miércoles, 26 de agosto de 2009

Los generales de la Mesa lanzaron otro lockout

El país|Miércoles, 26 de agosto de 2009
Las cámaras empresarias del campo comunicaron un cese en la comercialización de granos y carnes

Con el veto a la suspensión de retenciones en la provincia de Buenos Aires como detonante, las entidades ruralistas decidieron una nueva medida de fuerza. Es por una semana a partir del viernes. La justificaron por la “falta de respuesta” del Gobierno a sus demandas.

Por Cristian Carrillo
http://www.pagina12.com.ar/fotos/20090826/notas/na07fo01.jpg
Hugo Biolcati, de la Sociedad Rural, fue el más duro en sus reproches al Poder Ejecutivo.

Ni medio vacío ni medio lleno, para los dirigentes del agro el vaso está siempre a punto de rebalsarse. Y ayer aseguraron que el veto parcial sobre la ley de emergencia agropecuaria fue esa gota que faltaba. Los integrantes de la Mesa de Enlace lanzaron un nuevo cese de comercialización por una semana a partir de este viernes para granos y ganado “gordo” en pie. Los empresarios del campo insistieron en que los “pedidos y reclamos” –más de veinte puntos– que presentaron al gobierno nacional no tuvieron respuesta. No obstante, horas después de que los ruralistas acercaran el 31 de julio último esa lista a las autoridades, se decidió desde el Ministerio de Producción un aumento de diez centavos en el subsidio para los productores lecheros y la Oncca redujo los encajes para el sector cárnico. Los dirigentes agrarios aseguraron que el cese de comercialización no tendrá impacto en el abastecimiento y quedará exenta de cumplir esa medida la hacienda de zonas afectadas por la sequía.

La Comisión de Enlace se reunió ayer en la sede de Coninagro. Las partes estuvieron encerradas por más de dos horas antes de ofrecer una conferencia de prensa, la cual debió además postergarse unos veinte minutos por correcciones en el comunicado que leyeron a su salida. La lectura, con la solemnidad que les gusta imprimirle a la situación –y que hace rememorar tiempos poco felices–, estuvo a cargo del titular de Coninagro, Carlos Gareto. El texto justificaba la medida en la falta de respuesta a sus “demandas concretas”. El Gobierno, afirmó, no aceptó “ninguno de los planteos realizados en materia de lechería, ganadería, trigo, segmentación de retenciones, producciones regionales, emergencia agropecuaria y normativa regulatoria distorsiva, entre otros”. Después de ello sostuvo que el malestar se profundizó con el “veto parcial a la ley de declaración de zonas de desastre y emergencia” (ver aparte).

La ofensiva es un nuevo lockout granario con destino a la industria y a la exportación, y de ganado vacuno en pie, con excepción de la hacienda proveniente de zonas afectadas por la sequía. El cese de comercialización será desde la 0 del próximo viernes y se extenderá por una semana. De esa medida quedarán exceptuados los productos perecederos. En tanto, la Comisión de Enlace “sugiere” que continúe el normal desarrollo de la actividades programadas con antelación, tales como exposiciones y remates de cabañas. Los representantes permanecerán en “estado de sesión permanente” para evaluar y definir los pasos a seguir. Hoy se encuentran a partir de las 11.

Los dirigentes coincidieron en que el diálogo está cortado, aunque en la conferencia aparecieron algunas contradicciones. “Veníamos propiciando un espacio de diálogo y de acordar algunas medidas, que permitan solucionar la difícil situación que tienen los productores del país”, dijo Gareto. Sin embargo, el titular de Coninagro volvió sobre el tema del veto. “Hubiera significado un alivio o un atenuante para aquellas zonas tan comprometidas por la sequía. Fue la gota que derramó el vaso y, sin dudas, nos lleva a esta medida de fuerza para recapacitar y reflexionar”, justificó el dueño de casa.

La decisión oficial de vetar la suspensión de retenciones por seis meses a los productores bonaerenses y de cobrar sólo la mitad durante otros quince fue el blanco de todas sus críticas. El titular de la Sociedad Rural, Hugo Biolcati, se sumó a los que consideran que la ley se aprobó por iniciativa de algún “puntero legislativo” que la integró en el tratamiento de los superpoderes para conseguir el voto de los diputados y senadores bonaerenses. Con el veto, la ley vuelve al Congreso –a una comisión bicameral– para su revisión. “Sería una vergüenza que en pocos días esos mismos legisladores voten en contra algo que ya había sido aprobado”, opinó el presidente de Confederaciones Rurales Argentinas, Mario Llambías. De todos modos, los ruralistas no mencionaron que todavía sigue vigente la emergencia agropecuaria en varios distritos de la provincia de Buenos Aires y que se aprobó el diferimiento de gravámenes, como el impuesto a las Ganancias.

Consultados reiteradamente por la prensa, los ruralistas respondieron que la medida no generará desabastecimiento. “No habrá problemas en el abastecimiento, ya que estamos permitiendo la comercialización de frescos”, contestó Biolcati. También se encargaron de descartar cortes de ruta, como en otras oportunidades, mientras horas antes ya habían comenzado en algunas zonas del interior bonaerense. “Esta Comisión de Enlace no apoya los cortes de ruta. Está bien que haya carteles indicando lo que pasa”, aseguró. De todos modos, este tipo de medidas no impide la presión sobre los precios de los granos, algo que los favorece en un futuro. Ayer el precio de la tonelada de soja se mantuvo por encima de los 1000 pesos en el mercado cerealero de Rosario, un nivel elevado.

–¿No es una contradicción que se incentive a retener granos, mientras el sector está supuestamente en crisis? ¿Cuántos están en condiciones de parar? –preguntó este diario a Llambías.

–En faena ya no se está transportando, ya que los animales se alimentan con reservas y no sufren la sequía. En granos, salvo el consumo para pollos, adhiere todo el sector, debido a que es sólo un cese de comercialización. El productor que está con sequía ya está en problemas y el resto no se va a caer.

Llambías reconoció que la próxima cosecha será muy buena debido a la fuerte baja en el costo de los insumos y el alto valor de la mayoría de los granos, pero insistió en que la falta de financiamiento al capital podría comprometer el resultado. El Banco Nación colocó en el último año y medio 3200 millones de pesos pymes, de las cuales, el 48 por ciento tuvo como destino pequeños productores del sector agropecuario.

La Mesa de Enlace se pronunció además sobre el tratamiento parlamentario de la ley de arrendamiento. Biolcati consideró que traer ese tema ahora “es una chicana para dividir”. Por su parte, el vicepresidente de la Federación Agraria, Pedro Orsolini, criticó los cambios que se hicieron a la propuesta original. “Fue reformada por el oficialismo y quitados todos los artículos donde aparecían beneficios impositivos para los dueños de la tierra”, sentenció. No hubo el más mínimo gesto para invitar a acercar posiciones y, en cambio, volvieron a hablar del “problema de institucionalidad”. “Ojalá que el 10 de diciembre encontremos el rumbo que la Argentina se merece”, concluyó Orsolini.

© 2000-2009 www.pagina12.com.ar|República Argentina|Todos los Derechos Reservados

Sitio desarrollado con software libre GNU/Linux.