lunes, 16 de mayo de 2011

BEATRIZ SARLO: KIRCHNER 2003-2010




Compré el último libro de Beatriz Sarlo  con el ánimo de discutirlo. Pero sinceramente sería una tarea inmensa para un libro que no vale la pena.

El título prometía la descripción de su personaje, y el prólogo anunciaba que no sería un panfleto.

Sin embargo, hasta la página 165, el difunto presidente no aparece ni una vez. Si aparecen una y otra vez críticas a lo que ella denomina "kirchnerismo": el programa del canal público 6,7,8, -que según Sarlo debería pagarlo Cristina de su bolsillo, porque lo emite el  canal del Estado que pagamos todos-; en cambio su crítica a Duro de Domar, que se transmite por un canal privado, se limita a considerarlo un programa estúpidamente fashion para ser kirchnerista (sic). Después se dedica a criticar al "kirchnerismo" de los intelectuales de Carta Abierta, porque son tan anticuados que siguen actuando como un gueto de la Academia, pues no usan ni twitter, ni facebook ni las redes sociales y sus mensajes aparecen en documentos que nadie lee; y finalmente se dedica a criticar el vestuario "chillón" (sic) que usaba la Presidente hasta que quedó viuda.

Al resto de las 165 páginas las rellena utilizando su análisis de las redes sociales 2.0, con el mismo estilo superficial a que nos acostumbró desde su entrada al gran público con el elemental Escenas de la vida posmoderna, que la catapultó como "la intelectual" del gran público argentino (casi como Clarin).

Supongo que Sarlo es más conocida por gente que jamás leyó literatura, salvo el suplemento de LA NACIÓN y algún bestseller.  Mientra que una critica incisiva y brillante, como Josefina LUDMER, es una ilustre desconocida para el gran público -aunque diga y desnude cuestiones mucho más fundantes e interesantes que SARLO; porque Beatriz Sarlo da para todo.

De las apenas 230 páginas del libro, en letra bien grande, como dije antes,  Néstor Kirchner aparece recién en la 165, capítulo VI. Debo reconocer que me asombra su reconocimiento y admiración al personaje, por cuestiones que pensé que jamás reconocería. En algunos casos hasta levanta vuelo literario describiendo la personalidad de Kirchner como un animal político, y contrastándolo con los neopolíticos de estilo Celebretyland, como Macri, o De Narvaez, a quienes deja por el piso (junto a Reutemann y Palito Ortega).

Quiero dejar constancia que desde que escuché sus primeras conferencias antikirchneristas, organizadas por LA NACIÓN, hace ya 6 o 7 años, se lo pasa repitiendo que el/la politico/a más brillante de los años de democracia es Elisa Carrió. Lo repite en el libro, y lo repite en el último reportaje que da sobre el libro a la revista Debate, que puede leerse aquí -lo recomiendo porque quien la reportea, Carolina Keve le repregunta con mucha inteligencia y lo gracioso es que hasta no la deja mentir con respecto a lo que dejó escrito en el libro que nos ocupa.- 

En contraste con su constante admiración por Carrió,  Sarlo afirma en ese libro, en ese reportaje, y en tantos otros más -es decir, incansablemente-.  que Cristina es el politico/a menos interesante que ha producido esta democracia ("dicen que fue una buena legisladora", afirma con desparpajo Sarlo de Cristina,  ninguneando de una manera increíble a una de las mejores legisladoras que tuvo esta Democracia, justamente). Claro, como me escribió un sociólogo amigo cuando le comenté esto que escribo:

 "A veces desearía que Cristina no agarrara. No cabe duda que sería una instancia Hegeliana: muerto el enemigo, aquel que justificaba mi existencia a partir de su negación _el NO de la oposición_ desaparezco yo. Y creo que se bajan más raudamente que Pino o Macri, o son presa de un miedo similar al de Lopez Murphy en el 2003, cuando La Nación lo convenció que era el próximo Presidente. Yo contabilicé al blog de Mendieta y a Eva Row, ambos en Derek dice. Sé que hay muchos más. Sí, lo de Sarlo es patético, pero, tal vez tenga razón al decir que Cristina es el /la politico/a menos interesante que hemos tenido. La coherencia no es interesante. La previsibilidad, tampoco. Si soy un buscador de freaks, y, convengamos que el piné intelectual de Sarlo no da para más, es obvio que Elisa, Néstor, Menem, De La Rua, Duhalde, son más interesantes. Un Néstor que pelea con el FMI, con Bush, que propone una OPEP de la soja, que se relaciona con Krugman o Stiglitz, y que humilla a los milicos es realmente interesante y ADMIRABLE. En cambio, Cristina se limita a ser la mejor presidenta de la Argentina. ¿Qué interés puede tener ello? Una mina que baja línea en cada discurso, que en Europa, vengo de allá, es reconocida y admirada.., ¿qué interés puede tener para una buscadora de clowns de circo?."

Creo que mi amigo sociólogo tiene razón, y lo dice mejor que yo.

2 comentarios:

  1. Es evidente que Sarlo ha leído de todo, no solo literatura, sino mucho de sociología y un poco menos de teoría literaria. Con ello hace paráfrasis aleatoria sin citar. He aquí su fórmula para hablar de cualquier cosa y editar libros como ristras de chorizo.

    Tan diferente a la forma de trabajo de Josefina Ludmer. Cada libro de ella es epocal, trabajado minuciosamente desde la teoría y completamente original.

    ResponderEliminar