lunes, 16 de mayo de 2011

Lasx tensiones que enfrentan los países llamado PIIGS, se deben a que su estructura productiva es muy elemental y exportan a un mercado poco dinámico que es la propia Eurozona. Mientra por ejemplo, Alemania, exporta productos de alta tecnología a países de mercados en expansión, como los llamados BRICS. Los países que se mantuvieron fuera de la eurozona, como Suecia, Iinglaterra, Polonia y Hungría, han podido superar esas diferencias productivas por medio de la devaluación. Pero los países PIIGS que rápidamente entraron en la zona euro, se endeudaron en euros y de salir quedarían de todos modos atrapados en unas deudas monstruosas en euros, con una estructura productvia primarizada de todos modos.

Agustín D’Attellis Economista de La Gran Makro 
y  Leonardo Pataccini  Magister en Historia Contemporánea. Investigador del Departamento de Economía Internacional de SIDbaires (www.sidbaires.org.ar).

 Analizan con lucidez la crisis fenomenal que están viviendo los países denominados  PIIGS, frente a la poderosa Alemania, y a los países que se negaron a entrar al la zona euro como Suecia, Gran Bretaña, Hungría y Polonia, que pudieron devaluar y salvar la situacion.  El análisis de las diferentes estructuras productivas y de comercio internacional que son la causa de la desgracia de los PIIGS, es analizado por el economista Agustín D'Attellis en un artículo que pude leerse aquí y que sintetizo debajo:


La aparición de las  tensiones que enfrentan los países denominados PIIGS (Portugal, Italia, Irlanda, España y Grecia) ponen en evidencia los problemas que enfrentan países con diferentes mercados de trabajo y productividades al resignar su política monetaria y cambiaria. El costo laboral unitario ajustado por productividad en Grecia creció casi un 30 por ciento desde el año 2000 en adelante, mientras en Alemania se mantuvo prácticamente constante durante el mismo período. La convergencia en los niveles de productividad esperada ex-ante nunca ocurrió en la realidad. Esta situación generó una apreciación cambiaria real, agravada por la fortaleza del euro durante los años previos a la crisis. La evidencia de esto fue la modalidad de absorción del shock de países europeos que se mantienen fuera de la Eurozona (Gran Bretaña, Suecia, Polonia, Hungría, entre otros), que permitieron un deslizamiento de sus tipos de cambio.

Esta diferencia intrazona en la evolución de la situación externa de Alemania y Grecia en los últimos años encuentra una explicación en las características de los productos que cada uno de estos países orienta al mercado externo. En el caso de Grecia, como en otros países Piigs, estos productos son de baja sofisticación y tienen como destino mercados poco dinámicos –países de la Unión Europea–, mientras que en el caso de Alemania se trata de productos sofisticados y que encuentran destino en economías dinámicas –Brasil, Rusia, India y China (BRIC)–. Esta situación lleva a concluir que una devaluación no solucionaría la asimetría interna. La situación actual es compleja. Elevados niveles de deuda en relación con el PIB (143 por ciento) genera la visión en los mercados de que el cumplimiento de los pagos se dificultará. Este comportamiento se refleja en subas de las tasas de interés de los títulos, que condicionan sus necesidades de financiamiento futuras.

Por su parte, el historiador Leonardo Pataccini, cuyo artículo puede leerse en el mismo link de arriba, aporta evidencia empírica con la descripción del caso de Letonia, cuya similitud con la Argentina del 1999-2001, con las mismas recetas del FMI (blindajes, por ej.) está en el infierno, de una manera tan similar a lo que sufrimos en nuestro país, que al menos da pavura pensar en otro modelo de desarrollo que el que se está llevando a cabo desde los gobiernos del Dr. Duhalde, el Dr. Kirchner y la actual Presidente Dra. Cristina Fernandez Vda. de Kirchner. 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada