domingo, 15 de junio de 2014

El peor desenlace sería el rechazo absoluto del recurso. Cualquier medida que dilatara el proceso favorece al Estado nacional. El óptimo sería que esas postergaciones fueran más allá del 31 de diciembre, fecha en que cesa el derecho de los acreedores que aceptaron el canje a reclamar cualquier mejora concedida a otros. O sea, tocaría a su fin la perspectiva de reclamos en cascada, de un efecto dominó.

Adelantándonos a lo peor  o lo mejor para Argentina, respecto de la decisión de la Corte Suprema de los Estados Unidos de América: si rechaza tratar el tema, el país cae inmediatamente en default. Cualquier otra resolución que postergue la decisón de la Corte más allá del próximo 31 de diciembre, es alentadora en tanto después de esa fecha, los acreedores que aceptaron el canje I y el canje II, no podrán presentarse a reclamar cualquier mejora concedida a otros.

Fuente:

 http://www.pagina12.com.ar/imprimir/diario/elpais/1-248656-2014-06-15.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada