sábado, 23 de enero de 2010

THE HERITAGE FOUNDATION

sábado 23 de enero de 2010

La hermanita hermosa

The Heritage Foundation es una de esas fundaciones conservadoras cuya finalidad es que siempre, pero siempre, haya políticas y gobiernos conservadores en todos los países del Planeta Tierra. Una finalidad legítima, por supuesto, pero con la que no necesariamente estamos de acuerdo en este blog donde todos somos medianamente zurdos, aunque no tanto como para ser pavotes.

La susodicha fundación publica desde hace más de 10 años un índice muy interesante que se llama The Index of Economic Freedom, el Índice de Libertad Económica, y el de este año se publicó anteayer. Argentina, siempre tan bien situada, está en el lugar 135 sobre un total de 183 países con un puntaje de 51.2, lo que la caracteriza como un país bastante poco liberal o mostly unfree. Valga para comparar que el país más libre, Hong Kong, obtuvo un puntaje de 89.7, mientras que el menos libre, Zimbabwe, 21.4. En realidad, el peor de todos fue Corea del Norte, con 1, pero creemos que está ahí sólo por el valor simbólico. En el gráfico de abajo se puede ver el indicador para una selección de países.



Qué suerte que somos tan poco libres, dirán nuestros amigos populistas. Sin embargo, aunque les cueste aceptarlo, hay una relación bastante fuerte entre libertad económica y prosperidad. Con esa capacidad de deducir causalidades – y a partir de ellas reglas de política – que lo caracteriza, Musgrave es capaz de decir "primero seamos prósperos y después seamos libres" pero hay mucha gente que piensa que el orden de causalidad es al revés. A más libertad económica, más crecimiento y más prosperidad y desarrollo. En todo caso, causalidad para un lado o para el otro, lo mejor es tenerlas juntas.

Pero antes que los liberales argentinos se pongan a decir tonterías – actividad en la que compiten seriamente con los defensores acérrimos del kirchnerismo – tendríamos que responder a la pregunta ¿como se define la tan alabada y necesaria libertad económica?

Como lo bueno de estas instituciones liberales es que a veces se toman en serio lo de la libertad, tienen una linda página de internet con contenidos abiertos y gratis, entre ellos un archivo de excel con todos los indicadores que componen el índice desde que empezaron a elaborarlo, así que ahí vamos con un intento de analizar esos datos para ver de qué trata la más hermosa de los hermanos.

Para empezar, el índice no es nomás un numerito tirado de los pelos que se le ofrece al mejor postor, como opina El del 0.33%, sino que está compuesto por otros diez subíndices de libertad en distintas áreas económicas. Esos subíndices son: libertad para hacer negocios, libertad comercial, libertad fiscal, gasto público, libertad monetaria, libertad para invertir, libertad financiera, protección a los derechos de propiedad, libertad de corrupción y libertad del mercado de trabajo. Los 10 indicadores varían entre 0 y 100 – 0 es la falta absoluta de libertad y 100 la libertad máxima posible – y todos tienen el mismo peso en el índice total.

Ahora veamos que implica cada una de esas libertades y qué da puntos y que no.

La libertad para hacer negocios está dada por la facilidad para abrir, manejar y cerrar una empresa. El exceso de burocracia quita puntos. Los datos son del estudio Doing Business del Banco Mundial.

La libertad comercial está dada por la apertura comercial al resto del mundo. Las tarifas altas, el exceso de barreras no arancelarias y la falta de transparencia en los trámites del comercio exterior quitan puntos. Los datos vienen del Banco Mundial y la OMC.

La libertad fiscal aumenta cuanto más baja es la presión fiscal. Para medirla se usan las alícuotas máximas en impuestos directos sobre las personas y las empresas y la recaudación total en términos del PIB.

El indicador de gasto público mejora cuanto más bajo es el gasto público. La función que calcula este indicador no es lineal y castiga levemente a los países con gasto público muy bajo y fuertemente a los países con gasto público muy alto. Un indicador muy interesante para que vean los que siempre quieren recortar el gasto. El país más libre de todos en este indicador es Birmania, uno de los países más pobres del sudeste asiático.

La libertad monetaria es más alta en los países con baja inflación y/o moneda estable. Las políticas de distorsión de precios relativos quitan puntos. En el estado ideal de libertad, hay estabilidad de precios sin intervención microeconómica.

La libertad para invertir está dada por la falta de restricciones o controles a la inversión extranjera directa (IED) y la facilidad de disponer de las utilidades. No diferenciar entre inversión extranjera y doméstica da puntos.

La libertad financiera mide la seguridad bancaria y la independencia del sector financiero del control estatal. En el estado de libertad perfecto, el banco central es independiente, al crédito lo asigna el mercado y no hay bancos estatales.

El indicador de protección a los derechos de propiedad es más alto cuando el gobierno defiende la propiedad privada y los contratos se cumplen. El poder judicial es independiente y castiga a los que se apropian de la propiedad de otros. No hay corrupción y la probabilidad de expropiaciones es muy baja o inexistente.

El indicador de corrupción es el de Transparencia Internacional. Sube cuando hay poca corrupción y baja si hay mucha.

El indicador de libertad del mercado de trabajo aumenta con la facilidad para contratar y despedir y cuanto más bajos sean los costos laborales no salariales.

Definidos los indicadores, en el gráfico de abajo pongo una selección de países elegidos arbitrariamente para ilustrar algunos puntos.



Para empezar, dos países pueden tener casi el mismo índice total de libertad económica pero la composición de los subíndices ser bastante diferente. Miremos el caso de Dinamarca (77.9) y Estados Unidos (78.0). En facilidad para hacer negocios, Dinamarca gana por poquito. Doy fe que tiene una burocracia de lo más placentera. Los dos países tienen casi la misma libertad comercial, monetaria y en el mercado laboral. Los derechos de propiedad se defienden igual de bien en los dos países, con una leve ventaja para Dinamarca. La libertad fiscal y la proveniente del bajo gasto público son mucho más bajas en Dinamarca, que como todos sabemos tiene la presión fiscal más alta del mundo y un gasto público acorde. Las tres áreas en las que Dinamarca compensa son corrupción – es uno de los dos países menos corruptos del mundo – libertad de invertir y libertad financiera. El resultado de todo eso en términos de bienestar económico es que Estados Unidos es un país más rico en términos de PIB per cápita, pero esa riqueza está casi igual de mal repartida que en Argentina, mientras que Dinamarca es un país con un nivel de vida muy alto pero sin grandes inequidades.

Argentina tiene menos facilidad para hacer negocios que los tres países desarrollados del ejemplo pero igual que Chile, mientras que la libertad comercial es menor que en los otros cuatro países. La presión fiscal es como la de EEUU y superior a la de Chile. Digamos que con esa presión fiscal tan baja, Chile compra medio cara su libertad. Con respecto al gasto público, los dos países latinoamericanos son más libres que los europeos y es muy interesante el hecho de que el factor que más contribuye positivamente al índice argentino es el grado de “libertad del gasto público”, lo que quiere decir que el gasto público es bajo. En el resto de los indicadores, Argentina está por debajo de los otros cuatros países, aunque la política de inversiones y el mercado laboral son igual de restrictivos que en Francia. A la libertad monetaria la arruina la intervención de Moreno. La corrupción, la falta de respeto a los derechos de propiedad y una limitada libertad financiera son los tres principales culpables de la mala ubicación argentina en el ranking liberal.

Creo que los datos muestran que la libertad económica es muchas cosas y no necesariamente se contrapone con la idea de justicia social. La gran pregunta es, entonces, ¿cómo se mejora la Argentina para conseguir ser un país donde la libertad económica potencie el crecimiento sin renunciar a mejorar la distribución del ingreso?

9 comentarios:

Musgrave dijo...
"el factor que más contribuye positivamente al índice argentino es el grado de “libertad del gasto público”, lo que quiere decir que el gasto público es bajo. " OLE OLE OLE ANA ANA Say no more p.d. y después hay gente que me pregunta porque digo que Ana es la Diosa de la BEA.
santix dijo...
Para que sirven estos indices? Si lo hacen historico y me demuestran que en el proceso de crecimiento y desarrollo tenian esos indices Alemania, Japon, Dinamarca, Francia, Canada, etc, vale. Pero el final de la pelicula no me dice nada, es mas me dice que nos estan engañando. La combinacion en un indice de 10 indices entre discutibles y truchos que da? Un indice trucho elevado a la decima potencia? Eh, Estudiante cronica?
Ana C. dijo...
Santix, intentá no confirmar mis prejuicios sobre los kirchneristas y los zurdos pavotes y leé todo el post. Dinamarca inició su lucha contra la corrupción en 1860 o algo así, la independencia del banco central es de1937, la tradición de libre comercio desde la época de los vikingos y el respeto por las leyes por lo menos desde que escribieron la Constitución, en 1849, apenas cuatro años antes que Argentina. Negar que, por ejemplo, que la terriblemente ineficiente y pesada burocracia argentina es un factor que obstruye el crecimiento es de ciegos.
El del 0.33% dijo...
Mirando el dibujo, he visto entonces que salvo en 3 puntos donde no coincidimos con ningún país (Financiera, Corrupción y Propiedad), en los demás somos como Chile, Francia o Estados Unidos. Ya sabemos en dónde tenemos que mejorar entonces.
Ana C. dijo...
Sos un maestro, El del 0.33%, qué manera de verlo rápido. Al mercado laboral yo también le daría un sacudón, eh. Ser como Francia en ese aspecto no es demasiado halagador que digamos.
Raúl C. dijo...
Ana C.: Interesantísimo el análisis y las conclusiones. Mucho material para debatir. Sólo un detalle: también soy admirador de la canción, pero la libertad no era la hermana, sino la hermosa novia del que canta.
santix dijo...
Tenga los prejuicios que quiera. Que tiene que ver lo que escribi con su prejuicio de lo que soy yo y si lei todo el post? Dinamarca actual es fruto de la guerra real y la guerra fria posterior, aprovecharon bien lo que recibieron y por eso no son como Grecia. Pero esa inyeccion externa con motivos politicos como se veria en los indices? Lo unico que comente es sobre usar herramientas truchas y muy discutibles para sacar conclusiones tendenciosas no por usted sino por parte de esas "fundaciones" tan libres que si uno rasca un poco encuentra a quienes les financian sus objetivos estudios. De donde saca lo de "Negar..."? Quien va a defender la corrupcion y la excesiva burocracia?
Ana C. dijo...
Debatamos entonces, Raúl C. :-) En la versión de Pedro Aznar dice hermana, lo mismo que en la de Mercedes Sosa. Pero me parece que es cierto que en la original de Atahualpa Yupanqui decía novia.
sin dioses dijo...
1) Ana felicito su definicíón librecambista, que era eso de andar definiéndose como radical. 2) Ana afirma que la prosperidad de un país está definida entre otras cosas por la libertad de despedir empleados y por "el costo laboral". Pensando en 2001, con la ley de reforma laboral no se porque no fuimos potencia. 3. Este post choca irremediablemente con la realidad. ¿La prosperidad de los países como Argentina, Brasil, Bolivia, fue mayor ahora o en los 90? 4. La prosperidad de Venezuela es mayor ahora (con muchas barbaridades que hace Chavéz) que con Andrés Pérez. 5. Veo el gráfico y en uno de los primeros lugares veo a Irlanda. http://www.latiza.es/Indicadores.aspx?con=59984&np=2&nn=6 Veo que España tiene un índice más rescatable que Brasil y Argentina: Acá están las consecuencias. http://www.abc.es/20100122/economia-economia/preve-paro-para-espana-201001221540.html Lo de Hong Kong no se puede tomar ni siquiera en serio, en el conurbano bonaerense se vive mejor que allí, (en orden de aumentar las falacias de Ana C) Esta es una de las prosperidades: http://www.elmundo.es/elmundo/2008/07/01/suvivienda/1214923362.html http://www.elmundo.es/elmundo/2008/07/01/suvivienda/1214923362.html