miércoles, 30 de noviembre de 2011

Una mujer anglosajona, con bebé rubio en sus brazos, comenzó a proferir compulsivamente insultos racistas contra negros y polacos en el metro de Londres.

Arrestada por insultos racistas en el metro de Londres

El vídeo de una joven con un niño en brazos en plena exaltación xenófoba convulsiona las redes sociales 

 

 

PUBLICO.ES Madrid 30/11/2011 10:03 Actualizado: 30/11/2011 14:25


Reino Unido sigue perplejo por un vídeo colgado en Internet y que muestra una joven madre con su niño en brazos profiriendo, sin que nadie le provocara, insultos y gritos racistas a las personas que se encontraban a su alrededor en el metro de Londres. Entre ellas, se encontraban algunas de raza negra, hacia las que iba dirigido todo el odio y xenofobia que se guardaba la chica. 
La acción transcurre en el metro de Croydon -uno de los barrios que sufrieron los disturbios en agosto- a Wimbledon, en Londres. En las imágenes podemos ver a la mujer, sentada con su bebé, empezar a arremeter contra  las personas de origen extranjero que están a su al rededor. "¿En qué se ha convertido este país?... con un montón de negros y un montón de jodidos polacos".
Y sigue durante un rato preguntando de dónde son y soltando expresiones como "putos negros". Además, se lamenta de que su país "se haya jodido". Pronto se inicia una discusión cuando intervienen primero una chica negra y luego otra de piel blanca.
Cuando el primer vídeo fue colgado en Youtube tuvo más 124.000 visitas sólo el lunes por la tarde y pronto el tema saltó de una red a otra y se coló en Twitter, donde el hagstag #MyTramExperience tuvo mucho movimiento.
Según informa 'The Guardian', tan sonado ha sido el caso que la mujer de 34 años ha sido arrestada por la Policía acusada de comportamientos racistas.

domingo, 27 de noviembre de 2011

Con la deuda alemana sufriendo los primeros indicios de contagio, el tiempo se acaba para la Unión Monetaria Europea. La intransigencia de Merkel también ayudará a la derrota de Obama

Asalto al último baluarte



FERNANDO VICENTE Sevilla 27/11/2011 08:00 Actualizado: 27/11/2011 14:12
Merkel, en una foto de archivo.-

Merkel, en una foto de archivo.-AFP

Cada día que pasa, las carreras políticas de José Luis Rodríguez Zapatero y Barack Obama se parecen más. La confluencia de lugar, tiempo, y oportunidad llevaron a ambos al poder cargados de un enorme y refrescante caudal político renovador con el que sustituir a fuertes gobiernos de derechas. Si uno lo encauzó hacia la salida de las tropas de Irak, el final de ETA, y las leyes de matrimonio homosexual, aborto y dependencia, el otro sacó al país del borde de la recesión, salvó a dos de sus industrias más emblemáticas, Wall Street y el automóvil de Detroit, y extendió la atención médica a millones de ciudadanos.
Estos paralelismos no son nada comparado con lo que ahora se vislumbra: al presidente de EEUU como siguiente víctima de la intransigencia de Angela Merkel. De igual manera que Zapatero ha sido incapaz de superar la crisis económica en las urnas, todos los analistas dan por segura la derrota electoral de Obama si llega a ellas en noviembre de 2012 incapaz de cerrar acuerdos, como Zapatero, con la oposición republicana y en medio de la profunda crisis económica que se augura para los próximos meses.
Obama será la siguiente víctima de la intransigencia de Angela Merkel
De ahí la frase que Obama le espetó a la canciller alemana durante la cumbre del G-20 en Cannes (Francia) el pasado 5 de noviembre: "Tenéis que ser creativos". O lo que es lo mismo, abandona de una vez tus viejos dogmas y creencias o acabaremos todos en el pozo de la recesión y en la derrota electoral. Pero los dogmas parecen inamovibles en la mentalidad de la hija de un pastor luterano de la Alemania del Este (en especial el tan conocido dogma antiinflacionista de la ortodoxia económica germana), que hasta ahora se muestra incapaz de aceptar la idea de que los cambios son ya insoslayables para evitar que lo que todavía es una crisis de liquidez se transforme en otra de solvencia.

El riesgo de insolvencia

A primera hora del jueves de esta semana, que se ha convertido sin duda en la más turbulenta desde que se inició la crisis del euro, ese gran semillero de tecnócratas que para el Gobierno alemán parece ser Goldman Sachs publicó su consejo para los inversores: "Aléjense del euro". La realidad es que una buena parte de ellos no había esperado a que el banco de inversiones estado-unidense publicara su recomendación en internet. "Decenas de miles de millones de euros están saliendo del sistema bancario europeo a través de los mercados monetarios", advertía ese mismo día la revista británica The Economist.
Goldman Sachs aconsejó el jueves a sus clientes que huyeran del euro
Era un análisis que intentaba discernir si el fracaso de la emisión de deuda alemana del día anterior era una anécdota o si, en realidad, dejaba al descubierto la pérdida total de confianza de los inversores en la moneda europea. El bono alemán paga intereses por debajo de la inflación, así que se supone que el que invierte en ellos lo hace porque busca un refugio seguro y no rentabilidad. Si los inversores lo abandonan, es señal de que ya tampoco hay confianza en el futuro de la economía alemana, hasta ahora el baluarte europeo.
De hecho, durante el resto de la semana, el interés de la deuda alemana no ha dejado de subir. Y el euro, de caer frente al dólar, presionado al alza por los inversores que huyen hacia él en busca de refugio. Lo que vuelve a cerrar el círculo en Barack Obama, que con su economía interna desacelerándose vertiginosamente y la demanda de sus consumidores cayendo en consecuencia, necesita más que nunca un dólar competitivo que le permita explotar el mercado de las exportaciones. Pero el riesgo es más aterrador que una eventual guerra de divisas. Lo que tiene a analistas, expertos e inversores durmiendo con un ojo abierto es la posibilidad de que la falta de liquidez provocada por la descapitalización europea desemboque en la quiebra de alguna de sus principales entidades financieras y el pánico se apodere de los mercados.

¿Es Merkel o son sus banqueros?

Los expertos temen que algún gran banco quiebre por la falta de liquidez
Un riesgo que, durante un instante, pareció hacer entrar en razón a la canciller Merkel cuando el pasado 14 de noviembre afirmó ante su partido: "Si el euro cae, Europa cae". El mundo suspiró al fin, creyendo que la ortodoxia cedía y no sólo se le iba a permitir al Banco Central Europeo comprar directamente deuda de los países de la eurozona (es decir, actuar como prestamista de último recurso), sino que incluso la creación de un mercado de bonos europeos se abría paso por fin. Nada más lejos de la realidad.
Inmediatamente, ese mismo día, Jens Weidmann, el presidente del todopoderoso banco central alemán, el Bundes-bank, guardián de la ortodoxia germánica, salió a la palestra para dejar constancia de que "la política monetaria no debe ni puede resolver los problemas de solvencia de estados y bancos". Y por si no había quedado claro añadió: "Cuando la política monetaria va más allá de su mandato de salvaguardar la estabilidad de precios, o incluso viola la prohibición de financiar estados, se juega perder su credibilidad".
Weidmann y la ortodoxia alemana sostienen que son los estados los que deben hacer frente a sus problemas aplicando las reformas que sean necesarias, y ajustando sus políticas fiscales para reducir sus déficits. Que sólo así se restaurará la confianza en sus economías y en su capacidad de hacer frente a sus deudas. Es más, están convencidos de que los rescates son contraproducentes, porque envían el mensaje equivocado a los gobiernos afectados, que dejarían de tener un motivo para poner en marcha las, a su juicio, inapelables reformas. ¿Les suena? Claro que sí, ese es exactamente el mensaje de Merkel en todas y cada una de las ocasiones que le dice no a Estados Unidos, Reino Unido, Francia, España, Holanda, la Comisión Europea, y un cada vez más largo etcétera, cuando le piden que acepte usar las reservas de los bancos centrales para comprar deuda o que acepte poner en marcha los eurobonos.
La canciller admitió que si el euro cae, Europa cae, pero mantiene su cerrazó

Mantener la esperanza

Sin embargo, muchos dirigentes europeos mantienen aún viva la esperanza de las declaraciones de Merkel vinculando el futuro de la Unión Europea a la supervivencia del euro. Es el caso del propio presidente de la Comisión Europea, José Manuel Durão Barroso, que el pasado miércoles, durante la presentación de su plan para poner en marcha un mercado de eurobonos a cambio de mayores cesiones de soberanía de los estados miembro, afirmó: "Hace un año, muchas capitales se negaban a que el Fondo de Estabilidad Financiera comprara deuda en los mercados secundarios y ahora lo aceptan".
Tanto para él como para muchos, el hecho de que al día siguiente Merkel, en la cumbre entre Alemania, Francia e Italia, celebrada en Estras-burgo, volviera a exigir reformas y austeridad, no es sino una maniobra política para vencer las resistencias de los defensores de la ortodoxia, para hacerles comulgar con unos eurobonos, que tal vez estarían más dispuestos a tragar una vez adoptada la creación de un poderoso ministerio económico europeo con competencias sobre los presupuestos de los socios. "Avanzar hacia una mayor unidad fiscal reforzando el Pacto de Estabilidad y Crecimiento con sanciones no servirá para que cambie de opinión", dijo Merkel, sin embargo, tajante.
En la UE, todavía se confía en que Merkel ceda al final con los eurobonos

Al límite de la paciencia

Sea o no una maniobra, el problema real es el tiempo. Con la crisis avanzando inexorable hacia una recesión mundial, unos mercados cada día más nerviosos no parecen dispuestos a esperar a que los gobiernos europeos negocien nuevas cesiones de soberanía y saquen adelante los referendos que permitan reforzar los poderes comunitarios. Tampoco los países miembro.
Basta recordar las airadas declaraciones de Zapatero el pasado 17 de noviembre para comprender la frustración que la sustitución de las instituciones europeas por el tándem Merkozy está generando en las capitales europeas: "La situación exige una respuesta inmediata que desde aquí reclamo a la Comisión Europea, al Consejo Europeo y al Banco Central Europeo, que para eso les hemos transferido poder. Lo que queremos no es que manden uno, dos o tres gobiernos, sino que ¡mande Europa¡".
China parece haber perdido la paciencia con la zona del euro y duda en invertir
Incluso China, ese nuevo aliado rico que se ha convertido en el primer socio comercial europeo, que iba a respaldar con sus divisas la solvencia del euro, parece haber perdido la paciencia. "La crisis de la deuda soberana europea es un problema a largo plazo. China debe estar preparada para transferir sus exportaciones a otras naciones en desarrollo lo antes posible", decía el viernes en una entrevista en el China Daily el exviceministro de Comercio y hoy secretario general del China Center por International Economic Exchange, Wei Jianguo. Y a la pregunta de si debe China salvar a Europa respondía: "No podemos simplemente inyectar dinero, antes tendremos que asegurarnos de que podrán devolverlo, y mucho menos sin haber tomado aún la decisión de invertirlo".
Con la desconfianza extendiéndose, no ya como mancha de aceite, sino como el vertido de un petrolero partido en dos, esperar a que en la próxima cumbre europea del 9 de diciembre los estados miembro vuelvan a entablar la enésima ronda de encuentros y desen-cuentros sobre el futuro del Banco Central Europeo y el euro, que de hecho fue lo único que salió el jueves de la cumbre entre Merkel, Sarkozy y el nuevo premier italiano Mario Monti, se convierte en un plazo excesivo para la mayoría de los gobiernos de dentro y fuera de Europa.
¿Y para los mercados? "Los inversores ya han oído lo mismo una y otra vez. O bien bostezaron o bien vendieron euros", concluye en su análisis diario Moneycorp, el principal broker británico del mercado de divisas.

Una fundación enseña valores del libre mercado en escuelas públicas

DICTA CURSOS PARA CHICOS DESDE LOS CINCO AÑOS EN 19 PROVINCIAS. TAMBIÉN TRABAJA EN COLEGIOS PRIVADOS.


Publicado el 27 de Noviembre de 2011

La ONG estadounidense Junior Achievement explica a los alumnos cómo invertir en la Bolsa, manejar cuentas bancarias y hacer negocios. El testimonio de padres y docentes que rechazan su actividad. La Defensoría la consideró “sesgada”.
 
Desde hace 20 años, la fundación estadounidense Junior Achievement dicta cursos a más de medio millón de estudiantes de escuelas públicas y privadas de la Argentina. Lo hace en horario de clase, para difundir las bondades de la economía de mercado y la gestión empresarial privada, a través de 22 programas de negocios que se mezclan con la currícula escolar. Según las palabras de uno de sus fundadores, “le hacemos llegar a los chicos algo que la educación tradicional argentina en manos del Estado no ha enseñado”.
La ONG llegó al país durante el menemismo, que declaró a sus programas como de “Interés nacional”, con la misión de despertar en los jóvenes “el espíritu emprendedor que les permita alcanzar sus metas en un marco de responsabilidad y libertad”. Sin embargo, varios especialistas en pedagogía y políticas públicas se mostraron en desacuerdo con la actividad de esta fundación, al igual que los padres de muchos de los alumnos que reciben estos cursos y que, a veces, ni siquiera estaban al tanto del ingreso de estos contenidos pro mercado a las aulas.
La legisladora Adriana Puiggrós, presidenta de la Comisión de Educación de la Cámara de Diputados de la Nación, se manifestó muy preocupada ante las consulta de Tiempo Argentino. “Me parece muy grave que entre a las escuelas públicas una fundación privada con su propio mensaje, sea cual fuere. Es la tercerización del discurso pedagógico y de la ideología educativa. Debería haber más controles del Estado”, sostuvo Puiggrós. También agregó que esta actividad viola el espíritu de la normativa nacional, ya que “establece principios y valores que están absolutamente en contradicción con la Ley Federal de Educación al formar pequeños jugadores en el mundo de las finanzas”.
En el mismo sentido se manifestó Pablo Imen, docente e investigador de la UBA, que repudió la injerencia de esta ONG. “La escuela pública debe formar para una participación ciudadana completa, activa y crítica, y en cambio estos programas enseñan a salvarnos solos y a aceptar las cosas tal como están”, señaló Imen, quien consideró “un error gigantesco” en materia pedagógica “que desde los cinco años se piense en un emprendedor y un empresario”.
Para la implementación exitosa de sus programas, Junior Achievement cuenta con el aporte que hacen las empresas en calidad de donaciones, cumpliendo así un doble propósito: formar nuevos consumidores y pagar menos impuestos. De esta forma, los responsables de la entidad consideran que, con la promoción temprana del libre mercado, están contribuyendo a construir un país mejor. Entre los auspiciantes de Junior Achievement se encuentra la mayoría de las grandes corporaciones financieras, industriales, petroleras, hoteleras, mediáticas, alimenticias y de servicios, tanto nacionales como extranjeras.
Y si bien las autoridades escolares están al tanto de la situación, no siempre pasa lo mismo con los padres. Es el caso de Susana R., que envía a su hija de diez años a una escuela pública de la Ciudad de Buenos Aires.
En su entrevista con Tiempo, esta madre contó su experiencia y su indignación. “Me enteré de forma causal –detalló– cuando veo una de las hojas de trabajo que les entregan y me llama la atención el nombre de esa fundación, el uso del lenguaje, donde se le enseña a chicos de quinto grado lo que es un estudio de mercado, cómo ganar dinero, cómo ser un buen empresario.”
Según su relato, las autoridades del colegio nunca les enviaron a los padres una nota anunciando las actividades que iba a desarrollar la fundación. “Es una intromisión inadmisible que estén usando horas de clase y que los contenidos pedagógicos no se sostengan para nada”, se quejó Susana, quien consideró que los responsables de esta ONG “representan el libre mercado, a la patria financiera”, y que “son los mismos que quebraron en dos a este país y ahora vienen a enseñar cómo manejar el dinero”.
El testimonio de esta mamá se escuchó por primera vez en Radio Nacional, cuando el equipo de Investigación de la emisora –encabezado por la periodista Miriam Lewin– la entrevistó para el informe “Junior Achievement, educando al buen cliente”.
A partir de estos hechos, el 2 de noviembre de 2010 un grupo de padres de una escuela pública del Distrito Escolar Nº 9 se presentaron ante la Defensoría del Pueblo de la Ciudad. Ante ese organismo, los padres esgrimieron que la actividad “Más allá del dinero”, auspiciada por “un grupo de instituciones de la banca privada como son el BBVA Banco Francés, el Galicia y el HSBC Bank Argentina SA”, y dictada a lo largo de 12 horas cátedra, generaba “la incentivación del consumo y la promoción de la bancarización, elemento que se agrava por tratarse de niños”. Luego, mediante la Resolución Nº 3546/10, la Defensoría porteña concluyó que la información impartida en esos cursos por Junior Achievement es “sesgada en tanto se presenta a los/as alumnos/as un único esquema de percepción de la realidad social y de aproximación al mundo del trabajo, las finanzas, las empresas, el ahorro, el dinero, el consumo, la educación, la pobreza, la acumulación de riquezas, etcétera”. A modo de recomendación, la entidad aconsejó “confrontar los materiales trabajados en clase con otros que aporten enfoques alternativos (…) a fin de evitar se naturalicen en las aulas modelos excluyentes e idílicos de representación de la realidad social y de funcionamiento del sistema financiero y la sociedad de consumo.”
El programa “Más allá del dinero” se dicta desde marzo de 2010 en ocho escuelas de la Ciudad de Buenos Aires y en distintos establecimientos de las provincias de Jujuy, Salta, Mendoza, Córdoba, Santa Fe y Tucumán. En los folletos explicativos distribuidos por la fundación, se informa que para desarrollar la actividad un voluntario corporativo “estimulará a los más jóvenes a reflexionar y aprender sobre el manejo de cuentas bancarias, oportunidades de negocio, trabajo en equipo, fundamentos de las empresas, toma de decisiones como consumidores inteligentes y práctica ética en las organizaciones”.
A nivel general, la fundación lleva adelante más de 20 actividades, dirigidas a alumnos de entre cinco y 21 años. Uno de los casos más polémicos es el del programa llamado “Nuestro Campo”, destinado a chicos de entre 13 y 15 años y que cuenta con el patrocinio de la multinacional Monsanto, principal productora de semillas transgénicas y del herbicida Roundup, considerado nocivo para la salud. Paradójicamente, con los fondos de Monsanto, la ONG explica a los estudiantes cómo cuidar el medio ambiente y los introduce al concepto de biotecnología, para que puedan comprobar “cómo está presente en nuestras vidas facilitando y mejorando distintos procesos de la naturaleza”. Nada se dice, claro, acerca del efecto negativo que productos como el glifosato causan en la salud.
El propio Cristiano Ratazzi, dueño de Fiat Argentina y presidente de la filial local de Junior Achievement, fue categórico en sus dichos a Radio Nacional. “Monsanto no va a apoyar para que en los cursos se diga que la biotecnología es una mierda”, sostuvo el empresario automotriz, y agregó: “Estoy muy a favor y pienso que está creando avances extraordinarios. En general, las grandes multinacionales tratan de no hacer nada que genere una sensación de toxicidad. La biotecnología es buena para el campo, la conservación, el futuro, y hasta ahora nadie me ha demostrado lo contrario.”
Para la periodista e historiadora francesa Marie Monique Robin, autora del documental La vida según Monsanto, no son buenas noticias que esta corporación se haya metido en las escuelas argentinas. “La fundación Monsanto se creó para promover los transgénicos a través de las becas que dan a estudiantes para lavar la pésima imagen que tienen en el mundo por la contaminación. Además, eso va atado al uso de pesticidas como el glifosato que contamina la tierra, la gente y el agua”, explicó Robin desde París. “No sé qué le van a enseñar a estos muchachos. No entiendo cómo el gobierno argentino ha aceptado este tipo de proyecto”, remarcó la periodista.
Y hay docentes que tampoco lo entienden. Senón Sosa es profesor de teatro desde 1999 y dicta clases en cinco escuelas privadas de la ciudad de Córdoba, todas con subsidio del Estado provincial. En diálogo con este diario manifestó su desacuerdo con este tipo de actividades al considerar que “la educación pública debe ser para formar ciudadanos solidarios y defensores del bien común, y en los eventos de Junior Achievement se presenta lo económico sólo desde la visión de las empresas, donde lo primero es la obtención de las ganancias”. Sosa relató que en esos cursos “en general no se tienen en cuenta las situaciones de desigualdad que genera la sola aplicación de las leyes de mercado”.
El maestro cordobés también recordó que es el Estado el principal responsable de velar por el cumplimiento de la currícula y por mejorar los contenidos. Al respecto, añadió: “Se considera que más días de clases es sinónimo de calidad educativa, pero esta pobre visión es la que ha dado espacio para que organizaciones de este tipo intervengan en educación.”
En similar sentido se expresó Santiago Duarte, maestro de las escuelas 6 y 10 del Distrito Nº 8 de la Ciudad, quien le contó a este diario su experiencia al recibir en el grado a voluntarios de la firma Johnson &Johnson, en representación de Junior Achievement.
“Se supone que venían a impartir educación sexual, pero en el medio del video mostraban una publicidad de una toallita femenina. Me parece que eso retrata de una manera lo que es una empresa en una escuela impartiendo conocimientos”, sostuvo Duarte. Para este docente, “claramente ellos muestran la lógica de las empresas”, que “es muy distinta a la de la escuela, donde nosotros no educamos a los alumnos para que ingresen al mundo tal cual sino para que tengan una visión crítica de la sociedad en la que viven.”
El actual director general de Junior Achievement Argentina, y uno de sus fundadores, es Eduardo Marty, uno de los cuadros del liberalismo más reconocidos en el universo educativo y empresarial del país (ver recuadro). Un verdadero ejemplo del perfil que su ONG busca desarrollar en las escuelas.
“A las empresas –se sinceró Marty en declaraciones a la prensa– les digo que inviertan en que esos chicos comprendan cómo funcionan los mercados, en qué consiste la actividad empresarial, porque si no entienden eso van a pensar que ustedes ganan plata a expensas de la gente y los consumidores, por lo tanto los van a hostilizar y van a hacer imposible su acción o los van a expropiar o los van a matar a impuestos o los van a llenar de regulaciones.”
En ese orden de cosas, para Marty es clave entrar a las escuelas, porque allí está la materia prima a moldear. “Nosotros les decimos a los empresarios que nos ayuden a abrir la ventana, metámonos adentro del sistema educativo y pongamos otro tipo de contenidos”, sostuvo el titular de la ONG, y agregó: “Es tan malo el sistema educativo que en general esto es un shock, un soplo de vida dentro de un sistema que se está muriendo.” Desde su punto de vista, “de golpe chicos pasivos, inactivos, que esperan todo del Estado y que piensan que el destino no está en sus manos ven cómo les enseñás a ganar plata en un período de tres meses”. 
Tiempo Argentino se comunicó con los ministerios de Educación de la Nación, la provincia de Buenos Aires y la Ciudad para saber cuál era la postura de cada cartera respecto al desempeño de la fundación en las escuelas de sus distritos.
Sólo respondió el ministerio porteño, a través de un correo electrónico donde manifestó: “Alentamos a los docentes y directivos que buscan formar ciudadanos libres y emprendedores. En esa misma línea, el Ministerio de Educación de la Ciudad firmó en 2010 un Convenio de Cooperación con Junior Achievement Argentina”.
Para Cristiano Ratazzi, “no hay que educar con subsidios inútiles ni con burócratas al servicio del sector público, sino que necesitamos emprendedores que compitan en el mundo entero”. Por eso, aseguró que va a seguir contribuyendo para que la fundación que preside “se desarrolle aún más y que más espíritu emprendedor entre en las escuelas primarias y secundarias de la Argentina”.
Por lo pronto, este mensaje ya le llegó a más de medio millón de chicos a lo largo y ancho del país. Y se corona cada año cuando los pibes del último curso del secundario logran montar su propia empresa, manejan dinero real y hasta venden sus acciones en la Bolsa de Comercio. Algunas veces, logran acuerdos con los shoppings para colocar un stand y allí venden sus mercaderías, que van desde productos artesanales hasta remeras e interruptores de luz.
En la época del pánico generalizado por la Gripe A, a un grupo de chicos se les ocurrió producir alcohol en gel. Y el olfato empresarial no les falló: en 15 semanas facturaron $ 35 mil. Para Eduardo Marty, ese es exactamente el ejemplo a imitar. “Vos comprabas una acción en $ 10 y te devolvían $ 150, en tres meses multiplicaste por quince tu capital”.
Sin dudas, un 10 en especulación.  <

viernes, 25 de noviembre de 2011

“La austeridad es una receta para el suicidio”, sentenció ayer en España el premio Nobel de Economía en 2001, Joseph Stiglitz.

 JOSEPH STIGLITZ ADVIRTIO SOBRE EL FUNCIONAMIENTO DEL MERCADO FINANCIERO GLOBAL

“Destruirá el capitalismo”

En su paso por España, el Premio Nobel afirmó que las políticas de ajuste son una receta para crecer menos, generar más desempleo y profundizar la recesión. Propuso impulsar la demanda estimulando el consumo y la inversión.

jueves, 24 de noviembre de 2011

Que los libros que se lean se editen y se impriman en el país, comentó la Presidenta en la inauguración de una empresa gráfica. Da verguenza, agregó, que el 78% de los libros actualmente se importan, cuando en la década del 70 Argentina era pionera en la industria editorial y en la industria cultural de todos los países de habla hispana.

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner volvió a ratificar ayer la decisión del Gobierno de apostar a la reindustrialización del país. Al encabezar un acto en la empresa gráfica Arcángel Maggio, en el porteño barrio de Barracas –donde se presentó la primera máquina encuadernadora de la Argentina capaz de producir altos volúmenes–, afirmó que va a seguir apoyando el proceso productivo “en cada fábrica”, así como “a las empresas y a los trabajadores” que apuntalan la inversión y el crecimiento de la industria nacional. En este contexto, la Presidenta remarcó que “vamos a impulsar desde el Ministerio de Educación que todos los libros que se adquieran sean de industria nacional”, y agregó que su intención es lograr que los libros que se lean en la Argentina “en su mayoría” también se impriman en el país.


Fuente: Página 12

Dos grandes economistas argentinos , Aldo Ferrer y Roberto Lavagna, coincidieron en evitar el endeudamiento externo

Los espejitos de colores del mercado

Los dos economistas también acordaron en la necesidad del trabajo conjunto de la industria y el campo para su complementación con agregación de valor. Y ambos advirtieron sobre la extranjerización. Lavagna propuso un mayor superávit fiscal.

Por Javier Lewkowicz
/fotos/20111123/notas/na06fo01.jpg
Aldo Ferrer y Roberto Lavagna compartieron el panel sobre Industria y Campo en la UIA.
“La fase del capitalismo basada en la financierización está en una crisis terminal. Es decir que este gigantesco casino entró en una fase final. Las crisis anteriores fueron focalizadas, como la que sufrieron distintos países de América latina o la verificada en varios mercados puntuales. En cambio, ahora queda en evidencia el problema sistémico que existe.” Esta cruda evaluación de la situación económica internacional fue realizada ayer por el economista Aldo Ferrer, referente del pensamiento nacional, quien participó del panel “La potencialidad industrial argentina: campo e industria para el desarrollo”, en la conferencia de la UIA, junto a Roberto Lavagna. El ex ministro de Economía bajo el interinato presidencial de Eduardo Duhalde y parte del mandato de Néstor Kirchner subrayó la “necesidad de tener un fuerte superávit fiscal” para que el Estado no desaliente la iniciativa privada.
Ferrer centró su exposición en la mirada sobre la crisis y las “señales” que el descalabro global emite hacia la Argentina. En primer lugar remarcó que “no hay que entrar en esa vorágine de la financierización”. La recomendación va dirigida a muchos economistas que plantean que las bajas tasas internacionales constituirían una buena oportunidad para salir a colocar deuda en los mercados y con ello evitar una mayor tensión en el frente externo. En relación con ese tema, Lavagna puso como pilar macroeconómico a la política de desendeudamiento, “para ganar autonomía en la fijación de la política económica”. “Cuidado con creer que el acceso a los mercados es de por sí algo conveniente. No todo acceso a los mercados es bueno”, agregó.
El riesgo de la reprimarización también fue un tópico abordado por Ferrer. Advirtió que ante la mejora en los términos de intercambio se “reinstale la fantasía de que un país se base en un solo sector”. En cambio, aseguró que “la ciencia, la tecnología, la industria y la agregación de valor son fundamentales”.
Lavagna presentó los puntos principales de lo que llamó como “su programa económico”. Según describió, “el consumo es el motor del proceso de crecimiento. Es el aliado fundamental de la inversión, porque nadie invierte allí donde no hay consumo, y también es un complemento muy bueno para las exportaciones, porque ofrece una plataforma de despegue. Durante tres o cuatro décadas el consumo fue concebido como el residuo. Desde la salida de la crisis de 2001, cambiamos esto”, señaló.
El segundo gran pilar es el superávit fiscal, que “deriva en una menor tasa de interés, porque el Estado deja de absorber recursos prestables y libera fondos para el sector privado”, dijo Lavagna. En la jerga económica, el efecto por el cual el gasto público retrae la actividad privada se llama crowding out y se sustenta en supuestos como que la inversión depende de la tasa de interés y no, por ejemplo, de las ventas. En relación con el tipo de cambio, Lavagna indicó que “el superávit fiscal es el que debe aportar recursos para la intervención en el mercado cambiario”. Pidió que se aplique “una política antiinflacionaria con transparencia y orden en las cuentas públicas”.
En relación con el legado recibido en materia económica por el kirchnerismo, Ferrer destacó que “el período de 1976 a 2001 fue el peor de la historia económica argentina, incluso en la comparación internacional, porque no hubo un país con esos indicadores”. Una de las principales herencias es la extranjerización de la economía, que potencia la fuga de divisas. El prestigioso economista indicó que “los países que más inversión reciben son los que tienen más restricciones a la inversión extranjera”. En tanto, Lavagna dijo que “los tratados bilatarales de inversiones –firmados en los ’90– hoy nos complican la vida de una manera notable”.
© 2000-2011 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

lunes, 14 de noviembre de 2011

Merkel: "Europa vive el momento más difícil desde la Segunda Guerra Mundial"

Crisis en el viejo continente


Durante el Congreso federal de la Unión Demócrata Cristiana (CDU), celebrado en la ciudad de Leipzig, la canciller alemana solicitó a los alemanes buena predisposición ante las reformas “en tiempos de cambio de época” y consideró que "la situación actual representa una prueba histórica para el continente. Además, señaló que “para la presente crisis, no se pueden ofrecer las mismas respuestas que se aplicaban hace treinta años". "Si fracasa el euro, fracasará Europa”, pronosticó.

/fotos/20111114/notas/merkelcdu.jpg
Ante los delegados democristianos, Merkel subrayó que “no se pueden ofrecer las mismas respuestas que hace treinta años para la presente crisis".
Merkel solicitó responsabilidad a los mercados financieros mundiales y subrayó que "deben servir a las personas, no al revés". Además, apostó por "perfeccionar" la unión económica y monetaria en Europa, y crear "sanciones automáticas" para los socios del euro que violen el pacto de estabilidad. "Alemania saldrá fortalecida de esta crisis y la supervivencia de la Unión Europea (UE) ante la amenaza existencial merece todos nuestros esfuerzos”, agregó.
En tanto, en Amsterdam, la comisaria de la Agenda Digital de la Unión Europea, Neelie Kroes, manifestó que el debate sobre la "neurozona" (una zona euro exclusivamente nórdica) "tendrá un impacto extraordinariamente negativo sobre toda la economía europea".
Asimismo, alertó del "peligro enorme" de que se lance un debate sobre "un euro de dos o tres velocidades", en referencia a la supuesta propuesta de la canciller germana y del presidente galo, Nicolás Sarkozy, para crear un "núcleo duro" del euro, formado por Alemania, Francia, el Benelux y Austria, y un grupo de "segunda" y de "tercera" clase, que irían más rezagados respecto de la Unión Económica y Monetaria en la UE.
© 2000-2011 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

"El dato esencial y más preocupante en el terreno nacional entre los países del Norte desarrollado es que vienen avanzando, en medio del gradual desplome del Estado de Bienestar y la intoxicación de las sociedades con imágenes hostiles del "otro", diversas fuerzas de derecha que, mediante un nacionalismo defensivo y anticosmopolita, facilitan la afirmación de halcones en política exterior. Esto último incrementa dos fenómenos alarmantes: por un lado," Juan Gabriel Tokatlian





Por Juan Gabriel Tokatlian  | Para LA NACION

Con el final de la Guerra Fría se hizo más evidente la prolongación, por un lado, y el desarrollo, por el otro, de cruentos y cuantiosos conflictos armados internos. Durante los años 90, para muchos analistas y funcionarios los conflictos armados internacionales estaban destinados a disminuir de modo drástico: los dividendos de la paz, en la inmediata posguerra fría, prenunciaban el fin de las guerras, el fin de las ideologías, el fin de la geopolítica y el fin de la historia.

Sin embargo, después de los atentados del 11 de septiembre de 2001 en los Estados Unidos, la conflictividad interestatal volvió a emerger con fuerza. La ocupación de Afganistán en 2001 liderada por Washington y desplegada por la OTAN; la invasión a Irak en 2003 por parte de los Estados Unidos y una "coalición de voluntarios"; el asalto de Israel al Líbano en 2006 como parte del enfrentamiento israelí contra Hezbollah; la confrontación entre Rusia y Georgia en torno a Osetia del Sur en 2008; el uso intensivo desde 2009 de misiles teledirigidos desde aviones no tripulados por parte de los Estados Unidos contra objetivos en Pakistán, Yemen y en Somalia, y la misión militar de la OTAN en Libia en 2011, más próxima a un bombardeo convencional que a una misión humanitaria sugieren que los conflictos armados internacionales vuelven a manifestarse en el escenario mundial. La potencialidad de un ataque contra Irán por parte de Israel o de una coalición entre Israel y algunas potencias occidentales obliga a repensar la cuestión de la guerra en la política internacional.

Las guerras, acotadas o prolongadas, pequeñas o globales, simples o complejas, limitadas o totales, simétricas o asimétricas, de autodefensa o punitivas, siempre han constituido un enigma. Nada indica, desde el punto de vista histórico o desde la perspectiva de las relaciones internacionales, que las guerras sean inevitables. Así como no es posible hacer predicciones certeras sobre el futuro de la guerra, también es errado e inconveniente obviar la reflexión sobre la probabilidad de nuevas confrontaciones bélicas. Hasta las mejores teorías respecto al recurso de la violencia organizada y masiva no alcanzan a precisar una cadena de causalidad para anticipar el estallido de una guerra y mucho menos la dirección que puede adoptar: una vez iniciada, los bandos en combate ingresan en la niebla; la niebla de la guerra, con sus incertidumbres y bajezas.

Algunas tendencias de largo plazo que podrían derivar en una guerra aceptan cierta ponderación. Sin embargo, las contingencias que inciden en el rumbo de las tensiones son más difíciles de discernir y los precipitantes inmediatos que desembocan en una confrontación son aún más delicados de prever. Asimismo, parece conveniente recordar que la literatura especializada ha acumulado un importante número de estudios que ayudan a identificar lo que se llaman las precondiciones para una gran guerra; esto es, el conjunto de tendencias, contingencias y precipitantes que desembocan en una guerra de envergadura. En efecto, hay distintos enfoques y asuntos por tener en cuenta.

Desde una lectura estructural se subraya la distribución de poder, que puede asumir dos modos; por un lado, la idea (¿la metáfora?) del balance de poder y, por el otro, la de la preponderancia de poder. En el primer sentido, se subraya que, en general, un esquema bipolar es más estable que uno multipolar. El multipolarismo, muchas veces acompañado de altos niveles de aguda polarización entre los actores principales, puede generar incentivos para la inestabilidad y con ello elevar la probabilidad de poner en entredicho la paz internacional.

En el segundo sentido, cuando sobresale un Estado en el pináculo de la jerarquía interestatal, la potencialidad de confrontación crece en la medida en que otro Estado incrementa sus recursos de poder y se acerca a equilibrar al poderoso. Si el Estado emergente se atiene al statu quo, se pueden hallar los mecanismos para que no estalle una disputa. Pero si el Estado ascendente es un actor revisionista, se incrementa la eventualidad de un enfrentamiento. Por eso el Estado dominante tiende a usar, para mantener su primacía, la fuerza preventivamente y así evitar la consolidación de un poder de igual talla. En un caso -en virtud del carácter antisistémico del desafiador- y en otro -en razón del despliegue de fuerza anticipada por parte del Estado preponderante- sería factible el comienzo de una gran guerra.

De algún modo, el telón de fondo de un enfrentamiento, ya sea en clave de multipolaridad o de preponderancia de poder, es la cuestión de la hegemonía. Cada gran guerra sería, en esencia, el corolario de una transición de la hegemonía en la política mundial y su desenlace implicaría el inicio de un nuevo ciclo hegemónico.

El enfoque estructural per se es imperfecto para explicar cómo, cuándo y por qué se llega al estallido de una guerra. Resulta fundamental entender que toda guerra, en tanto proceso social y político, necesita de un conjunto de interacciones entre actores internacionales y domésticos. Estas interacciones, que expresan tendencias profundas, operan en dos planos; el global y el nacional. El dato más relevante en el terreno mundial es el aceleramiento de la difusión de poder de Occidente a Oriente y del Norte al Sur. Lo inquietante es que la mayor fuente de pugnacidad implícita se localiza en la resistencia del mundo desarrollado occidental en aceptar que aquella redistribución de poder se cristalice en diferentes formas, frentes y foros.

El dato esencial y más preocupante en el terreno nacional entre los países del Norte desarrollado es que vienen avanzando, en medio del gradual desplome del Estado de Bienestar y la intoxicación de las sociedades con imágenes hostiles del "otro", diversas fuerzas de derecha que, mediante un nacionalismo defensivo y anticosmopolita, facilitan la afirmación de halcones en política exterior. Esto último incrementa dos fenómenos alarmantes: por un lado, el pesimismo diplomático, y, por el otro, un militarismo desmedido. Ello, a su turno, eleva la intransigencia y la frustración de los países que declinan y aumenta la incertidumbre y los aprestos de las naciones que emergen.

Las contingencias vinculadas al preludio de una guerra conjugan varios elementos que, superpuestos, constituyen un detonante peligroso. La combinación de elevados niveles de desigualdad al interior de los países (tanto del Norte como del Sur); la persistencia de guerras punitivas en Medio Oriente, Asia Central y el Norte de Africa; el deterioro del régimen internacional de no proliferación nuclear; el agravamiento de problemas ambientales urbi et orbe ; la presencia de una aguda crisis económico-financiera en Occidente iniciada en 2008 y aún vigente; la propagación global de una recesión, y la existencia de liderazgos mediocres en las naciones centrales estimulan la exacerbación de fricciones, dificultan la coordinación interestatal y alimentan el unilateralismo de distinto tipo.

Los precipitantes que culminan en una gran confrontación no son fácilmente previsibles. Sin embargo, en la inmensa mayoría de los casos históricos fueron cuestiones territoriales no resueltas, mal zanjadas o estratégicamente valiosas las que derivaron en guerras. Cabe destacar que a la permanencia y exacerbación de puntos conflictivos en Eurasia se agregan nuevas cuestiones de controversia en la tierra (por ejemplo, el Artico), el ciberespacio y el cosmos. Un incidente involuntario, inesperado o provocado, puede dinamizar una situación descontrolada que, en buena medida, se nutre de tendencias subyacentes y contingencias irresueltas, y lleva a una guerra mayor.

Por último, un buen número de investigaciones muestra que la evaluación de las precondiciones de guerra es insuficiente si no se agrega el tema de los errores de percepción. Por lo general, estos errores adoptan dos formas: la sobreestimación y la subestimación de las capacidades e intenciones. Típicamente, antes de la Primera Guerra Mundial todos los involucrados confiaban en que la confrontación sería breve, mientras que antes de la Segunda Guerra Mundial los equívocos sobre los atributos de poder y los propósitos alemanes fueron significativos. En la actualidad, se destaca en varios trabajos académicos y aserciones políticas que las democracias son inherentemente más pacíficas que otros tipos de régimen. Sin embargo, tanto desde el punto de vista conceptual como empírico no es posible hallar una respuesta concluyente. Esto es importante, pues resulta crucial evitar percepciones equívocas: las guerras no son inexorables, pero tampoco son imposibles.

En resumen, y frente a la potencialidad de una gran guerra resulta indispensable que la comunidad de Estados cuente con regímenes mundiales densos, instituciones internacionales efectivas y acuerdos moderadores entre los actores principales. De lo contrario, una concatenación no deliberada de tendencias y contingencias puede conducir a una catástrofe de dimensiones impredecibles. Siempre es bueno recordar, por ello, aquella afirmación de Bertolt Brecht en el Congreso de los Pueblos por la Paz efectuado en Viena, en 1952: "La memoria de la humanidad en cuanto a los padecimientos tolerados es asombrosamente corta. Su capacidad de imaginación para los padecimientos futuros es casi menor aún".

© La Nacion.

domingo, 13 de noviembre de 2011

"Estoy convencido de que dentro de un futuro inmediato tendremos una explosión en la Eurozona. Tenemos que escribir en los libros de historia que los socialdemócratas alemanes, junto al Partido Verde, fueron el poder político que generó las medidas que conducen al fin del euro. Los socialdemócratas y los verdes iniciaron el dumping salarial. Esa política es la responsable de lo que ocurre hoy". Por el diputado alemán Michael SCHLECHT del partido DIE LINKE

ENTREVISTA AL DIPUTADO ALEMAN MICHAEL SCHLECHT DEL PARTIDO DIE LINKE, LA IZQUIERDA

“La democracia está desapareciendo”

El economista y parlamentario analiza el trastorno de las democracias europeas y denuncia el papel que ha desempeñado el capitalismo alemán en esta mega crisis. Para Schlecht, la democracia se está esfumando del Viejo Continente.

