jueves, 24 de septiembre de 2009

La estrategia oficialista

El país|Jueves, 24 de septiembre de 2009
El Gobierno aspira a aprobar el proyecto sin modificaciones

Podría haber cambios, pero se producirán sólo si es “estrictamente necesario”. La extensión del plazo para que las empresas periodísticas vendan las señales que no se adecuen a la ley podría ser la prenda de la negociación.

Por Daniel Miguez
/fotos/20090924/subnotas/na05fo01.jpg
El presidente provisional del Senado, José Pampuro, y el jefe de la bancada kirchnerista, Miguel Angel Pichetto.

El Gobierno tuvo ayer una buena noticia con la asistencia casi perfecta a la reunión de bloque en el Senado, lo que pareciera darle garantías de que tiene los votos suficientes para sancionar la ley de Servicios de Comunicación Audiovisual, que podría tratarse en el recinto el 14 de octubre.

“La de hoy era una prueba importante y la superamos muy bien”, le comentó a este diario uno de los senadores más activos en sumar voluntades entre sus pares a favor de la ley.

En la reunión del bloque hubo consenso para tratar de impulsar el proyecto que fue aprobado en la Cámara de Diputados, sin nuevos cambios. Y el oficialismo tiene confianza en que lo va a conseguir. De todas maneras, como informó este diario el martes pasado, sigue vigente la idea de que en caso de peligrar la votación, se acceda a alguna modificación, seguramente en la extensión del plazo para que las empresas periodísticas vendan las señales que no se adecuen a la ley y que, como salió de Diputados, por ahora está fijado en un año.

Las cuentas que hace y rehace el presidente del bloque, Miguel Angel Pichetto, hasta anoche le daban 39 votos, sin contar el del socialista Rubén Giustiniani, que dijo que votará a favor la ley en general, pero en disidencia con algunos artículos en particular.

Al acordarse ayer que el proyecto se debate en cuatro comisiones en vez de las dos en que inicialmente había pensado el oficialismo, distendió el clima en el Senado, aunque la oposición no logró sumar otra comisión, la de Derechos y Garantías que preside el radical formoseño Luis Petcoff. Igual, una de las comisiones, la de Industria y Comercio, está en manos de Arturo Vega, de la UCR. Las restantes las preside el oficialismo: Asuntos Constitucionales, Nicolás Fernández; Presupuesto y Hacienda, Fabián Ríos; y la principal, la de Sistemas y Medios de Comunicación y Libertad de Expresión, Guillermo Jenefes.

Jenefes, que es propietario de medios en su provincia, Jujuy, cuando se contabilizaba su voto como seguro puso algunos reparos (ver página 3). Esto preocupó al oficialismo, porque si bien tiene mayoría en el plenario de comisiones, Jenefes, como presidente de la comisión cabecera, tiene facultades como para poder entorpecer el avance del debate y dilatar el tratamiento de la ley.

Tanto un alto funcionario del Gobierno que está en contacto permanente con gobernadores para que aseguren el voto de sus senadores, como algunos senadores oficialistas consultados anoche por este diario, aseguraban que el jujeño finalmente iba a alinearse con la mayoría del bloque.

El oficialismo se contenta con que del plenario de comisiones salga un dictamen con despacho de mayoría, aunque tenga disidencias parciales. Los planes contemplan que el viernes 2 de octubre haya dictamen. Y que el proyecto se trate en el recinto el 7 o, más probablemente, el 14 de octubre.

Esos plazos, tanto el que media entre el ingreso del proyecto y la salida del dictamen y desde ese momento hasta su tratamiento en el recinto, obedecen a que el oficialismo no quiere dar lugar a que lo acusen de que no hubo tiempo para debatir y analizar el proyecto. El mismo sentido tuvo el hecho de darles participación a cuatro comisiones, que están integradas por 60 de los 72 senadores.

Si todo marcha como lo prevé el oficialismo, el viernes de la semana que viene saldría el dictamen y a partir de allí los senadores dispondrán de doce días para estudiarlo antes de pasar al recinto para la votación.

Aunque en el Gobierno aseguran que los votos están, también admiten que será suficiente con obtener quórum, porque suponen que más de un senador de la oposición no se presentará a votar. Son los que están en una posición incómoda: no quieren darle un voto al oficialismo pero tampoco su desacuerdo con el proyecto de ley es tan grande como para votar en contra. Por eso la salida sería la ausencia, más que la abstención.

© 2000-2009 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.