sábado, 30 de octubre de 2010

El kirchnerismo y la Escuela de Francfort



Para quienes venimos de la militancia no peronista; los que fuimos alfonsinistas convencidos, por ejemplo,  y que,  por una cuestión generacional o de otra índole (ejemplo, algo de gorilismo),  no pudimos ser kirchneristas, comienza a haber una sensación rara de que este colectivo nos incluye de alguna manera.

¿Por qué digo esto?  Porque creo que el “kirchnerismo” además de representar un modelo de sociedad  inclusivo implica una forma de hacer política que prefiere y necesita de la praxis, más que de las cámaras. Modelo y praxis que nos había convocado a la política hace 30 años y que abandonamos creyendolos utopías perdidas.

Un modelo que implica poner el cuerpo, por los desprotegidos, por los que menos tienen y también por los que padecen cualquier violencia. En otras palabras, un modelo que necesita de la militancia, o por lo menos de poder ver, como lo expresó HORKHEIMER en aquella conmovedora conferencia a su regreso a la Escuela de Frankfort después de la guerra, que “Si miro a mi alrededor (…) tengo que pensar forzosamente que en cada instante, en diversos lugares de la Tierra hay personas que son torturadas y que tienen que vivir en condiciones horribles: en el miedo y en la miseria. El hambre no es siquiera lo peor, sino el miedo ante la violencia Y seguramente constituye una de las tareas de la TEORIA CRITICA el declarar esto”. (Horkheimer, Max. Sociedad en transición. Estudios de filosofía social. Planeta Agostini, Barcelona, 1986. Cáp. 5. LA TEORÍA CRÍTICA, AYER Y HOY, transcripción de una conferencia libre pronunciada en Venecia en 1969.

Las declaraciones de Ricardo Alfonsín, como las de Leopoldo Moreau después de visitar a Cristina para expresarle su pesar son elocuentes en ese sentido. Ambos  coincidieron que iban a despedir a un militante del campo popular y a brindarle todo el apoyo a otra gran militante que es la Presidente de la Nación, "inteligente", "lúcida",  "capaz", como la calificó Moreau a la salida de la Rosada, a quien "todos vamos a apoyar".

Más elocuente al respecto resulta el hecho de que Cristina recibió a Leopoldo Moreau en privado y lo abrazó diciéndole: "mandale un cariño a tus hijas que son tan militantes".

Debajo pego una nota impecable, de David Cufré que traza las líneas simbólicas que van desde el "que se vayan todos" hasta el surgimiento de la militancia nueve años después, por obra y gracia de Néstor Kirchner y que pudimos visibilizar en las calles con las emotivas y espontáneas movilizaciones de militantes sub-40, con motivo del fallecimiento de su líder.

El link:
http://www.pagina12.com.ar/diario/economia/2-155971-2010-10-30.html

Sábado, 30 de octubre de 2010
Opinión
Que se vayan todos
Por David Cufré
Se están por cumplir nueve años del “que se vayan todos”. Aunque nueve años no es poco, el recuerdo de esa noche de furia del 19 de diciembre todavía es fresco. Es fácil recuperar las sensaciones que cruzaban las calles en esas jornadas: hastío, frustración, desesperanza, un deseo visceral de romperlo todo, necesidad de abollar la cacerola. “Que no quede ni uno solo”, era el grito que completaba la consigna. Y no se lo decía por decir. Ni uno solo. Tan intensos como aquellos días trágicos, pero en sentido contrario, fueron los que pasaron desde el miércoles, cuando se conoció la noticia de la muerte de Néstor Kirchner. La otra cara de la moneda. Estos últimos días fueron tan auténticos como aquéllos en la reacción popular, y tan transparentes que los relatos mediáticos construidos durante años quedaron en evidencia, desnudos frente a la multitud. A la versión de que la Argentina está aislada del mundo le respondieron ocho presidentes latinoamericanos, de izquierda a derecha, elogiando al ex presidente, y mensajes de apoyo de Estados Unidos, Alemania, el Vaticano y demás. A la hipótesis de que la relación entre el kirchnerismo y la mayor parte de la ciudadanía está rota le contestaron el llanto y el compromiso de miles de familias que fueron a despedirlo. “Néstor con Perón, el pueblo con Cristina”, reflejaban los pasacalles. A la muletilla de que los actos del oficialismo son traccionados a puro bolsón de comida y plata para los manifestantes la hicieron añicos 26 horas de desfile frente al cajón, el cortejo hasta Aeroparque y el traslado desde el aeropuerto de Río Gallegos al cementerio. No hizo falta interpretar nada, sólo ver y escuchar a quienes pasaron por el velatorio y lo acompañaron hasta el final. Las imágenes fueron tan elocuentes que algunos comunicadores intentaron volver sobre sus pasos como pudieron, haciendo un esfuerzo por disimular las contradicciones. Y esto no significa que no existan aspectos que criticarle al Gobierno desde 2003 a la fecha, pero la desproporción de aquéllos y de la oposición que les sigue los pasos quedó bajo un reflector. Igual que los personajes de la derecha que corrieron por izquierda al Gobierno que más hizo por los jubilados en décadas con el 82 por ciento móvil. El fallecimiento de Kirchner movió otra vez sensaciones desde las entrañas, que empiezan en él, pero que exceden su figura, sus éxitos, sus flaquezas, y muestran la adhesión de un colectivo heterogéneo a las grandes líneas del proyecto político que encabezó junto a su esposa, la presidenta Cristina Fernández. Así como también el “que se vayan todos” fue mucho más que el repudio a De la Rúa y Cavallo, hasta conmover los cimientos de la estructura edificada desde 1976.

© 2000-2010 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada