domingo, 26 de junio de 2011

Con la elección de AMADO BOUDOU como candidato a Vicepresidente de CRISTINA FERNANDEZ DE KIRCHNER se consolida el perfil LEFT-LIBERAL que imprimió la Presidenta a su gestión.



La reestatización de los Haberes Previsionales a la ANSÉS (Administración Nacional de la Seguridad Social) fue el punto más avant-garde  de la gestión del la presidenta Cristina Fernández de Kirchner que la puso un paso más allá de la gestión de su fallecido marido. Con esa decisión, los aportes de los trabajadores, cautivos de financieras, volvieron al Estado, y también volvieron al Estado, las acciones que esos bancos financistas tenían en Empresas Privadas. De esa manera el Estado recuperó una capacidad de manejo de la economía que había perdido emblemáticamente en los '90 neoliberales.

El ANSÉS no sólo administra pensiones y jubilaciones, sino todo lo que tiene que ver con la seguridad social. De modo que no sólo se amplió la capacidad de otorgar jubilaciones a ciudadanos que habían trabajado casi toda su vida en trabajos informales, sin aportes (la cifra de nuevos jubilados superó el millón) y les otorgó un aumento pautado por diferentes mecanismos (costo de vida, canasta familiar, etc) dos veces al año; sino que  posibilitó muchas cosas más que enumero debajo.

Ese nuevo esquema económico permitió estar presente con un Director nombrado por el Estado por el legítimo derecho que le daban las acciones ahora en su poder. De ese modo se pudo controlar que se cumplieran leyes de inversión y los tiempos de repartir ganancias. Hasta ese momento empresas importantes, como la mayor productora de Acero de Latinoamérica, Techint, repartía ganancias extraordinarias incumpliendo las leyes del país, que indican que una parte de las ganancias debe ir a la inversión.

Luego, la Asignación Universal por Hijo (AUH), también salida de la ANSÉS,  posibilitó que cientos de miles de familias pobres pudieran con ese dinero mandar a sus hijos otra vez al colegio, lo que hizo explotar la demanda de enseñanza primaria y secundaria en todo el país. La entrega de netbooks a todos los alumnos de las escuelas públicas a lo largo y a lo ancho de la patria; y la entrega de decodificadores digitales a jubilados y familias pobres, para acceder a la nueva televisión surgida a partir de la Ley de Medios Audiovisuales (otra de las revoluciones del gobierno de Cristina), fue posible por ese acto mayor: la reestatización del sistema de pensiones y jubilaciones.

Todos son rasgos revolucionarios en una época de crisis mundial que permitieron que Argentina no sufriera ni un poquito, porque en cuanto se paralizaba una fábrica, la ANSÉS garantizaba los sueldos de los obreros para que la fábrica pudiera seguir funcionando. Esos rasgos, esas ideas, repito, nos venimos a enterar ayer, que fueron ideados y  entregados a la Presidenta en un proyecto, por el actual Ministro de Economía de Argentina, y desde ayer candidato a la Vicepresidencia de la Nación, en el binomio Cristina-Amado.

Cuando le entregó el proyecto a la Presidenta, Boudou, según relató ella, le dijo: "este es el momento para tomar la iniciativa y evitar coletazos de la crisis financiera internacional".

Lo que resulta increíble y a la vez feliz es que BOUDOU, un economista que militó en el liberalismo de Alsogaray en su juventud, y luego hizo su maestría en economía en la universidad CEMA, baluarte del neoliberalismo de los '90, (universidad en la que fue profesor titular de economía de empresas), fuera el autor de tal proyecto que dio vuelta el sentido común instalado desde hace 20 años o más por el liberalismo economicista.

La política por encima de las corporaciones y de los economistas,  comenzó nuevamente a formar parte del sentido común de los argentinos, sobre todo de los jóvenes; y ese nuevo sentido común, que devolvió a los jóvenes a la militancia política, que llenó las calles de jóvenes de todo el país, cuando murió Néstor Kirchner, lo inició, junto a Cristina, un joven militante liberal y economista, para más datos.

¿Paradójico? No. Fue un acto de lucidez y coraje frente a los tiempos. Un acto inmenso de generosidad intelectual y generosidad del corazón. Como dijo el entrañable escritor Adolfito BIOY CASARES una vez, "para evitar fanatismos, es mejor saber desdecirse de vez en cuando".

Cómo no nos va a poner orgullosos la fórmula que anunció la presidenta ayer. Se trata de un avance de la conciencia colectiva hacia un liberalismo de izquierdas, como lo llaman los anglosajones (left-liberals), que simplemente entiende como bien lo ha explicado John Rawls en su Teoría de la Justicia que el Estado no debe meterse en nuestras elecciones de la vida buena (el matrimonio igualitario fue un gesto liberal enorme en ese sentido y para el que el Ministro de Economía trabajó mucho); pero el Estado debe garantizar que todos los integrantes de un pueblo tengan las mismas oportunidades en la "línea de largada" de su carrera por la vida. Después de que el Estado garantizó una educación, una salud, y una dignidad (el tema del derecho humano a la autoestima lo trabaja otro left-liberal brillante Ronald Dworkin), cada uno puede hacer legítimamente y con todas la herramientas, lo que quiera con su vida. Esto se llama "justicia social" aquí, y en Canadá

Por la profundización de esta etapa que significó el gobierno de Cristina Fernandez de Kirchner yo voto la fórmula CRISTINA-AMADO.

MarioLuis

Detalles sobre la biografía del candidato aquí y aquí. Detalles sobre la decisión y el acto en que Cristina procamó candidato a Boudou, en ésta nota de Marín Granovsky

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada