sábado, 20 de agosto de 2011

POPULISMO ARGENTINO: la mirada de un economista: “La forma de intervención del kirchnerismo en la economía, una forma de intervención emergente de la crisis del 2001, que tuvo que combinar el corto plazo con el largo plazo, provoca irritación en los sectores conservadores que la califican como populista en forma despectiva, cuando es virtud”. Alfredo ZAIAT.


De esta nota de Alfredo Zaiat que recomiendo enfáticamente leer a los de aquí, a los del Norte y a los de nuestro Este, es decir, a mis amigos que viven en los Estados Unidos de América o en Europa, quiero destacar algunas líneas del razonamiento usando “servilmente las palabras del autor”:
  • El análisis económico convive con la tensión entre el corto y el largo plazo.
  • Las áreas de gestión destacan el estado de situación inmediato.
  • Los profesionales del saber económico posan la mirada en el punto lejano.
  • John Maynard Keynes ilustró: “El largo plazo es una guía confusa para la coyuntura. En el largo plazo estamos todos muertos”. Los economistas se plantean una tarea demasiado fácil y demasiado inútil, si en cada tormenta lo único que nos dicen es que cuando pasa el temporal el océano está otra vez tranquilo”. Afirman así que las fuerzas del mercado terminarán solucionando todos los inconvenientes y sólo ofrecen esperar ese “largo plazo”.
  • La preocupación de Keynes era que llegar al “largo plazo” lleva mucho tiempo y en ese mientras tanto los padecimientos recaen sobre una mayoría vulnerable. Por eso, Joan Robinson, discípula de Keynes, agregó que “en el largo plazo estamos todos muertos… pero no todos al mismo tiempo”.
  • En la tensión entre el corto plazo y el largo plazo la discusión pasa por si el largo plazo es una suceción de medidas en continuado de corto que predeterminan ese objetivo en el tiempo lejano, o si se trata de una meta a la que se aspira y se disponen medidas para alcanzarlas.
  • Pueden ser ambos procesos a la vez y la debilidad en el abordaje de esa tensión es considerar que la correcta es una u otra estrategia de manera excluyente.
  • El gobierno kirchnerista nació en 2003 como emergente de la crisis política, social y económica de 2001. Surgió de un descalabro de proporciones y, por lo tanto, la intervención en la emergencia es una marca de origen aún vigente.
  • Por ello, su experiencia de gestión en el espacio de la economía adquirió características de administración adaptativa.
  • Frente a las crisis y diversos desafíos que irrumpieron en la escena local y que se siguen presentando, la orientación de las políticas para encararlos fue la más audaz:
    • La renegociación de la deuda en default.
    • La ruptura con el FMI.
    • La política de estatizaciones.
    • El  fin de las AFJP.
    • La resolución 125 de derechos de exportación móviles.
    • La asignación Universal por Hijo.
    • La utilización de las reservas para pagar deuda.
    • La estrategia defensiva del empleo.
    • El fomento de la actividad productiva y comercial interna frente a la crisis internacional.
  • Todas estas medidas fueron estrategias adaptativas que intervinieron en el corto plazo involucrando en forma decisiva la construcción del largo.
  • Esta forma de intervención provoca irritación en los sectores conservadores que la califican de “populista” en forma despectiva, cuando es virtud.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada