domingo, 15 de mayo de 2011

LA ARISTOCRACIA OBRERA EN ARGENTINA al propio Perón le impidió erigir un Estado Protector cabal, como alguna vez lo tuvieron en total plenitud, para la misma época del primer peronismo, Suecia, Finlandia y Noruega, basados en un Pacto de Clases, Solidaridad Salarial, Empresas Competitivas para la Exportación, y un Estado Protector. La imposibilidad de Perón de construir un Estado de Bienestar, era intrínseca a su ideología, más corporativista que socialdemócrata, y a su visión cortoplacista del pleno empleo, sin pensar en construir una economía competitiva hacia la exportación, idea que sí tenían clara los socialdemócratas de los países nórdicos.

English Abstract


THE ARISTOCRATIC  WORKERS IN ARGENTINA. Perón himself was prevented from erecting a total Welfare State, as they once were to the fullest, for the same period of the first Peronism, Sweden, Finland and Norway, based on a Class Pact, Solidarity Wage, Companies export competitiveness, and a Protector State. Peron's inability to build a welfare state, was intrinsic to their ideology:  a more corporate one than a  social democratic policy one; and Peron short-term vision of full employment, without thinking about building a competitive economy toward exports, which was a clear goal of ​​the Social Nordic countries, by the time.

La aristocracia obrera argentina está en el Paraíso, y es sólo un tercio de la masa de asalariados. Mientras que el resto recibe las migajas de la masa salarial, con una atención precaria de la salud y ningún otro beneficio. Por lo demás impide que los trabajadores en negro, precarizados y/o tercerizados puedan acceder de mejor modo al mercado de trabajo. 

En una larga nota El discurso del método que puede leerse aqui Horacio Verbitsky sobre el discurso de la Presidente de la Nación  Dra. Cristina Fernández Vda. de Kirchner que puede leerse y verse aqui; Verbitky  cita al sociólogo Artemio López, en un párrafo que desnuda la interna sindical que presiona al Gobierno de la Presidente de la Nación Cristina Fernández Vda. de Kirchner. 

No hay nada novedoso, a Perón le pasó lo mismo. Jamás pudo levantar un Estado de Bienestar. Lo poco que se hizo fueron las Obras Sociales Sindicales y el sistema de salud hospitalario publico y gratuito que diseñó el santiagueño Dr. Ramón Carrillo, durante la primera presidencia de Perón.

Lo inédito, esta vez, es que el discurso de la Presidente de la República del jueves pasado desnudó por primera vez esta situación desde un gobierno peronista, puesto que  señaló implícitamente que siempre defendería al trabajador pero que nunca se dejará extorsionar por los sindicatos si actúan como corporaciones, en síntesis la Presidente  apuntó a que la nula solidaridad salarial existente en Argentina hace que el tercio de los trabajadores mejor rentados reciba casi dos tercios de la masa salarial mientras que el tercio que menos ganas recibe apenas el 9,8 % de la masa salarial, y también, lo que no es nada poco, al sistema corporativo de las organizaciones sindicales que diseñó el mismo peronismo.
Cuenta Verbitky, con ayuda de las cifras de Artemio Lópe,  los entretelones de la pulseada entre la Presidente Cristina Fernández y la CGT que le exigía subir el piso del impuesto a las ganancias:  "Por esos días, la CGT reclamaba con insistencia la elevación del mínimo no imponible del impuesto a las ganancias. El gobierno se resistió todo lo que pudo, con argumentos que nunca hizo públicos pero que lo hubieran merecido. En Estados Unidos, Italia y Gran Bretaña el impuesto a los ingresos de las personas llega al 11 por ciento; en Alemania casi al 10 por ciento y en Francia al 8 por ciento. En la Argentina apenas es del 1,6 por ciento. Como sólo afecta a los trabajadores de altos ingresos y su tasa se eleva según el nivel de las remuneraciones, es un impuesto progresivo. Un estudio del sociólogo Artemio López muestra que el mercado de trabajo formal privado concentra ingresos en la cúpula salarial (la llamada aristocracia obrera), de modo que el tercio de trabajadores de mayores ingresos recibe casi dos tercios de la masa salarial total, en tanto el tercio que menos gana accede apenas al 9,8 por ciento. Para López, esta gran brecha salarial entre trabajadores se debe a la diversidad del sistema productivo, pero también a las modalidades dominantes de representación gremial, y debiera ser tenida en cuenta al analizar las causas de la continuidad en el tiempo del patrón de inequidad y 'el sostenimiento de niveles de pobreza superiores al 25 por ciento de la población, incluso en situación de virtual pleno empleo'."

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada