martes, 9 de agosto de 2011

Los commodities no escaparon al vendaval financiero, a excepción del oro, que se constituyó en el activo de refugio por excelencia. Los futuros y las operaciones físicas del metal registraron ayer nuevos máximos históricos al operarse en 1720 la onza en Estados Unidos. Los contratos más negociados, como el de diciembre, sumaron durante la rueda una diferencia de 61,40 dólares. En Londres la onza de oro al contado cerró en 1693 dólares.

La cotización del oro canalizó buena parte de la liquidez internacional que escapaba de las acciones y de las materias primas, alimentarias y energéticas, ante la presunción de un nuevo período de recesión mundial. El petróleo es uno de los commodities más castigados en las últimas semanas. Ayer perdió en Estados Unidos 1,59 dólar, a 79,52 por barril de WTI. El Brent perdió en Londres 1,18 dólar, a 105,56, luego de que el viernes pasado perdiera seis dólares.




MAS INFORMACIÓN AQUÌ

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada