martes, 1 de noviembre de 2011

Antes fueron Joseph Stiglitz y Paul Krugman quienes aconsejaron que Argentina, aprovechando esta bonanza, se industrialice definitivamente para ocupar el lugar que están dejando los países europeos en crisis. Esta vez, quien opina lo mismo es, notablemente, un analista político chino, con cuyo país tenemos una relación casi colonial de exportación de productos primarios e importación de productos industrializados

La mirada de un especialista chino en Latinoamérica sobre CFK

“La reelección es un gran evento”

Sun Hongbo es especialista del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Academia China de Ciencias Sociales. En esta entrevista analiza positivamente el resultado del domingo pasado e imagina avances en la relación bilateral.

Por Marcelo Justo
/fotos/20111101/notas/na06fo01.jpg
Los presidentes Hu Jintao y Cristina Kirchner, en Beijing, en la visita de julio del año pasado.
Desde BeijingLa victoria de Cristina Fernández recorrió el mundo y China no fue una excepción. El especialista del Instituto de Estudios Latinoamericanos de la Academia China de Ciencias Sociales, Sun Hongbo, señala que el triunfo del Frente para la Victoria le permitirá a Argentina enfrentar la actual crisis económica mundial. En diálogo con Página/12, Sun Hongbo se refirió a la relación bilateral ante la incertidumbre que abre la crisis económica de los países desarrollados.

–¿Cuál es su interpretación de la victoria de Cristina Kirchner?

–Argentina está embarcada en un extraordinario proceso de desarrollo económico con un crecimiento anual de alrededor del 9 por ciento desde 2004, si quitamos el 2009 de la crisis económica mundial. La reelección es un gran evento dentro de la transformación política que vive Argentina que va a ayudar a unificar el país y mantener el actual crecimiento. Es fundamental tener el espacio político necesario para implementar una estrategia coherente en lo fiscal, monetario y comercial para hacer frente a la actual crisis económica global.

–¿Cuáles considera como los principales desafíos que deberá enfrentar el nuevo gobierno?

–A corto plazo la inflación, mantener el crecimiento y la creación de empleo, y mejorar la infraestructura, en especial apuntando a una autosuficiencia energética. A largo plazo creo que el Gobierno tiene que reorientar su política de industrialización para ganar competitividad en los mercados internacionales. Esto implica integrar mejor la economía en las cadenas de valor agregado, aprovechando este desplazamiento del centro de gravedad de las economías desarrolladas a las emergentes. Al mismo tiempo es fundamental que haya más inversión en la innovación técnica y la investigación para aprovechar la ventaja competitiva de Argentina en algunos sectores.

–Cristina Kirchner expresó recientemente que quiere que Argentina sea una potencia agrícola en el siglo XXI. ¿Es ésta la perspectiva de China para la relación bilateral?

–Argentina cumple un papel muy importante en el mercado internacional agrícola y es un importante exportador de soja a China. En 2010, Argentina exportó 4700 millones de dólares a China, pero la importación total de soja fue de casi 55 millones de toneladas, más de 25 mil millones de dólares. En este sentido, Argentina tiene todavía muchas oportunidades en China. Además de la posibilidad de atraer más capital chino para explotar su agricultura, ambos países pueden cooperar en investigación científica y tecnológica agrícola. En el futuro China se va a convertir en el principal mercado de productos agrícolas argentinos.

–El comercio entre América latina y China ha pasado de 10 mil millones de dólares en 2000 a más de 100 mil millones en 2009. Al mismo tiempo, en Argentina, Brasil y otros países de América latina hay preocupación por lo que parece el viejo modelo colonial de exportación de productos primarios a cambio de importación de productos manufacturados chinos. ¿Qué lugar ocupan Argentina y la región en la política estratégica china?

–En términos económicos China y América latina tienen un alto grado de complementariedad. Con el acelerado proceso de industrialización y urbanización de China, el acceso a los recursos naturales es fundamental para el desarrollo nacional. Pero aunque la estructura del comercio con la región ha mejorado, es cierto que sigue dominado por el comercio de los productos primarios. En este terreno hay espacio para mejorar. Además, América latina no llega al 10 por ciento del comercio mundial total chino. Un cambio interesante es que China ha aumentado su inversión directa en América latina. En 2010 hubo inversiones por más de 100 mil millones de dólares en la región. Si uno considera que China tiene hoy reservas de más de tres billones de dólares, se puede ver el potencial económico de esta situación. Pero la importancia de América latina no se limita a los recursos naturales y el comercio. En el actual panorama mundial hay una interdependencia política y diplomática que se percibe en las sociedades estratégicas que China ha formado con Brasil, Argentina, México, Venezuela y Perú. A nivel político, para China esta nueva presencia latinoamericana favorecerá la creación de un mundo multipolar y mejor gobernado. Esto ya se ve en las alianzas presentes en la Organización Mundial del Trabajo, el Fondo Monetario Internacional, el G-20 y el Banco Mundial.
© 2000-2011 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados
Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada