viernes, 18 de septiembre de 2009

“Me dio lástima el radicalismo”

El país|Viernes, 18 de septiembre de 2009
ROY CORTINA LAMENTO EL RECHAZO DE SUS SOCIOS A LA NUEVA LEY DE MEDIOS

El diputado socialista dijo que la UCR “debió haber corrido por izquierda” y no enarbolar el mismo discurso que la derecha. Advirtió, además, que Julio Cobos “se equivoca” si pretende dilatar el tratamiento de la iniciativa en el Senado.

Por Santiago Rodríguez
/fotos/20090918/notas/na04fo01.jpg
Cortina anticipó el voto positivo de Giustiniani porque “los socialistas tomamos decisiones como partido”.
Por Santiago Rodríguez

Roy Cortina no considera que la continuidad de la alianza del socialismo y la UCR en el marco del Acuerdo Cívico y Social corra peligro. “Nos hemos tratado con mucho respeto”, dijo para fundamentar esa impresión, aunque no dejó de remarcar que hubiera deseado otra cosa de los radicales frente al tratamiento de la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual y que le “dio lástima” no haber coincidido con ellos en la votación a favor de la iniciativa. Autor del proyecto del socialismo, Cortina explicó los motivos del voto de ese partido y advirtió que hay opositores “que tienen la decisión de votar en contra y haga lo que haga el Gobierno, siempre van a correr la cancha”. También refutó las críticas del peronismo santafesino y habló del voto en contrario de su compañera de bloque Laura Sesma.

–¿Qué decidió al socialismo a votar a favor de la nueva ley de Servicios de Comunicación Audiovisual?

–Pusimos de un lado de la balanza cómo quedaba la ley a partir de la eliminación de las telefónicas y la modificación de la autoridad de aplicación, los dos puntos centrales de los seis que habíamos pedido cambiar, y del otro, que votar en contra implicaba la continuidad de la ley de la dictadura.

–¿Qué otro cambio le hubiera gustado al socialismo?

–Que la autoridad de aplicación reflejara más al país federal y la fijación de topes a la publicidad oficial.

–¿Le sorprendió que el Gobierno accediera a realizar los cambios?

–La verdad que para mí fue una sorpresa. Hay sectores de la oposición que tienen la decisión de votar en contra y haga lo que haga el Gobierno siempre van a correr la cancha. Con el socialismo eso no ocurre porque vota en virtud de lo que le parece bien o no.

–¿Es de los que cree que el Gobierno tuvo una auténtica voluntad de consenso o de los que sostiene que debió ceder para lograr su objetivo?

–No querían sacar la ley porque sean unos demócratas de los medios, sino porque creen que en el último año el grupo Clarín los ha perjudicado.

–Su compañera de bloque Silvia Ausburguer destacó que el socialismo actuó en forma coherente. ¿Le parece que hubo incoherencia de parte de otras fuerzas de la oposición?

–Me dio lástima y me dejó preocupado la decisión que tomó el radicalismo. Los proyectos de Giudici y de Stolbizer no eran muy diferentes al del Ejecutivo. Puedo entender que el centroderecha haya levantado el discurso de la libertad de expresión, pero el radicalismo, como el socialismo, debió haber corrido por izquierda. Me dio lástima no haber podido votar con el radicalismo.

–¿Quedaron presos de la necesidad de mostrarse opositores?

–Puede ser. La Argentina en estos veintiséis años estuvo más pendiente de construir alternancia que alternatividad y la alternancia encierra a la oposición en una construcción blanco y negro, en decir todo que no a quien está gobernando. Nosotros no le damos tregua al Gobierno en lo que tiene que ver con la calidad institucional, la pobreza y la desigualdad, pero no construimos una línea política basada en la alternancia

–Los peronistas de Santa Fe hablan de un pacto entre el socialismo y el Gobierno.

–Están en campaña. Echar un manto de sospecha sobre el socialismo es una canallada.

–Morales no cuestionó al socialismo, pero dijo que el Gobierno impulsa esta ley porque Kirchner pretende perpetuarse en el poder.

–Eso tiene que ver con las exageraciones a las que lleva la alternancia y la proximidad de la campaña electoral para el 2011. Me parece exagerado.

–¿La división planteada dentro del ACyS pone en riesgo su continuidad?

–No creo, porque nos hemos tratado con mucho respeto y no hemos faltado a la verdad. Además, coincidimos en más temas que en los que diferimos.

–¿Qué opina de la insistencia de Julio Cobos de abrir el debate en el Senado a más comisiones de las que quiere el oficialismo?

–Hemos sido críticos de la metodología del oficialismo en Diputados y nos pareció que, sin la intencionalidad dilatar el debate, se podría haber dado más tiempo para trabajar. Si Cobos lo hace para eso, tiene todo el derecho; si pretende dilatar el debate, se equivoca.

–¿Rubén Giustiniani va a votar a favor en el Senado?

–En términos generales, los socialistas tomamos decisiones como partido y somos muy respetuosos.

–¿Cómo influyó Hermes Binner en la decisión del socialismo?

–Tuvo el mismo rol que Giustiniani. Ambos estuvieron en contacto entre ellos y con nosotros y todos coincidimos en plantear que si se sacaba lo de las telefónicas y se modificaba la autoridad de aplicación se podía votar en general.

–Todos excepto Sesma.

–Ella planteó una objeción de conciencia porque sigue pensando que la intencionalidad del Gobierno es otra y nos pareció correcto aceptar su planteo. En el recinto se limitó a decir que votaba en contra y que respetaba muchísimo la decisión del bloque, pero estoy muy disconforme con sus declaraciones posteriores porque son más que imprudentes.

–Dijo que “la letra de la ley no tiene nada que ver con lo que viene diciendo” el Gobierno y que el bloque socialista cometió un “error”.

–Esas declaraciones son imprudentes. Tendría que discutir en los cuerpos orgánicos del partido y llamarse a silencio.

–A propósito de declaraciones, Mauricio Macri afirmó que éste es “el Gobierno más fascista” que por años hubo en el país.

–Macri está absolutamente descalificado para opinar; descalifica a este Congreso por tomar una decisión de estas características y habiendo sacado el 31 por ciento de los votos en la ciudad remitió a la Legislatura para su tratamiento un endeudamiento de más de 1500 millones de pesos sin esperar el 10 de diciembre. Además, es de una desfachatez sin límite que opine teniendo de socio a Francisco de Narváez, que es un empresario con una gravitación importantísima en los medios de comunicación.

© 2000-2009 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre G