Lo mismo Michetti, que viene del mismo lado de la interna PRO perdidosa y la hacen hacerse la dura de las duras.
Eso parece así, pero fijate también: ahí también está el tema de la “limpieza étnica”. Lo que está pasando en muchos lugares es que hay un criterio de “retrotraer al 2010”, digamos. O sea: volar a todo lo que sea La Cámpora -que en muchos lugares se manejó con la prepotencia de estos, prácticamente- y reponer a todos los que estaban “de antes”. Así, tenés los lugares donde te dicen “volvieron todos” (como funcionarios políticos, los que estaban con el menemismo) o también “volvieron todos” (como “mandos medios”, digamos, los que estaban pre-Cámpora.
– Eso de la limpieza étnica va a ser usado también a muchos niveles en los múltiples recovecos de las internas del PJ, en la línea que va de gobernadores al despacho del Ministerio del Interior… etc…
– Pero claro. Para varios es win-win.
– Además está el tema “estilo management”. Desmantelan algo, después ponele le hacen entrevistas a la gente. “No nos sirve tu perfil”. Gente grande con contrataciones más o menos firmes desde hace años eh, cero “Resistiendo con aguante”…
– Otra cuestión acá es el de la idea de “autoridad” de estos fulanos. Están muy pendientes del tema “construcción de autoridad” y ahí tienen muchos accionistas, digamos. Por un lado están las famosas señales al sector privado, en el sentido de “bueno, rajen si necesitan”. En 2005, con superávits gemelos e híper popularidad de Kirchner y la mar en coche había 5 puntos más de desocupación. Entre el 91 y el 94, con la popularidad de Menem en picos absolutos, el desempleo se duplicó, de 6 a 12. Después siguió subiendo y se le pincharon varias cosas más y bueno. Yo creo que calculan que la cosa banca, que hay demasiado pocos desocupados. El otro tema es el de las señales que dan para afuera. Vos salís a pedir guita afuera y tenés que dar señales. No importa si sos amigo de los tipos, son negocios. Tenés que demostrar que podés “hacer sufrir” y a la vez conservando gobernabilidad. Los tipos te van mirando las dos cosas: cuánta “firmeza” tenés y cuánta capacidad de seguir teniendo la firmeza, que es la clave.
– Lo otro increíble es la afinidad entre tiros y radicales. Lo de La Plata no se puede creer. ¡Cómo les gusta tirar balazos de goma a los radicales, una cosa de locos !! ¡Suben y tiran balazos de goma! ¡Dejate de-jo-der!
– Mammamia los radicales… Qué país…

ON THE WAR ON DRUGS: Gastón Chillier, Executive Director CELS

Cels executive director gastón chillier

Sunday, January 24, 2016

‘This alleged war on drugs will only lead to increased levels of violence’

By Luciana Bertoia
Herald Staff

The Centre for Legal and Social Studies (CELS) criticized President Mauricio Macri’s decree declaring the security state of emergency in the country that has focused on drug-trafficking and is one of the promoters of the joint statement issued by progressive leaders yesterday. CELS Executive Director Gastón Chillier analyzed the security policy in conversation with the Herald.
What’s your take on the security emergency?
Drug-trafficking is being used as an alibi to avoid taking serious measures and holding a profound debate regarding security policies and investigation into organized crime.
The government has vowed to make criminal statistics more transparent. Have there been any changes thus far?
No. Aníbal Fernández made a disastrous decision when he was the Justice minister to discontinue statistics. Every public policy should be made considering statistics. If you consider the grounds of the decree, you will find a list of adjectives but you won’t find figures.
You’ve also been critical of the state of emergency declared by former governor Daniel Scioli in BA province, but at least he made a reference to the situation in the penitentiaries, but there is not such a reference in the national decree. Right?
If you compare the justification made by BA Governor María Eugenia Vidal of the state of emergency, at least she has a diagnosis of the situation in the province and the disastrous state of the prisons. At a national level, they are blindly outlining a security policy. The idea of involving the Armed Forces has proven to be wrongheaded and is not even pursued by the United States.
Do you think the government would reconsider these standards?
This is an appeal to society. If this onslaught continues, the situation will be worse in four years. Violence will have increased and organized-crime will have deepened its penetration in the forces.
The government accused the security forces of having misinformed officials about the arrest of the Lanatta brothers and Víctor Schillaci in Santa Fe, but that seems to have been left behind and now they greenlight the reinstatement of retired officers. Is that part of a shift?
The security forces are part of the problem. The government appears to continue with the idea of delegating the security policy to the forces, they do not promote intelligence tasks and they send a wrong message by appointing people to the Unit of Financial Information (UIF) — in charge of probing money-laundering— who have a conflict of interests. The only thing that is left is the war-style rhetoric.
And what about the shooting down of planes as an alleged strategy to fight drug trafficking?
That is a sensationalist measure beside its illegality and unconstitutionality. They are establishing summary executions — that are prohibited by the Constitution — by decree. This is the symptom of the lack of a serious security policy. They seek to justify an unjustified war that will only lead to increased levels of violence.
@LucianaBertoia