sábado, 28 de junio de 2014

La capciosa nueva interpretación de la cláusula "pari paso"; se originó durante la reestructuración en los 90s de la Deuda Soberana del Perú. Esta nueva interpretación derogó la clásica DOCTRINA CHAMPERTY: de aquellas tormentas neoconservadoras, estos lodos que están ahogando a los pueblos del mundo entero

En nuestra transcripción de la nota en inglés escrita y publicada por el staff del diario porteño Buenos Aires Herald que puede leerse aquí, se relata la historia del el origen de la actual interpretación (capciosa) de la  antigua cláusula "pari passu" que rije a la jurisprudencia estadounidense desde el siglo XIX; pero nunca se interpretó de la manera en que lo hacen:  los fondos buitres, el juez del distrito sur de Nueva York, Thomas Griesa, y la Cámara de Apelaciones de Nueva York.

Pues bien, tal como puede leerse (en inglés) en la mencionada nota del BH, esta interpretación la impusieron los Fondos Buitre NML cuando en los 90s Perú reestructuró su deuda y estos fondos no entraron en el canje. Los  "Fondos Buitre" apelaron, tal como ahora en el caso Argentino, ante la Corte Suprema de Nueva York, y tal como ahora, la Corte les habilitó el derecho a cobrar el 100% del valor de los bonos. Como Perú siguió pagando a sus "bonholders" (bonistas que entraron en el canje), volvieron a litigar y alli surgió la capciosa nueva interpretación de la antigua cláusula "pari passu" (igualdad de trato). Los "Fondos Buitre" adujeron que si se les pagaba a los bonistas reestructurados, de acuerdo con la "igualdad de trato", debía pagársele a ellos.

Aquí, el economista Alfredo Zaiat, nos revela, además, que ese movimiento de los "Fondos Buitres" en Perú, que generó la comentada "nueva interpretación capciosa" de la clásula del "pari passu", derribó, además una doctrina clásica de las finanzas en el Circuito de Nueva York, la "Doctrina Champerty" la cual postulaba que, (transcribimos un fragmento de la nota de Zaiat):
 “... ninguna persona natural o jurídica (...) puede comprar documentos de crédito vencidos (...) con la intención y el propósito de interponer una acción o un proceso judicial con respecto a la misma”. Así lo expresa la Ley del Poder Judicial de Nueva York en la Sección 489. Esa doctrina prohíbe la compra de deuda con el objetivo de iniciar reclamos legales en la jurisdicción de Wall Street, donde se dirimen conflictos sobre deuda soberana. Si existe esa norma, ¿por qué el fondo buitre Elliott de Paul Singer ganó en primera y en segunda instancia el juicio contra Argentina? Porque hubo un antecedente de Elliott contra Perú por bonos en default donde la Cámara de Apelaciones de Nueva York se pronunció a favor del primero anulando la aplicación de esa doctrina sobre deuda soberana. El caso peruano sirve para ampliar el conocimiento sobre el litigio Elliott-Griesa contra Argentina.

Entonces, queda cada vez mas claro, el contubernio entre el Poder Judicial de Nueva York, donde se dirimen las deudas soberanas (en Argentina desde Martínez de Hoz) y el capitalismo financiero, que mantiene en vilo al mundo desde la implosiòn de la Unión Soviètica, y el manejo unilateral de los EEUU sobre la economía mundial que devino luego de esa implosiòn, plasmado en el Consenso de Whasinghton.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada