jueves, 5 de mayo de 2011

La metáfora de la guerra contra el terrorismo no ha sido banal, sino útil para mantener a la población estadounidense en un VAGO E INTERMINABLE MIEDO


La metáfora  de la guerra contra el terrorismo no ha sido banal, sino útil para mantener a la población estadounidense en un VAGO E INTERMINABLE MIEDO, que recuerda a aquella vaga guerra sin fin de Big Brother, en  1984 de Orwell.  Una"guerra contra el terrorismo"  fue un compromiso permanente y justificó cualquier medio para tal fin. Tanto la administración Bush como la de Obama  usaron esta "guerra" como justificación para socavar lo mejor de los principios estadounidenses. Hemos sido testigos del avasallamiento de los principios internacionales sobre derechos humanos, la detención ilegal de miles de mujeres y hombres, la aprobación de la tortura.

Durante la desesperante II Gran Guerra, hubo una amenaza aún mayor a la existencia de la nación de los Estados Unidos que la que enfrenta hoy. Entonces,  El Presidente Roosvelt, le dio a su país una visón de esperanza (no de miedo). Una década antes, durante la Gran Depresión ( otra grave amenaza al espíritu nacional y a la unidad), Roosvelt le habló a una nación temerosa diciéndole que a lo único que había que temer era al miedo en sí. Hoy el Presidente Obama y su equipo tienen la oportunidad de interrumpir la cadena imaginaria de un pueblo luchando contra el terrorismo en un estado miedo permanente. 

Por supuesto que todos vivimos en la sombras del 11 del Septiembre- un crimen de una magnitud monumental. Pero el terrorismo no es un enemigo que amenace la existencia de la República de los Estados Unidos de América; la responsabilidad de los estadounidenses desde ahora sería la de no socavar los verdaderos valores que los han definido como nación, para sí mismos y para el mundo. 

Este epígrafe es una libre y breve traducción al español del artículo de una las editoras de THE NATION Kathrina VANDEN HEUVEL que puede leerse aquí 


Katrina vanden Heuvel

EDITOR AND PUBLISHER
Katrina vanden Heuvel has been The Nation's editor since 1995 and its publisher since 2005.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada