martes, 5 de abril de 2011

El 28 de febrero último falleció Miguel Angel Lens. Un poeta español que jamás quiso volver a España (de clase media alta podía vivir sin trabajar allá o aquí, eso nunca fue problema), porque lo fascinaba vivir en un país que se está haciendo, como Argentina.

A Miguel Ángel, de quien debajo dejo algunos de sus poemas homoeróticos en homenaje para que circulen al modo digital. A él le gustaba regalártelos en papel cuando te lo cruzabas por la avenida Corrientes.

Aunque había nacido y vivido en España mucho tiempo, Miguel Ángel es parte de la poesía más argentina, rítmica, dulce y audaz a la vez que se ha escrito en el tono gay de Buenos Aires.

Mi homenaje a Miguel Ángel, es un homenaje al hombrecito que como a un duende feliz te lo cruzabas por el circuito cultural de Buenos Aires y te regalaba un inesperado y precioso poema.  Un homenaje a quien  conoció lo mil barrios porteños palmo a palmo, y de cada uno legó  divertidos e  inquietantes poemas que nos cuentan su linda mirada: del barrio,  del amor de dos jóvenes varones (los adorados "chongos") , y, finalmente:  la mirada limpia de un español en Buenos Aires, impregnado ya de  compadres, de ritmo de milonga, del rock and roll de por aquí; todo usado como un mito fundante que acompasó siempre la sintaxis de sus poemas. 

Miguel Ángel Lens



Miguel Ángel Lens
Quince breves poemas de seda y de verano





Caballero de la dulce figura

voluptuosa temeridad
de galancito
en parábola
de abeja…


El bello durmiente
en su dulcísimo cuerpo desnudo
un gesto (luna errante)
de mis sueños



Pequeño hechicero
dulce prisa de gozar........Sandro Penna
pantaloncito rojo
fogueando las curvas

y un gramo de frula
platinando el bolsillo

el pañuelo al cuello
para excitar al viento

y la noche que avanza
como un remolino




"Acople"


este tipazo es
flor de pentagrama

eco de viola morena
retumba en su mirada
el parche recaliente
de la madrugada

yo toco la tensa fusa
de su sexo erguido
afino el acorde prepotente
de su deseo que no acaba

cucheta de acoplado
sus chupones resuenan
y una caja de jadeos
me empalaga

(yo estoy
en clave de luna)

él es
corchea
semicorchea
motor parado echando humo




Consejo de una mariposa lechera
que se posó en el buzón
de la esquina
al amanecer


no te enamores niño
de ese chonguito
que patea
y rebuzna
como un burrito




Esta noche o nunca
............"¡Sos como el 60,
andás por todos lados…!"
¡Che…
flaquito!

¿de qué barrio sos?
¿te copan Pink Floyd
Hendrix
Los Stones?

¿nos echamos
un polvo?



Fuego en dársena sur

lo que aquella madrugada en el puerto
cambió el rumbo de mi destino nocturno
dejándolo encadenado para siempre
a un vertiginoso recuerdo
de deseo hecho cenizas
fue un fogoso soldado
de temible verde oliva
quien por tierno equívoco
desde una garita
me gritó: "¡muñeca…
no te mueras nunca!"




"Princesito"
Y el rocío era su loción de aurora…
................................André Gide
un gran ramo
de levantes perfumados

remerita rosa
dejando ver el ombligo
y la cintura
para que eche el lazo
el brazo fuerte y velludo

el rubiecito
con su lengua de cachorro
lame la dura dulzura
del pintón transeúnte

(sólo arpegios de placer
en la noche caliente
y zaguanera…)

desde el umbral
un sombrío custodio
espía
y se masturba





Bello y despierto

yiraba a toda hora por la calle Lavalle
se levantaba todo lo que encontraba
en su recontrajunado camino
pero un día dijo basta
y entró al seminario
a levantarse a
Dios




Chonguito


saltando los muros ardientes
echó las primeras redes
del amor

y con una rama dorada
construyó su propia corona

"Rey de los Terrenos Baldíos"
le decían sus pequeños súbditos
entre los arbustos

(cada amiguito era un pajecito
dulcemente violado)




Rubén y Darío entre las zanjas

era una cortada olvidada
donde dos muchachos en la medianoche
se encontraban

y el eco de los chupones
se escuchaba como zambullidas
de rana

y era un barrio rana
de prosapia grillera y profana
como una memoria vana




Suerte de enamorado


espía
por la ventana
de seda y de verano
imagina la caricia áspera
del morocho más sexy del barrio

el rubio adolescente
(encerrado de prepo
por su padre milico)
sueña con el amor furtivo
del tiempo que le toca




Oscura Belleza

en las noches profundas
cuando la soledad y el silencio
llegaban a tu carnal morada con
la ofrenda extraña del presentimiento

vos salías a buscar
al misterioso señor Adonis
por los andenes desiertos
del deseo

(el señor Adonis era por aquel entonces
un chico de piel oscura
que vendía diarios
en los trenes…)



CALLEJÓN


llovizna
y los dos entre los tachos de basura
haciendo el amor anónimo bajo
las estrellas borrosas

llovizna sin preguntas
nos besamos lengua con lengua
un nudo de lenguas
y nos miramos eternos los ojos clausurados

en la noche rasposa se retuercen
melodiosos y enmarañados:
bigote de cana con
bigote de gato...




DE LUZ Y DE SOMBRA


el señorito rependejo
sacó de la galera
un nuevo levante
con bigote de supercana
y bastón de mando sadomasoquista

el mágico señorito
(pionero profundo
de la democracia celeste)
también sacó de la galera
un ramito perfecto
de "nomeolvides"


Este poema fue seleccionado para integrar la antología de poemas Kavafianos extranjeros titulada "Conversando con Kavafis", edición del Centro del Idioma Griego, de la ciudad de Tessalonica.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada