lunes, 27 de diciembre de 2010

ESPAÑA NECESITA RELAJARSE, Entrevista al filósofo Político Irlandés Philp Pettit, por elPeriodico.com

ENTREVISTA A PHILIP PETTIT, FILÓSOFO Y POLITÓLOGO

MARGARITA SÁENZ-DIEZ TRIASPhilip Pettit
Prometió a Rodríguez Zapatero que haría un balance de sus tres años de Gobierno, y esta semana lo ha presentado en Madrid. Irlandés de nacimiento, autor de la teoría del republicanismo cívico y profesor universitario, ahora en Princeton (Estados Unidos), no oculta su satisfacción por el “pensamiento republicano, centrado en el ciudadano” del presidente del Gobierno. Pettit advierte de que no es ni amigo ni consejero del inquilino de la Moncloa.
–¿Puede ser imparcial con Zapatero, que es su discípulo predilecto?
–Imparcialidad puede significar no tener ningún prejuicio personal. En ese sentido, mi análisis es imparcial. Estaría muy preocupado si él dijera que ha seguido mis principios sin haberlo hecho.
–¿El programa socialista fue fiel a los principios republicanos?
–Sí. Zapatero tomó como ideal la libertad en el sentido de la no dominación, y lo aplicó en dos áreas, al asegurar los poderes de los más débiles y vulnerables, y al poner limitaciones al propio Gobierno.
–¿Leyes como la de violencia de género, la de igualdad, la de ayuda a los dependientes o la del matrimonio homosexual son representativas de la ideología republicana?
–Todas ellas están dirigidas a dar poder a los vulnerables, a asegurar su libertad. Tradicionalmente, las mujeres han estado en desventaja frente a los hombres. Los incapacitados, lo mismo en relación con los no impedidos, y también los que tienen una orientación sexual minoritaria.
–Es sugestivo.
–En la tesis republicana, una prueba básica es comprobar si puedes mirar directamente a los ojos de otro, sin miedo, sin deferencia. El presidente, al introducir la ley de matrimonio homosexual, preguntó: ¿puedes mirar a un homosexual a los ojos y decirle “eres un ciudadano como los demás”?
–¿Los cambios hechos en TVE suponen una pérdida voluntaria de capacidad de dominio?
–Esa es otra de las caras del ideal republicano. No solo hay que fortalecer a los débiles, sino restringir la presión del Gobierno y hacerla más responsable y transparente. En las democracias es necesario tener una televisión pública independiente.
–¿Zapatero ha limitado el potencial de los grandes poderes privados?
–Es muy difícil juzgarlo. La reducción del impuesto de sociedades hasta el 30% es un buen ejemplo. En esta cuestión, me gustaría que el Gobierno de Zapatero abogara por una política conjunta en Europa para evitar carreras unilaterales a la baja.
–¿Por qué dice que España es una “ciudadana mundial de excepción”?
–Porque ha aumentado su ayuda a otros países, porque ha establecido a través de la ONU la Alianza de Civilizaciones y ha actuado como buena ciudadana en el contexto europeo. Creo que es positivo también que España mantenga abiertos los contactos con Cuba y Venezuela, a pesar de la desaprobación de EEUU.
–Aplaude la legalización de 700.000 inmigrantes. ¿Haría lo mismo con la política de repatriaciones?
–Nadie tiene derecho a establecerse ilegalmente en otro país, pero cuando hasta 700.000 personas viven sin papeles hay que partir de cero. En justicia, para esas personas y sus familias la única respuesta lógica es la regularización. Incluso el presidente Bush aboga por eso en su tierra. Pero es muy necesario que el Gobierno busque acuerdos con estados africanos para detener y paliar el asunto en su origen, para que la gente no muera ahogada en el mar.
–¿Está de acuerdo con esta definición: la política económica estructural de Zapatero es liberal y la redistribución es socialdemócrata?
–Sí. La manera republicana de ver las cosas tiene una idea unificadora del no dominio. Eso explica el apoyo a una economía liberal, como parte de la infraestructura, mientras los sistemas sociales garantizan el Estado del bienestar, sin olvidar una exigencia de transparencia al Gobierno.
–¿Diálogo con ETA sí o no?
–Creo que el Zapatero tenía razón al intentar un diálogo con ETA. Cualquier Gobierno sensato –Aznar, Blair– busca hablar para conseguir la paz. Esa supuesta pureza moral que afirma “no hablaremos con nadie” es contraproducente.
–Ante el Estatut se alertó incluso del riesgo de balcanización.
–La unidad de España está asegurada porque es miembro de la Unión Europea. Ninguna parte de un Estado puede separarse y ser admitida en la UE, porque los países miembros no incentivarían algo que no les conviene. Hablar de balcanización es irresponsable.
–Lo hizo Aznar.
–No conozco esas declaraciones. Pero alertar de esos riesgos genera miedo y lamina la cooperación y la amistad entre las diferentes partes del Estado. España necesita relajarse. La dispersión del poder es buena para la democracia. Crea más responsabilidad local, más participación, y los distintos centros de poder actúan como elemento equilibrador, que es una idea republicana.
(Fuente: elperiodico.com)
Ads by Google
Google AdWords te premia
En diciembre te regalamos $250 para Google AdWords. ¡Entrá y Anotate!www.PromoGoogleAdWords.com


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada