miércoles, 30 de junio de 2010

Avala Corte uso de armas en todo EU

Es una gran victoria de los defensores de su porte y utilización
Por: Yolanda Monge. 29-Junio-2010

WASHINGTON, D.C.- Lo que la Suprema Corte de Justicia declaró ayer es que el control de armas en Estados Unidos es inconstitucional. Así de sencillo.

Cualquier ley que prohíba la compra o la posesión de armas choca frontalmente con la Segunda Enmienda de la Constitución estadounidense —introducida en 1791—, que literalmente dice: “Siendo necesaria una milicia bien ordenada para la seguridad de un Estado libre, no se violará el derecho del pueblo a poseer y portar armas”. La victoria es gigantesca para los amantes de las armas y garantiza a los estadounidenses todo el respaldo legal para defenderse por sí mismos, sin que el Estado tenga plenamente el monopolio de la violencia.

La decisión llega casi dos años después de que la máxima corte se pronunciara por primera vez en su historia sobre el derecho constitucional a poseer armas (fue el 26 de junio de 2008). Entonces, declaró inconstitucional una ley vigente desde 1976 que existía en la ciudad de Washington, Distrito de Columbia, que prohibía la venta y posesión de armas de fuego. En el caso fallado ayer, el tribunal va más allá de poner límites a leyes federales —como era la de Washington— y protege el derecho individual de los ciudadanos frente a su Gobierno local o estatal.
El fallo fue ajustado —como el de 2008—: cinco votos a favor y cuatro en contra sobre el total de nueve jueces que integran la Suprema Corte, uno de los cuales, John Paul Stevens, vivía ayer su último día en el tribunal. Después de 34 años sirviendo a la justicia estadounidense, Stevens se retira a los 90 años de edad.
Stevens declaró en su voto particular final en contra que “la decisión se probará destructiva para las comunidades de nuestra nación y nuestra estructura constitucional”.

El fallo de ayer está relacionado con una serie de leyes de hace 28 años en la ciudad de Chicago y una localidad cercana que prohíben la venta y posesión de armas.

Tras la decisión del Supremo de hace dos años y su sentencia de anular la ley que regía en Washington, los partidarios del derecho a llevar armas presentaron casi inmediatamente demandas en tribunales federales para acabar con la legislación de Chicago y del barrio Oak Park —una de las más estrictas del país.
La decisión del Supremo ya se califica de “histórica” y supone un éxito rotundo para la Asociación Nacional del Rifle (NRA, siglas en inglés) y millones de ciudadanos que no conciben la vida sin una pistola al lado.
Ochenta personas mueren cada día en EU por armas de fuego, cerca de 30 mil al año. El 34% de las muertes son homicidios —la mayoría de los casos son suicidios o accidentes.

Noventa millones de estadounidenses (sobre una población de 310 millones) poseen un total de 200 millones de armas, lo que convierte al país en la nación del mundo con mayor índice de armas en manos de civiles. El 40% de los hogares norteamericanos posee, al menos, un arma de fuego.
El fenómeno está plenamente aceptado por la población que lo asocia al carácter individualista de la nación. (© EL PAIS, SL. Todos los derechos reservados)

jueves, 24 de junio de 2010

POST DE BRUNO BIMBI Sobre la Adopción y unión homosexual. El papelón periodistico de LA NACIÓN


La Nación debería pedir disculpas a sus lectores

.
"Adopción y unión homosexual",
el papelón periodístico de la semana


POR BRUNO BIMBI
PUBLICADO EN PERFIL.COM

Es difícil dar un debate sobre cualquier tema cuando, en vez de discutir argumentos, uno se ve obligado a responder mentiras. Ya nos acostumbramos a que quienes se oponen a la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo mientan todo el tiempo, pero el editorial publicado este sábado por La Nación,titulado “Adopción y unión homosexual”, es el colmo.
Dice el diario de los Mitre que, a través de dicha ley, gays y lesbianas “aspiran a adoptar niños y criarlos”. Mienten, porque saben que ya podemos hacerlo. La ley de adopción actualmente vigente no discrimina a los candidatos a adoptar según su orientación sexual. Muchos gays y muchas lesbianasya tienen hijos adoptivos y los crían junto a su pareja, formando una familia como cualquier otra. Esto es una realidad actual, no una hipótesis futura. Además, muchas parejas de lesbianas recurren a la fertilización asistida con donantes anónimos de esperma –como lo hacen muchas mujeres heterosexuales solteras o cuyas parejas varones tienen problemas de fertilidad– y tienen hijos biológicos que crían juntas. Las familias homoparentales –es decir, aquellas formadas por parejas del mismo sexo, con hijos– ya existen: hay cientos de niños y niñas con dos papás o dos mamás en la Argentina y la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo no cambiará eso.
Dice La Nación: “Pretendemos señalar que, simplemente, cuando se trata de convalidar una adopción legal, nada puede importar más que el supremo interés de ese niño o niña a ser adoptado. Y es sólo desde esa preocupación por el niño que la cuestión debe ser analizada”. ¡Cuánto cinismo! Hablan de su preocupación por los niños y se oponen a una ley que servirá para proteger los derechos de cientos de niños.
La legislación actual, como decíamos, no nos impide adoptar ni tener hijos, pero sí nos impide compartir la patria potestad de nuestros hijos con nuestras parejas, porque sólo pueden hacerlo las parejas casadas. Eso significa que los chicos que tienen dos papás o dos mamás son, para la ley, hijos de uno solo. Como los hijos “extramatrimoniales” del pasado, viven en un limbo jurídico. Uno de sus papás o mamás no puede darles la obra social, firmar el boletín de la escuela, autorizar una operación, cobrar el salario familiar o tomarse el día para cuidarlos si están enfermos. Si la mamá o el papá legalmente reconocido muere, pasan a ser huérfanos; si muere el otro o la otra, no heredan nada; si se separan, no tienen derecho a un régimen de visitas ni a reclamar asistencia alimentaria. Esos niños están desprotegidos por un vacío legal. Si se aprueba la nueva ley, sus padres podrán casarse y, por lo tanto, podrán compartir la patria potestad, y todos esos problemas se solucionarán.
Si la ley no se aprueba, en cambio, seguiremos pudiendo adoptar, como hasta ahora, pero nuestros hijos seguirán sin tener los mismos derechos que los demás niños. Los editorialistas de La Nación dicen que “el niño es el centro de la adopción, no los padres” pero, para castigar –por puro prejuicio– a los padres gays y las madres lesbianas, condenan a los chicos a la desigualdad. Pero como no tienen coraje para decirlo y hacerse cargo de semejante acto de egoísmo y discriminación, prefieren hacer de cuenta que esos chicos no existen.
También dicen que permitir que gays y lesbianas adopten conjuntamente es una forma de tratar a los niños de “cobayos”, como si fuera un experimento o una invención argentina. ¡Cuánta mala fe! La adopción conjunta por parte de parejas del mismo sexo es legal en Andorra, Bélgica, Canadá, Dinamarca,España, Guam, Holanda, Islandia, Israel, Noruega, el Reino Unido, Sudáfrica, Suecia, Uruguay, la Ciudad de México y algunas regiones de Australia y Estados Unidos. En Alemania, Finlandia y Francia es legal sólo la adopción del hijo del otro miembro de una pareja de hecho, pero la Corte Europea de Derechos Humanos falló contra este último país por no permitir directamente la adopción conjunta a las parejas del mismo sexo, por lo que la justicia local ya comenzó a validar ese tipo de adopciones. En Brasil, el Superior Tribunal de Justicia reconoció semanas atrás que las parejas del mismo sexo tienen derecho a la adopción conjunta. Y en muchos otros países se da la misma situación que en Argentina: las personas homosexuales pueden adoptar pero no compartir la patria potestad con su pareja, aunque críen juntos a sus hijos. De una forma o de otra, ya hay miles de niños adoptados por parejas del mismo sexo en todo el mundo.
Buscando asustar a los lectores, aseguran que los niños adoptados por gays o lesbianas sufrirán “un daño imposible de medir, pero de una evidencia incontrastable” y hacen una serie de afirmaciones vagas y contradictorias sobre lo malo que es tener padres homosexuales. Se olvidan de mencionar, sin embargo, que existen gran cantidad de investigaciones realizadas en distintos países y todas ellas (sólo a modo de ejemplo: Universidad de Sevilla,Universidad de Valencia, Asociación Americana de Pediatría, Asociación Americana de Psicología, etc.) han concluido que no existe ninguna diferencia relevante entre los niños criados por parejas homosexuales o heterosexuales. En todos esos estudios se recomienda que se permita laadopción conjunta a las parejas del mismo sexo, destacando que lo que un niño necesita es amor, protección, cuidado, educación y otras cosas que no dependen de la sexualidad de sus padres sino de su calidad humana. Basta con comunicarse con cualquier colegio profesional de psicólogos o con las facultades de Psicología de las universidades públicas para confirmar que eso es lo que opina la comunidad científica. La decana de la Facultad de Psicología de la UBA, Sara Slapak, lo dejó en claro esta semana cuando fue citada por el Senado para dar su opinión y el Consejo Superior de dicha universidad aprobó unaresolución respaldando la ley de matrimonio entre personas del mismo sexo.
La Nación hace de cuenta que no se enteró de nada, pero cita a “expertos de la Universidad de Carolina del Sur” que aseguran en un supuesto informe que los niños adoptados por parejas del mismo sexo tienen toda serie de problemas. Entre otras falsedades, dicen que “existen conclusiones científicas sobre la mayor probabilidad de que los niños en cuestión desarrollen una tendencia a la homosexualidad”. En realidad, si así fuera, no habría nada de malo en ello, ya que la orientación homosexual no es ni mejor ni peor que la orientación heterosexual, sino simplemente distinta. Pero las estadísticas, en todo el mundo, demuestran que el porcentaje de niños adoptados por parejas gays cuya sexualidad resulta ser heterosexual u homosexual es el mismo que se dan entre los niños criados por parejas heterosexuales. De hecho, la inmensa mayoría de los gays y las lesbianas tienen un papá y una mamá heterosexuales.
No dice La Nación quiénes son los “expertos” que elaboraron el informe del que tanto hablan. ¿Por qué ocultan esa información? Tal vez sea porque el único “experto” de la Universidad de Carolina del Sur que hizo un informe diciendo las cosas que La Nación menciona es George Rekers, miembro del grupo anti-gay Family Research Council (FRC). Como parte de sus acciones de promoción del odio y la homofobia, el FRC ha contratado a lobistas que trabajan en el Congreso norteamericano para frenar una declaración contra la ejecución de homosexuales en Uganda y también organizó campañas de boicot contra las empresas que reconocen beneficios sociales a las parejas de sus empleados gays o lesbianas.
Sin embargo, semanas atrás, el “experto” Rekers fue fotografiado en un hotel donde estaba de vacaciones en Europa, acompañado por un taxiboyveinteañero del sitio RentBoy.com. Cuando salieron las fotos, dijo que lo había contratado para que le “levantara las maletas”. Desde entonces, la expresión “levantar las maletas”, en Estados Unidos, se usa en broma para referirse a las relaciones sexuales.
___
P.D.: Luego de publicada la nota, el periodista José Benegas me informa que recibió un email del Family Research Council, en respuesta a una consulta que les hizo sobre el tema, y la organización -que publicó el "informe Rekers", presentado con bombos y platillos por La Nación- le respondió que han decidido retirar su aval a ese "informe" porque llegaron a la conclusión de que no es científico, sino meramente político. Esto dicen: "We didn't, we deleted one article that we felt didn't comply with the mission of Narth, we are currently going through all our articles to purge the ones that are outdated or not scientific in nature. That particular article was more political and didn't necessarily share the viewpoints of Narth, the author just happened to be George Rekers".
Señores editorialistas de La Nación: ¿van a pedir disculpas a sus lectores?

lunes, 21 de junio de 2010

La Republique Noir. Un reportaje a Eduardo Grüner

 

Es emocionante leer un reportaje a un hombre de buena fé y al mismo tiempo de tanta honestidad intelectual como Eduardo Grüner y, a la vez, descubrir HAITÍ de la mano de un intelectual de fuste como él, que luego de una trayectoria increíble (es sociólogo, ensayista y crítico cultural. Se ha desempeñado como decano de la Facultad de Ciencias Sociales de la UBA, como profesor de Antropología y Sociología del Arte y de Teoría Política en la misma universidad, donde también coordinó el Instituto de Investigaciones de América Latina y el Caribe) escribió su tesis doctoral, donde nos muestra la densidad cultural e intelectual del país más depreciado en el imaginario contemporáneo.

Digo buena fé, porque sus libros y su pasión así lo atestiguan.

Digo honestidad intelectual, porque en este reportaje habla de esa tesis de doctorado "EN LA OSCURIDAD Y LA LUCES" publicada por Edhasa. Tesis que, como dijimos, escribió recientemente luego de esa larga trayectoria, y en la que nos relata el HAITÍ donde se produjo la primera Revolución emancipatoria del Continente americano; allí mismo donde Colón desembarcó.

Una Revolución que llevaría al extremo los ideales de la Revolución francesa y sobre la cual el mismo Hegel diseñaría su Dialéctica del Amo y el Esclavo, que de la mano de Kojeve volvería a la France de Jaques Lacan.

En este reportaje que puede leerse aquí vengo a descubrir que mi siempre citado Franz FANON, el autor de "Los condenados de la Tierra", que siempre creí argelino es nada más y nada menos que haitiano.

Mis honores a Eduardo GRÜNER, ejemplo de honestidad intelectual y maestría de hombre de jazz. 

Mario Luis

MATRIMONIO GAY: LA MANIPULACION DE LAS JERARQUÍAS. Por las Hnas. Azules; Dominicas, de la Santa Unión; del Divino Maestro; otras agrupaciones católicas y la IGLESIA EVANGÉLICA METODISTA ARGENTINA



Aunque las citas de pasajes bíblicos, la apelación a “lo natural” y otros anacronismos se imponen como verdades a fuerza de repetición, aparecen otras voces dentro de las iglesias cristianas que se suman al debate sobre la ampliación del matrimonio desde la perspectiva de los derechos humanos y la libertad.

Por Espacio Ecuménico*
1 Lamentamos la manipulación que se ejerce desde cierta jerarquía religiosa sobre el pueblo de Dios, citando pasajes bíblicos que no se corresponden con el verdadero significado y origen de los mismos. Vislumbramos en estas prácticas el intento de resguardar un modo de ser Iglesia y vivir el cristianismo, el afán de mantener un poder cultural y religioso sobre la sociedad toda, sin reconocer ni valorar su diversidad.
2 El Estado debe velar por el goce y cumplimiento de absolutamente todos los derechos humanos de las personas, más allá de sus creencias. En ese sentido, es insostenible que algunas confesiones religiosas pretendan imponer su doctrina y creencias al conjunto de la sociedad argentina. La reforma del Código Civil para permitir el acceso al matrimonio de personas del mismo sexo, bajo ningún punto de vista pone en “peligro o riesgo” a la familia heterosexual como se dice, y mucho menos interfiere en cuestiones internas de las iglesias que hacen a la administración de sus sacramentos. Por otro lado, las ciencias naturales aceptan la homosexualidad como algo normal y no patológico. La discriminación no responde a ningún hecho científico. Lo que se pretende, entonces, es terminar con una injusta y discriminatoria situación para el matrimonio de personas del mismo sexo, basándose en la igualdad que todas las personas tienen ante la ley y los derechos que confiere la normativa internacional de derechos humanos. En relación con esto, no está de más advertir que una modificación legislativa no garantiza automáticamente el fin de la discriminación o la exclusión. Tenemos sobradas muestras de ello: la letra de la ley y la aplicación de la ley han sido muchas veces rectas paralelas, con nulas posibilidades de encontrarse... Habrá mucho más trabajo que hacer luego de la determinación del Congreso.
3 Nos unimos a los distintos pronunciamientos emitidos por grupos cristianos, pastores, sacerdotes y religiosos/as que plantean otras voces dentro del seno de las iglesias, a favor de la inclusión, la no-discriminación y el respeto y valoración de la diversidad, convencidas/os de que el Dios en el que creemos, padre-madre nuestro, ama a todos sus hijos e hijas.
4 En fidelidad a nuestras opciones como colectivo ecuménico, no queremos dejar de mencionar que el derecho al matrimonio es parte de un conjunto de derechos que también son negados sistemáticamente a la comunidad homosexual, como a tantos hermanos/as más pobres. En este sentido, nuestra cercanía con las realidades de marginación y exclusión y nuestro compromiso con el pueblo empobrecido, nos exige seguir denunciando la persistente desigualdad y discriminación existente en relación a derechos humanos fundamentales, tales como la salud, la educación, la vivienda y el trabajo. Consideramos necesario y urgente abogar con la misma fuerza por el efectivo cumplimiento de estos derechos.
5 Por último, hacemos un llamado a las comunidades cristianas a discernir sobre estos temas según el Espíritu de Jesús y los Signos de los Tiempos. Y a pronunciarse y luchar a favor de la plena vigencia de los derechos humanos, dejando de lado oscurantismos y metodologías temerarias propias de estructuras de poder que respondieron y responden a esquemas de dominación, control y sometimiento de personas, comunidades y pueblos enteros. Situación que muchos, lamentablemente, se empeñan en sostener, atentando contra la misma democracia, los derechos y la dignidad de las personas. Que el Espíritu, “que sopla donde quiere”, infunda en los cristianos y cristianas la humildad necesaria para escuchar y aprender de todas las ricas manifestaciones de la diversidad humana, expresión de la fecundidad de Dios. Creemos que será ése el camino para aportar una voz en sintonía con los sentimientos de Jesús.
* Integrado por la Conferencia Argentina de Religiosos y Religiosas (Confar); el Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos (MEDH); Justicia, Paz e Integridad de la Creación (Jupic); la Iglesia Evangélica Metodista Argentina (IEMA); Diálogo 2000; Area Política-Parroquia Santa Cruz; Comunidad Teológica Rajab; Hnas. Azules; Hnas. del Divino Maestro; Asociación Guadalupe-Endepa; Hnas. de la Santa Unión; Hnas. Dominicas.

viernes, 18 de junio de 2010

Apoyo académico a la igualdad


Universidad|Viernes, 18 de junio de 2010
LA UBA SE PRONUNCIO A FAVOR DEL MATRIMONIO PARA HOMOSEXUALES


El Consejo Superior de la Universidad de Buenos Aires dictó una resolución en la que avala la modificación del Código Civil que permite el casamiento entre personas del mismo sexo. También dice que es una “necesidad imperiosa” separar Estado e Iglesia.

/fotos/20100618/notas/na19fo01.jpg
La UBA se pronunció a favor de la modificación del matrimonio civil y apoyó formalmente el proyecto que “contempla el casamiento civil entre personas del mismo sexo y que resta ser tratado en la Cámara de Senadores de la Nación”. El aval sobrevino en forma de resolución del Consejo Superior, que también se encargó de “repudiar cualquier forma de discriminación por orientación sexual o identidad de género en nuestra Universidad y en nuestro país”. La resolución, además, reafirma la pertinencia de que la Universidad acompañe procesos de cambio social, al tiempo que reivindica la necesidad de diferenciar Estado de religión.
Los antecedentes que ponen en perspectiva el apoyo son amplios y refieren tanto el contexto nacional como el internacional. El primero de ellos recuerda la declaración de la Asamblea General de las Naciones Unidas, de diciembre de 2008, que “reafirma el principio de no discriminación y exige que los derechos humanos se apliquen por igual a todos, independientemente de su orientación sexual o identidad de género”, al tiempo que solicita a los Estados que tomen “las medidas, en particular las legislativas y administrativas”, para garantizar que esas opciones no puedan originar “sanciones penales, en particular ejecuciones, arrestos o detenciones”. Además, la UBA reconoce “la lucha por la libertad e igualdad” que, “desde hace décadas”, llevan adelante “organizaciones que defienden los derechos de la comunidad lésbica, gay, bisexual, travesti, transgénero, transexual e intersexual”.
Luego de recordar los antecedentes internacionales de leyes similares a la que se encuentra actualmente en trámite parlamentario en Argentina (las leyes ya sancionadas en ciernes como en Holanda, España, México, Portugal, Brasil, Chile, Colombia, Cuba y Uruguay), la resolución enfatiza la necesidad de que las normas se adapten a los usos y las dinámicas sociales, porque “existe una necesidad imperiosa de separar las injerencias del Estado de las de la religión”. Puesto que “el matrimonio, como institución civil, es diferente del matrimonio religioso”, no corresponde que esté “restringido por cuestiones de género u orientación sexual”. Durante el siglo XIX “sólo existía el matrimonio eclesiástico” y eso cambió cuando “la ley de matrimonio civil constituyó una ampliación de los derechos civiles”, tanto como, “un siglo después”, la ley de divorcio vincular “también amplió estos derechos civiles”. A 23 años de ese último cambio, “el matrimonio (legal) entre personas del mismo sexo será una profundización equivalente al matrimonio civil y al divorcio vincular”.
“Hay que modernizar y rejuvenecer los códigos y las normas legales que no se han ajustado a los cambios sociales con el correr del tiempo”, enfatizó en diálogo con este diario Manuel Quinteros, presidente del Centro de Estudiantes de la Facultad de Derecho, en cuyos claustros “realizamos debates sobre el proyecto ya desde el año pasado” y cuya decana, Mónica Pinto, hace unos días, concurrió al Congreso para expresar y explicar su apoyo al proyecto.
La resolución, que implica que tanto estudiantes como autoridades, docentes y graduados apoyan la ampliación del matrimonio civil, sobreviene en pleno trámite parlamentario y fue recibida con satisfacción por las organizaciones de la diversidad sexual. “Es importante y emocionante que los ámbitos académicos se pronuncien públicamente a favor” del proyecto y de la no discriminación “como un principio fundamental en la construcción de una sociedad para todos y todas”, declaró César Cigliutti, presidente de la Comunidad Homosexual Argentina (CHA). “La expresión de los claustros académicos a favor de la igualdad contribuye a un profundo cambio cultural que privilegia el respeto a la diversidad y la dignidad”, aseveró la presidenta de la Federación Argentina LGBT, María Rachid.
© 2000-2010 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

martes, 15 de junio de 2010

La Fé a favor del Matrimonio Homosexual


La FE A Favor Del Matrimonio De Parejas Del Mismo Sexo

Estarán Presentes Sacerdotes Católicos, Rabinos Y Pastores Protestantes Y Evangélicos


Evento: Miércoles 16, 14 hs. - Yerbal 2451, Flores. En la Iglesia Evangélica Metodista de Flores





La Federación Argentina de Lesbianas, Gays, Bisexuales y Trans (FALGBT) convoca a todos los medios de comunicación a la conferencia de prensa "LA FE A FAVOR DEL MATRIMONIO DE PAREJAS DEL MISMO SEXO" que tendrá lugar en la Iglesia Evangélica Metodista de Flores, Yerbal 2451, mañana miércoles 16 de junio a las 14 hs.

Hacemos pública la invitación a diputados/as y senadores/as de la Nación para compartir este acontecimiento en el que las expresiones de fe se suman al reclamo de igualdad de derechos para todas y todos.

El encuentro contará con la presencia de líderes de las más reconocidas creencias y organizaciones religiosas que han confirmado su compromiso con la igualdad y la justicia.

YA LE HAN DICHO SÍ AL MATRIMONIO DE PERSONAS DEL MISMO SEXO:

- el sacerdote católico y Lic. en Bioética LEONARDO BELDERRAIN, el sacerdote católico NICOLÁS ALESSIO, el grupo de sacerdotes católicos "ENRIQUE ANGELELLI" (CÓRDOBA), EL CENTRO CATÓLICO NUEVA TIERRA;

- los rabinos DANIEL GOLDMAN, GUIDO COHEN y SERGIO BERGMAN;

- representantes de Iglesias protestantes: el obispo de la Iglesia metodista argentina, pastor FRANK DE NULLY BROWN; la pastora VIVIANA PINTO, de la Iglesia Metodista de Flores; el pastor FEDERICO SCHÄFER, presidente de la Iglesia Evangélica del Río de la Plata; el pastor GERARDO OBERMAN, presidente de la Iglesia Reformada Argentina; el pastor ÁNGEL FURLAN, de la Iglesia Evangélica Luterana Unida; el pastor ALAN ELDRID, presidente de la Iglesia Evangélica Luterana Unida; la representante de la Iglesia Evangélica Valdense del Río de la Plata, SRA. MAGGIE CARRERA; el pastor ANDRÉS ALBERTSEN, de la Iglesia Luterana Dinamarquesa en Buenos Aires; la COMISIÓN DIRECTIVA DE LA IGLESIA MENONITA DE BUENOS AIRES; el pastor DR. ARTURO BLATEZKY, presidente del Movimiento Ecuménico por los Derechos Humanos;

- las comunidades integradas en Espacio Ecuménico: Conferencia Argentina de Religiosos/as (CONFAR); Justicia, Paz e Integridad de la Creación (JUPIC); Pastoral Urbana de la Iglesia Evangélica Metodista Argentina (IEMA); Diálogo 2000; ÁREA POLÍTICA DE LA PARROQUIA SANTA CRUZ; Comunidad Teológica Rajab; HNAS. AZULES; Hnas. del Divino Maestro; Asociación Guadalupe-ENDEPA; HNAS. DE LA SANTA UNIÓN; HNAS. DOMINICAS, entre otros/as referentes y organizaciones.

ESTARÁN PRESENTES EN LA CONFERENCIA DE PRENSA:

-       EL SACERDOTE CATÓLICO Y LIC. EN BIOÉTICA LEONARDO BELDERRAIN,
-       el SACERDOTE CATÓLICO NICOLÁS ALESSIO (quien viene desde Córdoba especialmente para participar de esta conferencia),
-       EL RABINO DANIEL GOLDMAN y todos los pastores protestantes antes mencionados.

También se presentarán los pronunciamientos emitidos desde los diversos espacios de fe, organizaciones ecuménicas, iglesias y especialistas en el área, recopilados por la Secretaría de Diversidad Religiosa de la FALGBT.

LEY DE MEDIOS. MEDIDA CAUTELAR: Ausencia de legitimación del reclamante y falta de razonabilidad de la medida cautelar que suspendió la vigencia de toda una ley con efectos generales para toda la población.

Ultimas Noticias|Martes, 15 de junio de 2010
La Corte revocó la medida cautelar de la Cámara federal de Mendoza

Un obstáculo menos en el camino de la Ley de Medios

La Corte Suprema de Justicia anuló la medida cautelar dictada en Mendoza, que suspendió la aplicación de la nueva ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. La causa había sido iniciada por el diputado Enrique Thomas (Peronismo Federal), quien cuestionaba el proceso legislativo de aprobación de la nueva norma. Por unanimidad, los Supremos acompañaron el dictamen del procurador Esteban Righi, al considerar que un diputado no tiene legitimación para revisar en sede judicial una votación que perdió en el Congreso. Aun falta que lleguen al Máximo Tribunal las medidas cautelares promovidas por particulares que objetan artículos específicos de la ley 26.522.

La sentencia fue dictada con el voto de la mayoría constituida por los jueces Lorenzetti, Highton, Fayt, Zaffaroni, Maqueda, quienes aclararon que la decisión "no se relaciona con la valoración constitucional del contenido de la ley 26.522, sino con la validez de una medida cautelar que suspende la totalidad de sus efectos con fundamento en presuntas irregularidades en el trámite parlamentario”.
Es decir, dejaron en claro que aun no se pronunciaron sobre cuestiones de fondo del contenido de la nueva norma y que lo harán cuando traten un caso en el que exista un interés directo y concreto, porque "el Poder Judicial no hace el control de legalidad de las leyes de manera abstracta". La ley 26.522 seguirá suspendida por ahora, ya que subsisten otras medidas cautelares dictadas por jueces de la Capital Federal, Salta y San Juan.
"Admitir la legitimación en un grado que la identifique con el 'generalizado interés de todos los ciudadanos en ejercicio de los poderes de gobierno…', deformaría las atribuciones del Poder Judicial y lo expondría a la imputación de ejercer el gobierno por medio de medidas cautelares”, sostuvieron los supremos en el fallo.
Al mismo tiempo, consideraron que "un diputado no tiene legitimación para reeditar en el poder judicial un debate que perdió en el parlamento" y manifestaron que "no está demostrado que el demandante fue inequívocamente privado de ejercer las atribuciones que le asisten como legislador".
Además, expresaron que "una cautelar que suspende la vigencia de toda una ley con efectos generales para toda la población, es incompatible con el control concreto de constitucionalidad de las leyes, la división de poderes y la razonabilidad".
Los jueces Argibay y Petracchi emitieron un voto propio, pero concurrente y con argumentos similares a los de la mayoría, señalando la ausencia de legitimación del reclamante y la falta de razonabilidad de la medida.
© 2000-2010 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

domingo, 6 de junio de 2010

La Corte impulsa un INSTITUTO DE INVESTIGACIONES MULTIDISCIPLINARIO para investigar al PODER JUDICIAL ARGENTINO

El país|Domingo, 6 de junio de 2010
EXCLUSIVO: POR PRIMERA VEZ LA CORTE QUIERE INVESTIGAR AL PODER JUDICIAL

El fin de la misa en latín y de espaldas

El ministro Raúl Zaffaroni explica cómo será el nuevo Instituto de Investigaciones que impulsa la Corte. Quiere terminar con la tradición de “mantener en reserva la propia actividad judicial, como si el Poder Judicial tuviese la tendencia a dar la misa en latín y de espaldas”.

Por Martín Granovsky
En la Argentina, el PJ está ahí, a la vista, pero nunca se ve del todo. En esta nota, PJ significa “Poder Judicial”, no “Partido Justicialista”. Molesto con la opacidad, el ministro de la Corte Suprema Eugenio Raúl Zaffaroni tiene un plan para que el PJ sea transparente: ya está montando en la Corte un instituto multidisciplinario que por primera vez investigará a la propia Justicia.
“Hay una secular tradición judicial de mantener en reserva la propia actividad judicial”, dijo Zaffaroni a Página/12.
“Es como si el Poder Judicial tuviese la tendencia a dar la misa en latín y de espaldas”, agregó.
En la Iglesia católica, la misa en latín y de espaldas terminó con el Concilio Vaticano II, que sesionó entre 1962 y 1965. Cuando el papa Juan XXIII lo convocó, en 1959, tenía un objetivo claro: “Quiero abrir las ventanas de la Iglesia para que podamos ver hacia afuera y los fieles puedan ver hacia el interior”, dijo.
Entre otras reformas, el Vaticano II impuso la misa con el sacerdote oficiando de frente a los feligreses y en el idioma de cada pueblo.
El PJ es, quizás, el poder con más información a la vista. Es cierto que, en parte, los papeles terminan como alimento para ratas. Los ratones de biblioteca suelen quedarse sin alimento espiritual. Pero la propia estructura burocrática deja al descubierto, entre otras informaciones disponibles, el nombre de jueces y fiscales, los fallos, el origen social de víctimas, victimarios y testigos, la forma de incorporación de funcionarios y empleados, su origen social, el tipo de carrera que desempeñan y cómo ascienden, quién gana los concursos y qué estudios de abogados huelen con mayor frecuencia la carroña de las quiebras.
Sin embargo, los historiadores no trabajan sobre el PJ, y tampoco los sociólogos y antropólogos. No hay una Historia del PJ. Ni oficial ni oficiosa. Ni crítica. No hay un buen estudio sociológico sobre los jueces. Y material sobra: quien lo dude puede tomar, por ejemplo, la información sobre asuntos judiciales publicada durante los 23 años de este diario.
Según Zaffaroni, “por suerte la tendencia a la reserva se va revirtiendo y hoy la gente conoce cada vez más acerca de la tarea y actividad concreta del Poder Judicial”.
“Es importante ver que los jueces que salen por concurso van configurando un nuevo perfil más abierto a la comunicación pública, y también lo es que la gente sepa más acerca del funcionamiento y dificultades de los jueces, que conozca los debates y las posiciones internas y que pueda ejercer el control público como respecto de cualquier otro poder”, dijo el ministro de la Corte.
La puesta en marcha del ente que se llamará Instituto de Investigaciones y de Referencia Extranjera de la Corte Suprema se produce luego de un acuerdo de los siete ministros del tribunal. El 29 de diciembre último una acordada señaló que “es indispensable recurrir a la investigación interdisciplinaria –que excede en gran medida la estrictamente jurídica–- para resolver problemas del propio Poder Judicial ilustrando decisiones de gobierno de esta Corte en temas complejos”. Añadía que la investigación también serviría para, “en el marco de las relaciones con otros Poderes, emitir opiniones de carácter técnico acerca de las reformas necesarias destinadas al mejor funcionamiento judicial y que deben ser resueltas por los otros poderes, toda vez que resulta insuficiente y hasta negativo el empleo de conocimientos meramente empíricos u opinables sin sustento de verificaciones llevadas a cabo con metodología depurada, con lo cual se cae en el simple método de ensayo y error”.
El Instituto funcionará en coordinación con la Biblioteca, que a su vez también encara un plan de digitalización, apertura y contacto con otras bibliotecas de la Argentina y del mundo.
La iniciativa obedece a un convenio marco que firmaron ya el presidente de la Corte, Ricardo Lorenzetti, y Zaffaroni con el director de la Biblioteca Nacional, Horacio González, y con el diputado Juan Carlos Gioja, presidente de la comisión bicameral encargada de la Biblioteca del Congreso.
La biblioteca de la Corte cuenta con 60 mil libros, y la hemeroteca con mil títulos.
Una de las novedades es que la nueva dinámica no sólo se propone preservar el patrimonio sino salir a comprar el que suele dispersarse en el comercio de libros y archivos antiguos. La Corte dice que así “se desarman importantes bibliotecas jurídicas, que se pierden para el país o pasan a manos de coleccionistas privados, lo que impide o dificulta la consulta de los investigadores”.
También comprará obras argentinas y extranjeras en el exterior.
En la Corte, la coordinación de los nuevos planes estará a cargo de Zaffaroni.
La estructura funcionará en contacto permanente con un Comité Científico Honorario.




















El facsímil de 1853 que acaban de editar la Corte, el Congreso y la Biblioteca Nacional tiene hasta las manchas originales de la Constitución, escrita sobre un libro de comercio.




















© 2000-2010 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

jueves, 3 de junio de 2010

"El amor homosexual es una ramificación regular de la vida amorosa de los neuróticos, con sus mismos componentes y sus mismas renuncias" SIGMUND FREUD

Psicología|Jueves, 3 de junio de 2010
Una perspectiva psicoanalítica

Matrimonio homosexual

El autor procura diferenciar distintos planos en el debate sobre el matrimonio, sobre la base de que “la homosexualidad, para retomar la expresión freudiana, es ‘una ramificación regular de la vida amorosa de los neuróticos’, con sus mismos componentes y sus mismas renuncias”.

Por Juan Bautista Ritvo *
/fotos/20100603/notas/na37fo01.jpg
Apremia diferenciar planos del debate sobre el matrimonio homosexual, que sólo parece haberse tramado en torno de derechos y de intereses jurídicamente protegidos. Este plano existe, sin duda, y es uno de los ejes mayores de la actual tradición republicana. Hay, empero, otro plano, que es el del inconsciente, que poco se presta a discusiones parlamentarias, a lo mejor porque conmueve las bases mismas de la sociedad civil en el particular ligamen del erotismo con la muerte. Es un nivel de análisis donde impera la interpretación de lo actual (no necesariamente de la actualidad 1) y no el dictamen del jurado o el acto de gobierno.
Desde el punto de vista de la Declaración de los Derechos del Hombre y del Ciudadano de 1789, fundamento del derecho natural democrático y moderno, que en su primer artículo consagra la igualdad de todos los hombres ante la ley y la Justicia, no hay mucho que debatir, salvo que el contrincante pertenezca a la derecha autoritaria y eclesiástica. ¿Qué razones habría para negarles el matrimonio y el derecho a tener hijos? Desde luego, aquí empieza el debate en un terreno menos formal: se invoca la tradición multisecular, jurídica y religiosa, que consagra la heterosexualidad; se recuerdan los sufrimientos e inhibiciones que padecen y padecerán los hijos de homosexuales por la segregación silenciosa, nunca más punzante que cuando se viste de tolerancia; se pone el acento en la confusión de roles y de figuras que proviene de una igualdad sin diferencias sexuales.
Ahora bien, quienes invocan estos argumentos parecen ignorar sobre qué suelo se apoyan: la institución matrimonial que Occidente cimienta en preceptos religiosos claramente incestuosos 2 –“Seréis una sola carne...”– es quizá tan inevitable como potencialmente monstruosa: el “nido” (palabra que evoca sofocación y acumulación de basura) deriva en los abusos a que se somete al inocente. Y si se me dice que no se puede confundir a los pedófilos y sodomitas con las familias, digamos, normales, contestaría que sí, que es así; mas, he aquí el reverso, las fantasías y fantasmas perversos surgen, de improviso, en cualquiera: ¿quién no ha experimentado un malestar y un vértigo inmediatamente censurado, al pensar que ese crío que tiene en brazos podría caer y morir?
¿Se debería reclamar que la patria potestad de los matrimonios formalmente heterosexuales sea sometida a control estricto por parte del Estado?
Voy a cambiar, ahora explícitamente, el nivel de análisis. El psicoanálisis se establece en la premisa de que entre los sexos hay un vínculo antisimétrico cuyo núcleo, enigmático, es inconmensurable; núcleo que metaforizamos de diversas maneras porque no podemos decirlo de una; de aquí nace lo que existe de indomesticable, de ingobernable en la sexualidad; de aquí también brota esa alianza entre el erotismo y la muerte que es prenda de intensidad y de riesgo, de una proliferación sin duda jerarquizada de deseos y de goces, pero que carece de centro y que jamás podrá ser naturalizada y sobre todo vuelta transparente. Desde el punto de vista de la sexualidad, la transparencia es reaccionaria; lo cual no quiere decir que exista un progresismo sexual.
La pretensión de algunos de que florezcan nuevas sexualidades, como florecen nuevos injertos, sólo puede sostenerse al precio de eludir lo que nos muestra la psicopatología de la vida cotidiana, en la que el clamor de la arenga pública se desvanece y se transforma en algo muy distinto, en algo que circula espiraladamente, desde el júbilo y la creación, hasta el sufrimiento, el silencio y la muerte.
Freud, recordemos su palabra sin volverla intocable, sostuvo, en la vigésima de las Conferencias de introducción al psicoanálisis, que la elección de objeto homosexual es una “ramificación regular” de la vida amorosa. Y, en un célebre pasaje de Psicología de las masas y análisis del yo, que la homosexualidad masculina, idealizada3, es uno de los pilares de la organización social. Allí donde falta la mujer, como objeto o como agente, incluso allí donde la mujer imita hasta la caricatura las funciones denominadas masculinas, aparece el cortejo de solidaridad, sacrificio, abnegación, pero asimismo, y en la misma escala, la exaltación feroz de las virtudes viriles y sus consecuencias, que no necesito describir aquí; me basta remitirme a las dos masas “artificiales” tal y como las designó Freud: la Iglesia y el Ejército. La exaltación masculina y la homosexualidad se juntan como la flecha y el blanco.
Señalemos algunos parámetros elementales:
1. La homosexualidad, la masculina tanto como la femenina4, es una conducta sintomática, no una estructura patológica.
2. Salvo en una pequeña fracción, perversa o psicótica, que, por razones distintas pero concurrentes, no anhelan ni publicidad ni estado público, la mayoría de los homosexuales son, para retomar la expresión freudiana, una ramificación regular de la vida amorosa de los neuróticos, con sus mismos componentes y sus mismas renuncias; aquí tampoco hay progreso, aunque el progreso civil propio de la tolerancia es indudablemente un valor cívico5.
3. La ramificación sintomatiza el rechazo a la diferencia de los sexos que es propia de la neurosis, es decir, del malestar de la cultura. A la vez, este rechazo –rechazo que no tiene nada de lineal porque, en uno y el mismo movimiento, acepta lo que rechaza– toma muy diversas formas, que no se agotan en los mecanismos de defensa de la histeria o de la neurosis obsesiva. Se sabe: nos defendemos neuróticamente de la castración desconociendo hasta qué punto ella es un límite; y el desconocimiento reconoce aquello que rechaza. De la castración, esa falta simbólica cuyo objeto no es especularizable, ese “juicio de imposibilidad”6 que limita y articula el discurso, correlato de un imaginario sin imágenes, no tenemos otra experiencia que la del neurótico.
