sábado, 19 de septiembre de 2009

CLUB DE PARIS

EconomíaSábado, 19 de septiembre de 2009 El ministro de Economía se reunirá con su par francesa para empezar a negociar una salida al default con el Club de París Rumbo a Francia para arreglar con el Club El Gobierno decidió apurar los pasos para llegar a un acuerdo con el grupo de países acreedores, al que se le debe 7500 millones de dólares. Ya hubo contactos con Japón, Corea, Turquía y Canadá. Boudou buscará acercar posiciones con Francia. Por Cristian Carrillo Amado Boudou disertó en un congreso de la CAME en Salta. Allí dijo que el encuentro con su par francesa “será muy importante”. El ministro de Economía, Amado Boudou, se reunirá el próximo jueves con su par francesa, Christine Lagarde, para avanzar en las negociaciones con el Club de París. El funcionario respondió anoche a la misiva que Lagarde le envió para acercar posiciones. Hasta el momento, el país tuvo contactos con las autoridades de Japón, Corea, Turquía y Canadá, según indicó el ministro a Página/12. Sin embargo, el encuentro con las autoridades francesas es relevante por el peso de ese país dentro del grupo de acreedores. En Economía pronostican que las conversaciones con el Club de París llegarán a buen puerto, debido a que consideran como aliados a Alemania, Estados Unidos, Japón y Francia. “La reunión con Lagarde será muy importante”, aseguró el ministro en diálogo con un grupo de periodistas, entre ellos este diario, que lo acompañó a Salta para un encuentro de jóvenes empresarios que organizó la Cámara Argentina de la Mediana Empresa (CAME). Boudou viajará pasado mañana al encuentro del G-20 en Pittsburg y luego irá a la capital francesa para la reunión con la funcionaria gala. “Es un actor importante, pero también lo son los otros”, agregó Boudou. El Gobierno esperaba un guiño para reunirse con las autoridades francesas, el cual llegó con la carta de Lagarde. El Gobierno informó hace algo más de un año su intención de desembarazarse de lo adeudado a un grupo de países. Pero esos Estados acreedores solicitaron que se hiciera un pago en efectivo utilizando las reservas del Banco Central o, de lo contrario, que la Argentina pasara primero por el FMI para obtener su venia a un proceso de negociación para refinanciar los pasivos. Sin embargo, el Gobierno rechazó saldar los 7500 millones de dólares con reservas y reiteró su intención de refinanciarlo a largo plazo. El principal acreedor es Alemania, con 2800 millones de dólares. Le sigue, Japón, con 1950 millones. La Secretaría de Finanzas, a cargo de Hernán Lorenzino, inició contactos con las autoridades de Japón, Corea, Canadá y Turquía. “No- sotros vemos como aliados a Japón, Alemania, Estados Unidos y Francia; todos aquellos países que son exportadores de bienes de capital y que, producto de esta situación, están congelando el comercio”, contestó a este diario el ministro de Economía. El interés de los socios del Club de París por cerrar un acuerdo con Argentina pasaría por movilizar negocios de empresas de sus países, con apoyo financiero de los bancos de inversión de esas mismas naciones, que ahora está vedado por la situación de default. Boudou aseguró que las necesidades de financiamiento para el año próximo están cubiertas, aunque adelantó que se buscará financiamiento adicional en el mercado voluntario. “Si la Argentina logra arbitrar la curva de tasas tendrá oportunidad de emitir deuda para financiar más obra pública”, dijo. La estrategia del Palacio de Hacienda apunta a la curva de rendimientos de la deuda argentina. Sucede que, por capricho del mercado, los papeles de corto plazo exhiben una tasa de interés mayor que los que tienen vencimientos más alejados. En teoría, el rendimiento se hace mayor a medida que es también más alejado el vencimiento de un activo negociable, lo que se explica como la recompensa de apostar a papeles de más largo plazo. “No tiene razón de ser distinto”, afirmó el funcionario. A principio de año, las tasas de rendimiento de los bonos de 2008 y 2009 crecieron mucho más que los de largo plazo, “lo que es un contrasentido económico”. La explicación de los analistas era que el país iba a terminar en default. “Eso nunca pasó, y por eso la tasa de corte comenzó a acomodarse”, explicó. Para ayudar a eso, Economía adicionó medidas, como el acercamiento con el FMI, el Club de París y el canje de bonos indexados por CER. En Finanzas aseguran que se continuará con el canje entre los bonos que ya existen. “Es todo muy artesanal, tiene que ver con la posibilidad y el momento oportuno”, deslizó el titular de Hacienda. Boudou analizó el resultado del canje de bonos en pesos ajustados por el costo de vida. “Yo esperaba un 60 por ciento de adhesión privada, aunque a mí me decían que no se iba a superar el 50. Finalmente fue del 57 por ciento”, recordó. De todos modos, el ministro prefiere no ponerle fecha a una nueva salida al mercado voluntario. Con la mejora en los bonos, el riesgo país se redujo sensiblemente y los inversores especulan con la posibilidad de que el Estado emita deuda. Por el momento se espera una “emisión chica” a un costo razonable, pero el Gobierno esperará a que la tasa sea menor antes de salir a buscar mayor liquidez. Link a la nota:http://www.pagina12.com.ar/imprimir/diario/economia/2-132056-2009-09-19.html © 2000-2009 www.pagina12.com.arRepública ArgentinaTodos los Derechos Reservados Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.