Por Eduardo Febbro
/fotos/20111113/notas/na26fo01.jpg
“Alemania está defendiendo con uñas y dientes los intereses financieros, los intereses del mercado.”
Desde Atenas
Afuera el primer ministro griego Giorgos Papandreu, reemplazado por un emisario del sistema bancario. Afuera el presidente del Consejo Italiano, Silvio Berlusconi, reemplazado por otro tecnócrata interlocutor del sistema financiero. La crisis de la deuda se cobró más que estas dos víctimas: en España se modificó la agenda electoral, en Portugal los partidos implementaron reformas dictadas por el Fondo Monetario Internacional y el Banco Central Europeo, en Irlanda el desastre condujo al mismo callejón. La democracia europea se convirtió en una democracia bancaria. El diputado y economista alemán Michael Schlecht, responsable del grupo parlamentario del partido Die Linke, La Izquierda, analiza en esta entrevista el trastorno de las democracias europeas y denuncia el papel que ha desempeñado el capitalismo alemán en esta megacrisis. Para Michael Schlecht, la democracia se está esfumando del Viejo Continente.
–La democracia europea la están construyendo los bancos, no los electores que deciden por una mayoría. Más allá de lo que pensemos de ellos, Papandreu y Berlusconi son las víctimas más recientes de esta nueva doctrina.
–La respuesta es muy simple. La democracia está desapareciendo día tras día en Europa. Por ejemplo, cuando el pasado 5 de junio se organizaron las elecciones en Portugal, la Troika (Fondo Monetario Internacional, Banco Central Europeo, Unión Europea) pidió a los dos partidos políticos portugueses que podían ganar las elecciones que firmaran un acuerdo, mediante el cual se comprometían a implementar las condiciones impuestas por la Troika. Ahora eso ocurrió con Grecia y le toca el turno a Italia. Por consiguiente, se puede decir que los portugueses no tuvieron elecciones verdaderamente libres. Se usó un arma contra ellos. En realidad, con esta política europea, Alemania está defendiendo con uñas y dientes los intereses financieros, los intereses del mercado. El gobierno de Angela Merkel tiene una actitud muy agresiva en este punto. Es una agresión sin tanques. Pero el resultado es el mismo.
–Ello equivale a decir que Alemania es hoy la gran policía financiera de Europa. Alemania, junto con Francia, ha sido la avanzada del reemplazo de poderes surgidos de las urnas por tecnócratas teledirigidos por los bancos.
–Alemania dando su acuerdo a lo que está ocurriendo. Alemania está preparando el terreno porque tiene un excedente de exportaciones mucho más grande que sus importaciones. En los últimos diez años el excedente alemán alcanzó un trillón de euros. Por otra parte, este excedente gigantesco acarrea una contrapartida del otro lado: hace que la deuda crezca en los países importadores. El 50 o 60 por ciento de la deuda creada por esta política alemana aparece en las cuentas de los demás países de Europa. Todos hablan de la deuda en Europa, pero nadie dice nada sobre el país que gana mucho con esa deuda. Y ese país es Alemania. La deuda de los países europeos es el resultado de la política alemana en el Viejo Continente. El núcleo de esta política es el dumping de los salarios. En los últimos diez años tuvimos un dumping salarial que llega al 5 por ciento, y ello sin tener en cuenta la inflación. Ningún otro país de Europa conoce una situación semejante derivada del dumping salarial. Esta política de dumping equivale a poner una ametralladora en las manos de los capitalistas alemanes. Es un arma muy destructora. En el siglo pasado, Europa estaba arrasada por tanques alemanes. Ahora está arrasada por la política de Angela Merkel.
–La desaparición de la democracia en Europa es un hecho considerable. El Viejo Continente es la cuna de la democracia. Es un ejemplo pésimo para el mundo. ¿Acaso no es el fin del poder y de los valores de Europa sobre el resto del planeta?
–Veremos qué nos dice el futuro. Creo que el año próximo los pueblos de Europa pueden luchar y levantarse en defensa de los intereses de la democracia y contra los mercados financieros. Ahí tendremos una posibilidad de restablecer la democracia en Europa. Esa es la lucha de la izquierda alemana en ese momento.
–¿Cree usted realmente que habrá un pueblo mayoritario dispuesto a plantear la lucha? ¿Acaso no es demasiado tarde, acaso la ideología del consumo no adormeció las conciencias?
–Creo que bajo las condiciones que existen hoy podemos ver el surgimiento de movimientos sociales fuertes, como ocurrió en Grecia. La situación que encontramos en Alemania incita a ello. La historia está abierta para que la escriban los pueblos.
–¿Qué le ha ocurrido a la socialdemocracia europea? Pese a que su enemigo ideológico, el liberalismo a ultranza, cometió todos los errores posibles y hundió al planeta, el discurso de la socialdemocracia no cuaja, no genera confianza. ¿Es una crisis de la socialdemocracia o una crisis del electorado?
–Las dos cosas. Estoy convencido de que dentro de un futuro inmediato tendremos una explosión en la Eurozona. Tenemos que escribir en los libros de historia que los socialdemócratas alemanes, junto al Partido Verde, fueron el poder político que generó las medidas que conducen al fin del euro. Los socialdemócratas y los verdes iniciaron el dumping salarial. Esa política es la responsable de lo que ocurre hoy. Reconozco el drama total que hay en este momento en Europa por culpa de esta situación. Durante muchos, muchos años, fue necesario que en Europa central hubiese guerras y muerte. Después de 1945 y por primera vez en la historia tuvimos 70 años de paz, lo que es totalmente anormal. La paz en este continente es una anomalía. Si recorremos la historia de Europa veremos que nunca antes tuvimos 70 años de paz seguidos. Ahora bien, esta paz es el resultado de los intercambios de ideas y de mercaderías que se llevaron a cabo bajo el techo de la construcción europea. Pero si este techo se rompe y se cae sobre la cabeza de los pueblos la situación se vuelve muy inquietante, peligrosa. Tal vez volvamos a lo mismo. Vamos a tratar de mejorar el movimiento de izquierda bajo estas nuevas condiciones, vamos a explicar mejor nuestra política para ganar la batalla.
© 2000-2011 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

sábado, 12 de noviembre de 2011

TERRORISMO DE DERECHA EN ALEMANIA: "Si se confirman las sospechas, lidiamos contra el peor caso de violencia ultraderechista en Alemania de las últimas décadas", alertóel presidente de la Corte Constitucional de Baja Sajonia, Hans-Werner Wargel, en el diario "Neue Osnabrücker Zeitung". "Ante este tipo de violencia absolutamente nuevo, está ampliamente justificado hablar de actos de terrorismo de derecha"

Fue descubierto en Alemania el grupo neonazi que asesinó a 9 inmigrantes

La célula, formada por dos hombres ya fallecidos y una mujer detenida, es sospechosa de haber ejecutado a ocho inmigrantes turcos y uno griego entre 2000 y 2006 en diversos puntos del país y de haber asesinado a una mujer policía en 2007. Los tres confesaron los crímenes en un video en el cual se identifican con el nombre de "Clandestinidad Nacionalsocialista, una red de camaradas con el lema: hechos en lugar de palabras".

Los asesinatos hasta ahora sin resolver ya habían sacudido a la opinión pública en su momento, pero el sorprendente giro en la investigación, revelada por la web de Der Spiegel, generó aun más estupor en un país ensibilizado con la violencia de extrema derecha. "Si se confirman las sospechas, lidiamos contra el peor caso de violencia ultraderechista en Alemania de las últimas décadas", alertóel presidente de la Corte Constitucional de Baja Sajonia, Hans-Werner Wargel, en el diario "Neue Osnabrücker Zeitung". "Ante este tipo de violencia absolutamente nuevo, está ampliamente justificado hablar de actos de terrorismo de derecha", añadió.
La misma hipótesis defendió el ministro del Interior de Renania del Norte-Westfalia, el socialdemócrata Ralf Jäger. La célula "cometió graves delitos durante años en todo el territorio nacional de forma planeada", señaló a la agencia dpa. "Eso alcanza sin duda la frontera del terrorismo, si no la supera".
Los investigadores comenzaron a relacionar los diferentes crímenes cuando los dos hombres integrantes de la célula aparecieron muertos esta semana en una caravana incendiada, donde también apareció el arma reglamentaria de la policía asesinada. La tercera integrante del grupo fue detenida este martes acusada de haber incendiado la casa que compartían los tres en Zwickau, al este de Alemania, al parecer para borrar pruebas. En la vivienda apareció el arma con el que se disparó a los nueve inmigrantes asesinados.
Según Der Spiegel, el trío dejó un video de 15 minutos en el confiesa los crímenes, muestra fotos de algunas de sus víctimas y amenaza con nuevos ataques "si no se producen cambios sustanciales en la política, la prensa y la libertad de expresión".
Los sospechosos se atribuyen en la filmación otros atentados, entre ellos una bomba que en 2004 hirió a 22 personas en una calle de Colonia habitada sobre todo por inmigrantes turcos. El trío ya había sido vinculado en los años 90 a la formación de extrema derecha "Defensa de la patria de Turingia", pero la policía le perdió luego la pista.
La presidenta de Los Verdes, Claudia Roth, consideró que el caso demuestra "la forma en la que este gobierno y otros ignoraron el extremismo de derecha y el peligro de esta ideología y estas estructuras".

"Creo que ahora vamos hacia esa dirección, si es que no fracasamos y salimos de la Eurozona. Yo me siento mal porque el nombre de Grecia y de los griegos es sinónimo de vagos y estafadores. Hay un racismo abierto hacia los griegos que viven en Holanda, en Francia, Alemania. Esta no es la Europa que queremos, no es la Europa de los ideales, de la libertad, de la filosofía. No. Es la Europa de los bancos. Yo me siento mucho mejor en la Argentina o en Colombia. Ya no siento que pertenezco a Europa. En realidad, los griegos nunca sintieron que pertenecían a Europa, que formaban parte real de la identidad europea. Lo único que sabíamos de Europa era que había subsidios para muchas cosas. Igual que Menem en la Argentina: populismo, el nacionalismo, burbuja financiera." por Yorgos AVGEROPOULOS, periodista griego especializado en la cobertura de crisis mundiales.

Comparación con Argentina 2001

“Igual que con Menem”

Por Eduardo Febbro
Yorgos Avgeropoulos siempre se acuerda de los limones. Cuando estuvo en la Argentina cubriendo la crisis del 2001 para la televisión encontró en los mercados de Buenos Aires limones griegos. Diez años más tarde, en plena crisis griega, Yorgos Avgeropoulos puede comprar limones argentinos en Atenas. Todo se dio vuelta. Este periodista griego especializado en la cobertura de crisis mundiales y conflictos armados ve en el intercambio de los limones mucho más que una anécdota: los limones son el símbolo de lo que le pasó a Grecia, es decir, lo mismo que le ocurrió a la Argentina en 2001, por causas similares: la ficción de una economía que se despliega sobre el vacío. Yorgos Avgeropoulos se trajo de recuerdo una de las ollas de los cacerolazos del 2001 y un amor imborrable de la Argentina. Según analiza en esta entrevista con Página/12, la Grecia 2011 es la Argentina menemista y delarruista de los años ’90 y 2000.
–Usted ha encontrado un espejo de la Argentina del 2001 en la crisis griega de este año. ¿Cuáles son las semejanzas?
–Todo lo que pasa en Grecia es muy parecido a lo que pasó en la Argentina. Hay, desde luego, muchas diferencias, pero también grandes similitudes. Las diferencias son evidentes: Grecia está en la Unión Europea, por ejemplo; la Argentina no. En este sentido, si Europa no ayuda a Grecia va a ser un desastre, tanto para Grecia como para Europa. Pero las similitudes con la Argentina del 2011 son muchas, empezando por la burbuja que vivimos, que es la misma burbuja en la que la Argentina vivió durante tantos años. La receta es igual: privatizaciones, recorte de salarios, de las jubilaciones, de los derechos laborales por los que mis padres y mis ancestros han luchado con sangre y con los que yo, afortunadamente, he vivido. Todo eso desaparece de un día para el otro. La clase media se ha empobrecido rápidamente. Conozco a mucha gente que tenía un trabajo digno y su casa y ahora está en los semáforos vendiendo cositas. En Grecia estamos viviendo el fin de una gran burbuja que comenzó cuando Grecia ingresó al euro. Esto es igual a lo que pasó en la Argentina con la paridad entre el dólar y el peso. El euro transformó a Grecia en un país sin producción, que no puede exportar.
–Grecia vivió una bonanza artificial, igual a la que instauró Menem con la paridad peso-dólar.
–Así fue. Durante once años vivimos con los préstamos bancarios. Nuestra vida es prestada. El bienestar fue una época en la que se podía ver circular en Atenas los autos más caros del mundo, todo eso financiado con préstamos bancarios. No teníamos el dinero real para pagar todo aquello, pero lo hicimos todo sin pensar. Por eso tenemos una responsabilidad muy grande. Fue una época de mucha euforia. La gente decía: de acuerdo, no tenemos el dinero en el bolsillo, pero está en el préstamo bancario. Fue una locura. Y así terminamos. Somos unos fracasados. Hemos inventado el concepto de democracia, pero acabamos creando nosotros mismos un sistema de corrupción política.
–Pero en Grecia fracasan muchas cosas: es el fracaso de Europa, del euro, de la coordinación entre países. No sólo cayó Grecia. También cayeron Portugal, Irlanda, Italia. España se salvó porque Zapatero adelantó las elecciones.
–Efectivamente, es más que Grecia, es Europa, es un escenario que se parece a los westerns: vemos la fachada, pero detrás no hay nada. El euro también fue una burbuja. Ahora vemos que los súper poderosos mercados gobiernan a los gobiernos. Ahora vemos que toda la euforia del euro se convierte en un infierno. Siento que estamos pagando el sentimiento posguerra de Alemania, que quiere ser más papista que el Papa.
–Grecia es también objeto de un gran desprecio y de una intromisión exterior muy agresiva. El presidente francés, Nicolas Sarkozy, y la canciller alemana, Angela Merkel, han sido muy humillantes con Grecia. La pareja franco-alemana, apodada Merkozy, consumó la ruptura entre Europa del Norte y Europa del Sur.
–Sí, creo que ahora vamos hacia esa dirección, si es que no fracasamos y salimos de la Eurozona. Yo me siento mal porque el nombre de Grecia y de los griegos es sinónimo de vagos y estafadores. Hay un racismo abierto hacia los griegos que viven en Holanda, en Francia, Alemania. Esta no es la Europa que queremos, no es la Europa de los ideales, de la libertad, de la filosofía. No. Es la Europa de los bancos. Yo me siento mucho mejor en la Argentina o en Colombia. Ya no siento que pertenezco a Europa. En realidad, los griegos nunca sintieron que pertenecían a Europa, que formaban parte real de la identidad europea. Lo único que sabíamos de Europa era que había subsidios para muchas cosas. Igual que Menem en la Argentina: populismo, el nacionalismo, burbuja financiera.
© 2000-2011 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

martes, 1 de noviembre de 2011

Personalmente ignoraba que LINUX, el sistema operativo abierto, libre y distribuido es sinónimo de confiabilidad para el 80 por ciento de los servidores de Internet. Y nada menos que empresas como Google, Facebook, teléfonos móviles (Android), las supercomputadoras con cientos de procesadores en Ginebra que aceleran partículas, e incluso la Bolsa de Nueva York usan LINUX. Sí, WALL STREET USA LINUX. También casi todos los ejércitos del mundo, hospitales, autos, trenes, aviones usan LINUX y no WINDOWS ni APPLE.

Cultura Digital|Martes, 1 de noviembre de 2011
LinuxCon en Europa, a veinte años de su creación

“Juntos somos más inteligentes”

Hace dos décadas se lanzó un sistema que revolucionaría la historia del software. Gobiernos, ejércitos, Google, Facebook y teléfonos inteligentes usan distintas versiones de Linux, un sistema operativo abierto, libre y sin oficinas centrales.

Por Mariano Blejman
/fotos/20111101/notas/na14fo01.jpg
Desde Praga
Existe un mundo más allá de ventanas y manzanas. Y lleva veinte años de increíble crecimiento. Linux, el sistema operativo abierto, libre y distribuido es sinónimo de confiabilidad para el 80 por ciento de los servidores de Internet, para empresas como Google, para teléfonos móviles (Android), para las supercomputadoras con cientos de procesadores en Ginebra que aceleran partículas, e incluso para la Bolsa de Nueva York. Sí, Wall Street usa Linux. También casi todos los ejércitos del mundo, centros hospitales, autos, trenes, aviones. Pero Linux no tiene oficinas centrales. No tiene un lugar. Se trabaja descentralizadamente en casas personales, dentro de otros proyectos, soportado por empresas que apoyan el de- sarrollo del kernel, el corazón de esta revolución productiva y cultural. Por ejemplo, ayer la Fundación Linux anunció un proyecto apoyado por el Bank of America, Merrill Lynch, J. P. Morgan Chase y la Bolsa de Nueva York, en donde todas estas compañías trabajarán colaborativamente en una nueva plataforma basada en Linux. Sin embargo, hay una batalla que Linux nunca pudo ganar: la batalla de las computadoras personales. Si bien son millones de personas que usan una veintena de distribuciones (versiones de Linux con distintos perfiles), la computadora de escritorio no pudo ser masiva bajo Linux todavía. “Hay una buena noticia”, dice en Praga Dirk Hohndel, actualmente en Intel y uno de los programadores de Linux desde el principio: “Parece que las computadoras de escritorio van a desaparecer”.
En toda la espiral de producción (que va desde el funcionamiento del kernel, a los controladores y los compiladores) termina literalmente en las manos de Linus Torvalds, aún hoy, el responsable de incluir los códigos generados por los demás. Jim Zemlin, de la Fundación Linux, se preguntaba el primer día cómo sería el mundo sin Linux. Pues bien, es evidente que no muy bueno: “Sería un lugar oscuro, sin bancos, ni trenes, ni sistema financiero, ni Google, ni Amazon, ni dónde encontrar a tus amigos, ya que también Facebook corre sobre Linux. También los submarinos nucleares y la televisión con Internet dejarían de funcionar”.
Históricamente, Microsoft Windows ha sido el enemigo número uno, básicamente porque Linux funciona mejor, y no tiene detrás un modelo de venta por licencias. Sin embargo, este año un equipo de marketing de la empresa creada por Bill Gates envió un video de cumpleaños por haber llegado a las dos décadas. El video era tan amistoso, que nadie entendió bien cómo tomárselo. El actual CEO de Windows, Steve Ballmer, defenestró a Linux cada vez que pudo e incluso llegó a decir que Linux era como el cáncer. Pero si era como el cáncer, entonces ¿Steve Jobs murió de Linux...? En fin, más allá de la humorada, Jobs había jurado destruir a Android antes de morir. El sistema operativo de Google no es otra cosa que una versión móvil de Linux: enciende 550 mil aparatos cada día, Red Hat (que tiene una versión estable con soporte con modelo de suscripción) va a anunciar ganancias por mil millones de dólares este año, e incluso los programadores de Microsoft empezaron a aportar códigos a Linux por motivos específicos. En la versión 3.0, Microsoft es el principal contribuyente en cantidad de código.
Otro modelo
Con un modelo diferente al del pago por licencias, asegurando a través de licencias GPL la apertura y libertad del código, Linux creció velozmente en los últimos cinco años. Gran parte de su éxito se debe al uso de la estructura legal diseñada por Richard Stallman, creador de una buena cantidad de líneas de código (GNU) que sirvieron para montarlo en 1991. “La razón por la cual es exitoso es porque está del lado correcto de la historia. Pero además de los motivos técnicos, legales, productivos, el principal concepto que hay dentro de Linux es el concepto de libertad. Eso es lo que importa: estas ideas han sido tan exitosas que influyeron en otros aspectos de la economía. Actualmente se escriben cerca de tres millones de líneas por año, la gran mayoría son para los controladores. Es un concepto de trabajo colaborativo, juntos somos más inteligentes. Es una idea completamente nueva sobre cómo colaborar que influyó en la industria, en el crouwdsourcing y en la economía. Es participar de algo que va a durar para siempre”, dice Zemlin.
La conferencia LinuxCon en Praga es una de las tres que organiza la Linux Foundation para estimuar encuentros de la industria: básicamente para verse la cara entre quienes trabajan habitualmente en el desarrollo del sistema. También hacen encuentros en Brasil y en Estados Unidos. “Se trata de una cuestión de confianza”, dice Linus Torvalds en especial para Página/12, cuando se le pregunta cómo hace para trabajar dispersadamente. ¿Cómo pasan la tarde Linus Torvalds y sus amigos en Praga? Leyendo huellas digitales y firmando las de sus amigos. Un plan bárbaro. Es decir, renovando la confianza de las personas con quienes trabaja. Recientemente, la seguridad de Linux se vio comprometida y los programadores decidieron en esta cumbre verificarse mutuamente documento en mano. Es un mecanismo un poco aburrido, pero trata de que otros puedan verificar que uno es uno en Internet para así confiar en el contenido que se envía.
Perfiles sistémicos
La fragmentación de los sistemas montados sobre Linux abrió un nuevo mundo de oportunidades, y a la vez complejizó las relaciones. Esa misma dispersión se nota en el lobby de la LinuxCon. Ahora bien: deténgase el lector en el uso de la palabra lobby. Es una muestra sobre cómo se construye el código, donde muchos influyen y discuten las mejores implementaciones: la avalancha de distribuciones creadas desde mediados de los ’90, hace que prácticamente ninguna de las notebooks que se usan en la conferencia tengan un escritorio similar. Aquí en Praga se encuentra la curva más alta de aprendizaje y casi nadie pareciera tener “problemas” con sus computadoras. Todo aquello que en Windows o Apple viene listo para usar en el mundo de Linux es más complejo y tal vez por tanto más potente. Se sabe, entre las distribuciones disponibles para usar Linux están Ubuntu, Fedora, RedHat, Suse, Debian, Knoppix, Mandriva, Gentoo, Mint, pero a su vez cada una de ellas puede usarse con distintos entornos de escritorio como Gnome, KDE, Unity, Xmonad, Fluxbox y Awesome. La libertad implica mayor responsabilidad.
Lo cierto es que una especie de elite de no más de diez personas –centradas en la experiencia de Linus Torvalds, con Alan Cox, como otro pilar– conoce el código cabalmente desde sus inicios. Esa elite fue envejeciendo (a un promedio de un año más por año en el grupo), pero fue acompañada por una creciente comunidad de entusiastas por el mundo. Verlos todos juntos, unos días antes del comienzo de la conferencia, durante la Kernel Summit, da que hablar: en su gran mayoría –sin ánimo de establecer arquetipos, aunque parecieran ser evidentes– son hombres maduros que no perdieron la adolescencia, y aunque están permanentemente en línea, casi no se juntan físicamente para trabajar. Hay una buena cantidad de pelos largos con frente en retirada y un absoluto dominio de hombres en el equipo: digamos, un 99 por ciento.
Líneas diversas
Pero además de los desarrolladores “duros”, en el congreso arriban todos los sectores de la industria implicados, de lo más diversa y atractiva. Por ejemplo: Antti Aumo, de Ixonos, habla de la redefinición del concepto de nube telefónica; Tim Burke, de Red Hat, explica su exitoso modelo de servicios vinculado al software libre; Nils Brauckmann, de SUSE, y Andreas Pöschl, de BMW, contaron cómo usan Linux en los autos BMW, y Jim Zemlin, de la Foundation, mostró espectaculares números para la ocasión. Pero en el complejo mundo de los sistemas abiertos, ocurre una representación de la vida real: van desde los sectores más éticamente militantes (vinculados con la Free Software Foundation u organizaciones que patentan ideas para el bien común) hasta los sectores más corporativos que proponen charlas como “¿Dónde está el dinero en el código abierto?”, tal el caso de Nithya Ruff, de Wind River Systems. En el medio, los 800 asistentes parecieran estar más interesados en resolver problemas antes que en aspectos filosóficos. Pero sólo parecieran. Quien recorrió siempre esa línea con hidalguía es Jon “Maddog” Hall, uno de los adlátares de la Fundación Linux, quien no tiene problemas en vestirse de monje para ir a tomar unas cervezas en el corazón de la fría noche pragueña. Maddog, así le dicen por ser un perro loco, dice que esto lo vivió varias veces: participó del inicio de la computadora a comienzos de los ’70, orientó la revolución de Linux a comienzos de los ’90, y ahora observa de cerca la revolución móvil y trabaja en un proyecto para que las sociedades puedan compartir señales de Internet llamado Caua.
Linus Torvalds es pragmático: sabe que todos aquellos que aportan código lo hacen también por interés propio. Así logró que empresas como IBM dejaran Unix por Linux, y que Google pensara en ellos para montar su compleja red de servidores. Pero una de las charlas más atractivas fue la de Christoph Lameter, de Graphe Inc., quien diseñó la arquitectura para que Linux funcione en el mundo de las finanzas. Más allá de la estructura física, no se sabe exactamente qué están haciendo detrás de esas paredes. La licencia GPL 2.0 que usa Linux acepta que el software no se pueda compartir siempre y cuando éste quede encerrado en el lugar donde se modificó. De allí, parte del misterio. “Ahora, tanto la Bolsa de Wall Street como los que están en la calle haciendo marchas usan Linux”, ironizaba Lameter.