viernes, 25 de septiembre de 2009

El G-20 se reúne con el objetivo de convertir al grupo en el principal foro económico mundial

Los líderes evalúan reemplazar al G-7 y al G-8, entre otros grupos internacionales; acuerdan mantener los estímulos para prolongar la recuperación económica global

Noticias de Exterior: anterior | siguiente
Viernes 25 de setiembre de 2009 | 07:32 (actualizado a las 07:32)

PITTSBURGH.- Los líderes de las potencias mundiales y los países emergentes continuarán hoy un intenso debate para resolver si transforman al G-20 en el principal foro económico mundial, en el marco de la cumbre que se inició anoche en Pittsburgh.

Sin embargo, lo que ya fue acordado por sus dirigentes es evitar que las medidas de relanzamiento económico sean interrumpidas antes de tiempo para extender la recuperación financiera que se viene produciendo a nivel mundial en los últimos meses.

La mayoría de los integrantes del G-20 aceptaron que el grupo se transforme en el "foro principal para su cooperación económica internacional", pero aún persisten algunas dudas en torno a la decisión final.

Según trascendió del primer encuentro, los líderes planean que el G-20 se convierta en el grupo de referencia para la crisis y que, como tal, absorba y reemplace al G-7 y al G-8, entre otros grupos internacionales.

Con la cumbre que comenzó ayer en esta ciudad suman ya tres los encuentros del G-20 en sólo diez meses. Todos, con el alentador propósito de reunir a potencias y a países emergentes para que, bajo un mismo techo, acuerden reformas que permitan superar la crisis financiera.

En la reunión celebrada anoche para inaugurar la cumbre, todo giró en torno a la disputa entre países emergentes e industrializados, ante el reclamo de los primeros de tener más poder de decisión en los organismos financieros.

Todo, alrededor del vapuleado FMI, en el que los países industrializados ostentan más de la mitad del voto, algo que los emergentes del BRIC (Brasil, Rusia, la India y China) consideran injusto y reclaman, por lo tanto, un traspaso en su favor del 7 por ciento, en función del peso que sus economías adquirieron en las últimas décadas.

Pero los europeos miran con mala cara: semejante traspaso los tendría como principales afectados y perderían algo del 32 por ciento de cuota que ostentan ahora. En esta pulseada, en la que hay mucho en juego, la Argentina acompaña a Brasil, posición que cuenta con la simpatía de España, que, pese a integrar el bloque europeo, tiene menos peso que sus pares en el organismo.

Tags: G-20 , Pittsburgh, cumbre , Estados Unidos , líderes mundiales, crisis económica