La homosexualidad, como cualquier posición sexual, es impensable bajo la categoría de la elección; se pueden elegir muchas cosas, menos justamente ésa, aunque el ser sexuado sea responsable de la posición que tenga. Tanto para la mujer como para el hombre homosexuales, el falo está en el centro de la escena: para la mujer, es preciso desconectar al falo del órgano masculino, otra mujer podrá encarnarlo para ella; para el hombre, que el partenaire tenga su misma anatomía lo salva de la angustia que le produce el cuerpo femenino, habitado simultáneamente por una privación intolerable y un exceso de potencia que siempre pone a cuenta de la madre. Claro está: estos rasgos no son ajenos al malestar en la cultura. ¿Qué obsesivo no se ampara en rituales fetichistas para mantener a distancia la invasión femenina? ¿Qué histérica no cesa de rendir homenaje a la Otra, símbolo de perfección inalcanzable?
En este punto estamos tentados por una doble aunque opuesta simplificación: o decimos que neurosis y homosexualidad se equivalen desde todo punto de vista, o bien marcamos una diferencia global entre neuróticos y homosexuales, como si los primeros estuvieran masivamente mejor ubicados.
Ni una ni otra. En un nuevo eco de Aristóteles, diré que tanto la neurosis como la homosexualidad se dicen de varias maneras; aunque ciertamente, al menos como mera cualidad potencial, la neurosis esté más abierta, sea menos rígida, en lo que respecta a la castración. En nuestros análisis de homosexuales, invariablemente nos topamos con un núcleo absolutamente impermeable y congelado, a veces tras una máscara de indiferencia, otras –las más favorables a la cura– en el centro de una angustia que provoca la huida.
Pero, ¿qué decir de aquellos neuróticos cercanos a la denominada caracteropatía? ¿No sabemos, acaso, que la convivencia cotidiana y aparentemente pacífica entre un hombre y una mujer suele ser una manera radical de expulsar la diferencia de los sexos?
Realidad miserable, complementaria del que finge aristocráticamente una movilidad libérrima y sin trabas para gozar del sexo: en psicoanálisis, la valoración libidinal es indiscernible del cuestionamiento de la propia posición sexual. Todo ser sexuado reclama la interdicción del incesto para gozar; todo ser sexuado encuentra a sus objetos marcados por ese núcleo imposible, que no cesa de fascinar. No hay genio del sexo –a pesar de la imaginería neurótica que lo supone–, pero sí hay intensidades y gratificaciones que se alcanzan, exclusivamente, por medio de la inteligencia aguzada por la angustia y por la angustia que se abre al desamparo; el que puede, a veces, iluminarnos.
Puedo decir, provisoriamente, que ciertos neuróticos están eventualmente mejor posicionados que muchos homosexuales (adviértase la particularización que elude la masividad) para acceder al horizonte que inaugura el juicio de imposibilidad. Y al revés, ciertos homosexuales han efectuado un trayecto –el que suele no ser ajeno a la sublimación– en dirección a semejante juicio, que está vedado a la masa neurótica. Lo que no quiere decir que tales “ciertos”, que ambas particularidades, se equivalgan, precisamente porque, si lo pensáramos así, estaríamos borrando los datos del problema, los que, sin duda, enraízan en la estructura misma que establece una diferencia modal de la constelación fálico-narcisista de ambas patologías7.
De todas maneras, y para finalizar por el momento, es preciso reconocer que la movilización homosexual, con su reclamo insistente de estado público, tiene un valor intrínseco que no podemos dejar de escuchar –y de interpretar–. Agrego, una vez más, interpretar no es juzgar, sino leer lo que retorna en los intersticios de lo reprimido.
1 Lo actual, que es lo que la actualidad reprime, puede ser perfectamente anacrónico.
2 Es cierto: el liberalismo quiso y quiere volver laico al matrimonio; ese laicismo es una distancia sin duda valiosa pero frágil, con la constricción religiosa que remite patéticamente a “hasta que la muerte nos separe”. El divorcio, vivido con culpabilidad, apenas roza este pacto mortífero.
3 Conviene reiterar que “idealizar” no es “sublimar”. Lo menos que puede decirse de la idealización es que siempre fracasa en su impulso a descorporalizarse. Es más, los ideales del yo, necesarios por estructura, son el complemento de una sexualidad sojuzgada, en los bordes mismos de la avaricia libidinal, que a veces explota en forma aberrante.
4 Si aclaro “tanto masculina como femenina” es porque la homosexualidad masculina suele ocupar el primer plano, espectacular. Los hombres, intolerantes ante la masculina, se muestran comprensivos y hasta cómplices de la femenina: por varias razones, algunas evidentes, las otras no tanto. De entre estas últimas, menciono una nada desdeñable: cuando una mujer ama a otra, a la vez que rinde homenaje al falo que desespera de poder encarnar, le garantiza al hombre que por lo menos una no va a desearlo; el obsesivo, agradecido. ¿Quién dijo que los hombres deseamos que la Otra nos desee?
5 Los politólogos tienen la tendencia a considerar la vida política como el centro de la vida humana. ¿Necesito aclarar que esta vida carece de centro y que es preciso estar atento al nivel en el que nos ubicamos?
6 La expresión, tomada de sus Estudios sobre el Edipo, le pertenece a Moustapha Safouan.
7 No quiero salir del paso con fórmulas rápidas, pero el espacio y el tiempo y, sobre todo, la oportunidad, me obligan a utilizar algunas expresiones sintéticas, sin de- sarrollo. Como indicación, diré lo siguiente: en la pareja heterosexual, el misterio del Otro sexo, de manera particularísima el femenino, enigmático incluso para la mujer, ofrece una barrera a la pendiente encerrante, asfixiante, de la identidad.
* Anticipo del trabajo que, bajo el título “Matrimonio homosexual y neurosis: ¿Hay progreso sexual?”, se publicará en el número 140 de la revista Imago-Agenda (ed. Letra Viva), de próxima aparición.
© 2000-2010 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.