miércoles, 9 de septiembre de 2009

Domingo, 6 de septiembre de 2009
logo cash
Entrevista a Minezo Fujita

Censo con asesor japonés

El Indec consiguió que la agencia de cooperación internacional de Japón colabore en la preparación del Censo 2010. Una de las claves, advierte el experto de aquel país que vino a asesorar al organismo, es que la difusión de los resultados sea rápida y precisa.

Por Fernando Krakowiak
/fotos/cash/20090906/notas_c/indec.jpg
“Un extranjero no puede venir a decir qué está bien y qué está mal”, afirma Fujita.

Minezo Fujita es un consultor experto en estadísticas que está asesorando al Indec para la realización del censo poblacional 2010. Su participación forma parte de un acuerdo de asistencia logrado con JICA, la agencia de cooperación internacional de Japón. En diálogo con Cash, el especialista detalló cuál es el aporte hasta el momento.

–Usted viene colaborando con el Indec desde 1995, ¿en algún momento la agencia de cooperación evaluó interrumpir el vínculo debido a los cuestionamientos que recibe el organismo?

–En ese tema no nos hemos metido porque las estadísticas son muy complejas y un extranjero no puede venir a decir qué está bien y qué está mal. En esta oportunidad, el objetivo de mi visita es sólo colaborar para la etapa preparativa del censo de población.

–¿El asesoramiento que brindan implica algún tipo de garantía de calidad o ustedes se desentienden de los resultados?

–Nosotros hacemos sugerencias y colaboramos en el proceso de preparación del censo. Eventualmente también lo hacemos durante el relevamiento de los datos y el procesamiento posterior, pero no damos ningún tipo de certificación de calidad.

–Uno de los problemas que hubo en 2001 fue la excesiva demora para dar a conocer los datos, ¿están trabajando para que se puedan difundir con mayor rapidez?

–Realizar el censo es importante, pero también es importante publicar los resultados con celeridad y precisión. En esta oportunidad, estamos trabajando para lograr que el procesamiento y la tabulación de los datos se realicen de manera eficiente. Además, hay muchas posibilidades de que el año que viene enviemos un experto en informática para que asesore en esas tareas durante la realización del censo.

–¿Cuánto debería demorar la difusión de los primeros datos del censo?

–Puedo decirle cuánto demora en Japón porque cada país es diferente. La difusión de la cantidad de viviendas y la población por sexo a nivel municipal demora más o menos dos meses, pero datos como edad, estado civil y nacionalidad pueden llevar dos años y los ítem que necesitan codificación, como rama de actividad y tipo de ocupación, entre tres y cinco años.

–Tal vez en Japón no ocurra lo mismo, pero en Argentina luego de cinco años los datos de rama de actividad y tipo de ocupación pueden quedar desactualizados como sucedió con los datos del censo 2001.

–En Japón también se producen cambios acelerados en las ramas de actividad y en los tipos de ocupación, sobre todo por el impacto de la informática. Es una estructura muy dinámica. Por eso los censos de población se deben complementar con encuestas periódicas capaces de dar cuenta de la evolución de la actividad económica.

–El Indec busca tener mayor precisión sobre los flujos migratorios porque es un dato relevante para el diseño de políticas y la distribución de recursos de la coparticipación, ¿qué pueden aportar en este caso?

–En el censo de población a la gente se le puede preguntar dónde nació, dónde vive ahora y dónde vivía hace cinco años, pero no se pueden identificar movimientos recientes. En Japón lo que se hace es tener un registro de población complementario que se actualiza cada seis meses. Eso en Argentina no es posible porque mucha gente tiene dirección en una localidad y vive en otra.

–¿A qué se circunscribe entonces la cooperación sobre este punto?

–Desarrollamos un método que permite estimar las migraciones en base a la información de censos anteriores y estadísticas complementarias sobre la evolución de la situación socioeconómica. La intención es trabajar para poder aplicar ese método en Argentina. El censo es una foto sobre la que después se trabaja durante diez años. A partir del censo que elaboraron en 2001 se hicieron proyecciones de población hacia el 2015, pero esas proyecciones son a nivel nacional o provincial. El objetivo del Indec es bajar esas proyecciones a nivel de departamentos o localidades. Las proyecciones tienen dos componentes básicos: el crecimiento vegetativo de la población y el flujo migratorio. Nosotros tenemos un buen registro administrativo de población, pero también hemos logrado muchos avances en la elaboración de proyecciones de flujo migratorio y creemos que estamos en condiciones de brindarles apoyo en ese aspecto.

© 2000-2009 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.