miércoles, 21 de diciembre de 2011

De Constitución a Puerto Madero y del Ministerio de Economía a Aluar


El "economista callejero" con una carrera profesional y política meteórica
 Por: Sebastián D. Penelli
Foto del perfil de Facebook de Iván Heyn
Diez días antes de perder la vidaIván Heyn había consagrado una carrera profesional y política maratónica. Egresado de la Universidad de Buenos Aires con el título de licenciado en Economía en 2003, y con el master en Políticas de Desarrollo Industrial de la Universidad Nacional de General Sarmiento, Heyn tuvo su primer cargo público como asesor del Ministerio de Economía entre abril de 2006 y el mismo mes de 2008. 

Durante su carrera facultativa fue elegido presidente de la Federación Universitaria de Buenos Aire (FUBA), donde cimentó su carrera política. En 2001, con tan solo 24 años y cursando el cuarto año de Ciencias Económicas, se convirtió en el referente de una generación de jóvenes estudiantes descreídos de la política, pero que luego fueron incorporados a las estructuras del Estado de la mano del kirchnerismo. Fue el co-fundador de la histórica agrupación TNT (Tontos pero No Tanto), que solía repartir entre sus integrantes de Económicas las casacas con la leyenda "economista callejero" para las campañas electorales. Tiene el récord de ser el primer presidente de la FUBA en 18 años que no pertenece a Franja Morada.

A Heyn se le adjudica el mote de "economista de La Cámpora" junto a Axel Kiciloff, pero en el interior de la agrupación K sobran los testimonios que lo retratan distante de la actividad militante y lo acercan a la actividad intelectual. Eran sus amigos y compañeros de facultad quienes realmente estrecharon vínculos con Máximo Kirchner, inspirador de la juventud K. TNT es el verdadero punto de partida y el nexo entre Kicillof y Heyn.

Luego de reportar a los exministros Martín Lousteau, Miguel Peirano y Felisa Miceli,fue designado como subsecretario de Industria del Palacio de Hacienda. Ese cargo lo ocupó durante nueve meses, desde mayo de 2008 a enero de 2009. 

Cumplida su tarea en Economía, pasó a la gerencia de estudios macroeconómicos y sectoriales del Banco de Inversión y Comercio Exterior (BICE) y luego desembarcó en la presidencia de la Corporación Antiguo Puerto Madero S.A. en julio de 2010. En "La corpo", como se le llama a esa empresa privada de capitales estatales que comparten en partes iguales la Ciudad y la Nación, tomó las decisiones para generar el desarrollo del barrio más nuevo y exclusivo de la ciudad de Buenos Aires, mientras vívia en Constitución. Junto con Heyn también desembarcó en el directorio de CAPMSA el arquitecto Martín Reibel-Maier, de estrechos vínculos con La Cámpora. 

Con el aval de la presidente Cristina de Kirchner, Heyn se aferró al sillón en nombre del Estado del directorio de Aluar, la principal productora de aluminio del país, propiedad de la familia Madanes, en momentos en que el gobierno se lanzó a ocupar los espacios que le correspondían por posesión de acciones en firmas privadas tras la reestatización de las AFJP. 

Por orden de la Casa Rosada y con la pluma de Máximo Kirchner, Heyn fue candidato a legislador porteño testimonial en la lista que encabezó Juan Cabandié en las elecciones de este año y auxilió al senador y derrotado excandidato a jefe de GobiernoDaniel Filmus en los planes económicos para la Ciudad. 

Los últimos dos cargos actuaron de trampolín para llegar a ser el subsecretario de Comercio Exterior, una oficina gubernamental creada recientemente por Cristina enfocada, a la par de la Secretaría de Comercio Interior de Guillermo Moreno, en generar condiciones de competitividad del país ante un mundo en crisis.

En abril de 2011 Heyn escribió un texto donde en sus último tres párrafos queda explícito sus pensamiento político y económico y su visión de futuro para la Argentina. 

"Para que nuestro país siga generando riqueza y garantice un nivel de vida digna para todos sus habitantes es necesario profundizar el proceso que se inició en 2003. Ese proceso año a año ha favorecido la generación de producción industrial nacional, recuperando el empleo, recuperando la demanda de ciencia y tecnología y por lo tanto generando cada vez mejores condiciones de trabajo para la población".

"Este modelo de crecimiento tiene como sus principales beneficiarios a los trabajadores formales e informales, a los movimientos sociales que luchan por convertirse en trabajadores, a los intelectuales, profesionales y técnicos de la industria, a ciertos sectores del empresariado nacional y a los productores agropecuarios. Estos actores forman parte de una alianza social que estructura el movimiento político que debe defender lo logrado hasta ahora y profundizar este proceso. Es claro que cuando la emergencia de la miseria no presiona aparecen pujas, saludables, entre los distintos actores que conforman esta alianza, pero es fundamental no perder de vista que las coincidencias entre estos sectores son más que las diferencias".

"Y a no olvidarse: del lado de enfrente están los sectores rentistas que esperan ansiosos volver al país neoliberal que en los 90 dejó a más de la mitad de los argentinos debajo de la línea de pobreza".

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada