lunes, 21 de diciembre de 2009

21-12-2001 Mis comentarios acerca del post de "Escriba" en ARTEPOLITICA. Escriba es Nicolás Tereschuk. Politólogo (UBA), Maestría en Sociologìa Económica (IDAES-UNSAM).



EL PUEBLO NO GOBIERNA SINO POR MEDIO DE SUS REPRESENTANTES




Este post   del "Escriba" en Artepolítica, que puede ser irritante para muchos, como evidentemente lo muestran los comments debajo del mismo (recomiendo leerlos) es en cambio para mi impecable.

Estoy de acuerdo en todo (incluso con la analogía con el 24 de marzo, que viví personalmente en La Plata, y, mientras escuchaba por la radio los comunicados militares, contrapuestos al ruego de Balbín de que se dejara gobernar hasta las elecciones de septiembre; en "la plaza pública"  la gente agrupada cual precursora de las asambleas populares que vinieron, salía  de a miles a vivar a los tanques en las calles.

Simultáneamente, también  el Partido Comunista y el Partido Comunista Revolucionario (donde militaba Beatriz Sarlo) apoyaban el golpe de Videla.

Estoy más de acuerdo aún con el post de Tomás, cuando en los últimos tiempos tuve el desagrado de haber leído  a Beatriz Sarlo, militante de Partido Comunista Revolucionario escribiendo loas en LA NACION al  lockout ruralista y advirtiendo por la provocación (?) a las caceroleras de la abundancia.

Simultáneamente la desagradable e incomprensibe visión del  Partido Obrero (e Izquierda Unida)  compartiendo la plaza pública de los Ruralistas  en Palermo,  a Pino Solanas votando en contra de la 125 modificada y que atendìa a los pequeños productores;  y a Bonasso, votando en contra de la ley de medios audiovisuales (¡porque la autoridad de aplicación no era independiente! palabras de un señor que de militante de montonero devino en escritor privilegiado de PERFIL) me convencen de que el  post de "Escriba" que nos ocupa, no puede ser más claro con respecto al imaginario argentino "de la discordia permanente como un destino"   (Joaquin V. Gonzalez dixit)

Somos tan cancheros que a todos nos gusta jugar de troskos , o maoístas, como la Sarlo, y en realidad de revolucionarios sólo tenemos nuestros rasgos fascistoides y el egoísmo  más acérrimo que se conoce en Latinoamérica toda.

Como no nos va tan bien, sería hora de pensar en cambiar un poco. 

Disculpas si ofendo a alguien.  Solo pido que el que quiera oir, que oiga.

Mario Cardoso, Buenos Aires, Diciembre de 2009