sábado, 25 de junio de 2011

Una descripción de la pequeña burguesía argentina. O una descripción de la cabeza de señora gorda estupída, que habita todos los barrios de la ciudad, incluído Barrio Norte. No importa que sea genéricamente un señor, Mauricio Macri lo es, pero su mentalidad es de señora gorda de ruleros que se escandaliza por los movimientos sociales, el aborto y el matrimonio gay...

En este artículo Cuadro de Honor, con mucho humor, el sociólogo y secretario de redacción de Página 12, nos pinta la calaña de gente que posibilitó los golpes militares, la persecución a las clases populares y en general, la debacle argentina luego del primer peronismo. La parte más graciosa dice así: 


"La principal característica de ese nicho llamado “gente seria” es que, en primer lugar, la persona “no es política”, pero opina todo el tiempo de política, algo así como Mauricio Macri. Y la otra característica es que nunca participarían ni dormidos en procesos como los de los movimientos sociales. Estos movimientos no generan gente seria, sino gritones, exaltados y violentos. Moyano, Hebe, Milagro Sala van a la cabeza, pero también están las feministas machonas y los homosexuales histéricos, sobre todo el visibilizado, el que se mueve por sus derechos. Porque todos tienen un amigo que se quedó en el closet y que es una gran persona a pesar de ser homosexual; y hay miles de madres que han sufrido con estoicidad, pero en el silencio y el recato; hasta hay piqueteros tan buenos que no aceptaron los planes y ahora los apoyan los empresarios; y seguro que hasta puede haber un sindicalista que no roba."
Lamentablemente en la Ciudad de Buenos Aires esa calaña es la que gobierna. Entonces tiene una policía que persigue a los que venden viagra por Internet (sic); clausuran farmacias que venden supuestas píldoras abortivas; se meten a las patadas en el consultorio de un cirujano a quien acusan de "ejercicio ilegal de la medicina". Claro, una vez que entraron, no era ejercicio ilegal, pero mientras tanto, pincharon los teléfonos y correos electrónicos de toda su familia y amigos. 


Mientras tanto, las actividades políticas de estas/os señoras/res pequebu son votar abroquelados en contra no sólo del matrimonio homosexual, sino antes, de la tan light ley de matrimonio civil; realizar innúmeros seminarios en contra del aborto con representantes republicanos norteamericanos del Tea Party; y perseguir a los pobres, que,  ni hablar,  es su deporte preferido: sacan a patadas a los que duermen en las calles; dejan los hospitales públicos sin los elementos para una atención estándar, y a los maestros les pagan menos que lo que se les pagó históricamente. En una de las ciudades más caras del mundo,(porque convengamos que si no fuera por el subsidio al transporte y a los servicios, que realiza el Gobierno Nacional, los porteños no podríamos vivir aquí) los maestros de la Ciudad por antonomasia, Buenos Aires, ganan menos de la mitad que gana un docente en cualquier otra parte del país. Lamentable, por un lado, y pavoroso por otro. 


Recomiendo enfaticamente la lectura de este articulo de Luis Bruschtein porque más allá del humor pincelado al principio, describe luego, (con la agudeza que caracteriza a este escritor), los movimientos sociales en Argentina, y la relación inteligente que los gobiernos Kirchner lograron con ellos. Lo que la oposición califica de "cooptación", en realidad ha sido una forma de integrar ciudadanía, con un gesto nacional y a la vez liberal en el sentido más primigenio de la palabra, aquel que le dio por ejemplo Abraham Lincoln.  

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada