martes, 4 de agosto de 2009

La Sociedad Rural prefirió ignorar un pedido de desagravio a Alfonsín elevado por el radicalismo

Alchourón dijo que Biolcati se enteró tarde
04-08-2009 / La Sociedad Rural tuvo la oportunidad de quedar bien con la población, pero especialmente con los radicales y con los familiares de Raúl Alfonsín. Pero prefirieron dejar pasar esa chance.
En la historia. Alfonsín, en la cara, les dijo que era una “actitud fascista” no escuchar al orador
El día quedó en la historia. Cielo gris en la Ciudad de Buenos Aires, lluvia y un viento helado que calaba los huesos de la concurrida apertura de la Exposición Rural, en ese entonces comandada por Guillermo Alchourón. Ese día, el 13 de agosto de 1988, mientras miles de personas lo veían por televisión, los presentes en el predio de la Sociedad Rural Argentina no pararon de abuchear y silbar al entonces presidente de la Nación, Raúl Alfonsín. Los representantes de la SRA, que siempre habían recibido a los presidentes de facto sonrientes, ese día decidieron hacerle frente a un mandatario, dueño de una personalidad fuerte y que con dureza enfrentó a la oligarquía campera llamándolos a la reflexión y al diálogo. El sábado pasado, cuando el actual titular de la entidad agropecuaria, Hugo Biolcati, leyó el tradicional discurso de apertura, estrenando el traje de presidente, no hizo mención alguna al fallecido presidente Raúl Alfonsín. La diputada electa por el radicalismo, María Luisa Storani, envió un petitorio con mil firmas en el que le pedía a Biolcati que incluya un homenaje al doctor Alfonsín en sus palabras. Un minuto de silencio, aunque más no sea, en memoria del ex presidente fallecido. Sin embargo, nada de esto pasó. La Sociedad Rural dio versiones encontradas al respecto. Por un lado, aseguraron que dicho petitorio nunca llegó a manos de Biolcati y, por otro lado, explicaron que “no es costumbre que la SRA haga ese tipo de homenajes en el discurso de apertura de la exposición; a Alfonsín se lo homenajeó en una misa que se hizo el primer domingo de la feria en Palermo, en la que además se recordó a los miembros y socios de la entidad que fallecieron este año”. A pesar de las explicaciones vertidas por la entidad, el ex presidente de la Rural, Guillermo Alchourón, por ese entonces correligionario de Alfonsín, dijo a este medio que ayer compartió una almuerzo con Hugo Biolcati, en el que este hizo mención al tema, aseguró que se había enterado del pedido radical, pero que “no hubo tiempo, ya que el pedido se hizo tarde”. “Si nos hubiera llegado a tiempo, lo hubiéramos hecho”, dijo el ex titular de la rural que expresó Biolcati, que al parecer había olvidado el fallecimiento de Alfonsín. VOCES. Según Federico Storani, ex ministro del Interior de Fernando de la Rua y hermano de la diputada electa que envió el pedido a la Rural, “hace rato que la SRA le debe un desagravio a Alfonsín, en ese entonces Alchourón se creía más que el presidente de la Nación; aunque con los años nos acercamos en el Parlamento, él o la entidad a la que pertenece deberían pedir disculpas públicas por aquella gravisíma falta de respeto, fue un atropello a la democracia”. Preguntado Alchourón sobre las palabras de Storani, acerca de si sintió que le debía una disculpa al ex presidente, dijo que “de ninguna manera pienso que yo tenía que hacer eso. Hay que acordarse de que Alfonsín estaba muy crispado ese día, y un presidente no se puede exasperar de esa manera. La mía fue una actitud natural frente a un momento delicado”, se excusó. “Es más, al terminar el discurso le pregunté a Alfonsín si había estado mal y fue él mismo quien me dijo que eran cosas de la democracia. Con el tiempo me hice amigo de Alfonsín y dos semanas antes de su muerte lo llamé porque sabía que estaba mal”, expresó Alchourón. La impulsora del pedido de desagravio, María Luisa Storani, aseguró que le “consta que el pedido fue entregado a la comisión directiva de la Sociedad Rural. Aunque no tenía ninguna esperanza de que ofrecieran perdón o disculpas, estuve atenta por otras cosas en el discurso y me pareció insana la omisión en el balance histórico que hizo Biolcati; ahora eso sí, a las exequias sí que fueron”. El petitorio, que figura en Facebook, está firmado por varios integrantes de la Unión Cívica Radical, desde el hijo y diputado electo Ricardo Alfonsín hasta la analista política Graciela Romers, quien no es radical. Por su parte, Leandro Illia, hijo del ex presidente Arturo Illia, dijo que la SRA debería hacer dos desagravios: “Uno a mi padre, a quien le hicieron un golpe militar en el año 1966 cuando era presidente de la entidad el señor Faustino Fano, en el que contribuyeron los grandes hacendados de la SRA, y otro al doctor Alfonsín, a quien le hicieron un golpe económico”. “Yo le diría al señor Biolcati que si habla de declaraciones juradas, mi padre nunca tuvo que presentar ninguna, que hable de presidentes honestos como lo fueron mi padre y Alfonsín. Si dice que no hubo tiempo para desagravios, no les creo”, sentenció Illia. MARIANA ROVIRA