sábado, 29 de agosto de 2009

“Este proyecto de ley dignifica la comunicación"

VEINTITRES
FRANK LA RUE

Frank La Rue
27-08-2009 / El Relator para la Libertad de Expresión de Naciones Unidas defiende la iniciativa oficial para los medios.

Por Graciela Moreno

Hace menos de un mes, el guatemalteco Frank La Rue, Relator de Libertad de Expresión de las Naciones Unidas, vino especialmente para interiorizarse en el proyecto de ley de Servicios de Comunicación Audiovisual. Se reunió con organizaciones sociales, con asociaciones de medios privados, expertos en telecomunicaciones y hasta con integrantes de la Comisión de Libertad de Expresión y de Comunicaciones en la Cámara de Diputados. Quería escuchar todas las voces antes de opinar. Finalmente, decidió acompañar a la Presidenta en la presentación de lo que considera “la ley más importante que he visto en todo el continente en materia de telecomunicaciones”. –¿Cuáles son los aportes más destacados que hace este proyecto? –Esta ley garantiza el pluralismo, que todas las voces tengan acceso. Reconoce que tiene que haber tres tipos de medios: comerciales, comunitarios y públicos. Y los convierte en ley. Ante una progresiva concentración monopólica y oligopólica de medios, no sólo en América latina, creo que esta ley es un gran avance. Todavía existen muchos países que creen que los medios comunitarios son de segunda clase. En Guatemala, por ejemplo, las licencias se entregan a través de una subasta. Esto viola la libertad de expresión y excluye en el acceso a los medios al 90 por ciento de la población. Este proyecto de ley dignifica la comunicación, es un buen ejemplo no sólo para América latina, sino para el mundo entero. –¿Qué opina de las principales críticas que recogió en sus reuniones? –Todo medio tiene miedo de que haya mucha competencia, creo que se puede ser crítico de las políticas de gobierno pero es un error oponerse a que otros tengan acceso a más medios de comunicación. En cuanto a los legisladores, criticaron mucho que el proyecto se haya discutido en foros de todo el país, sin pasar previamente por el Congreso. A veces se les olvida que no son la autoridad de un pueblo, sino representantes, que no es lo mismo. Es muy importante que se haya sometido a una consulta. –Una de las quejas más escuchadas tiene que ver con la concesión de licencias a privados. Comparadas con otros países, ¿las considera muy estrictas? –La Argentina es un país un poco extraño, es increíble que el cable tenga mayor cobertura que la televisión abierta, esto no ocurre en otros lugares del continente. O sea que la ley afecta menos a los canales abiertos, además no afecta contratos existentes. En algunos países, un mismo propietario no puede tener medios gráficos, radiales y televisivos porque violenta la diversidad y el pluralismo, da lugar a los megaconsorcios como los que se ven en Europa. Acá no veo tantas limitaciones, sólo son por zonas. Entiendo que algunos piensen que es un atentado a la libertad de empresa, pero me pregunto: ¿qué pesa más, la libertad de prensa o la libertad de empresa? Hasta en varios estados de Estados Unidos hay más limitaciones que en este proyecto. –¿Qué críticas o aportes le haría al proyecto? –Mi recomendación es dejar aclarado que el 51 por ciento de las inversiones en los medios debe ser nacional. También reafirmaría más la independencia que deben tener los medios públicos. Pero es un proyecto de avanzada que viene a reemplazar a una ley creada por un gobierno militar. A la hora en que se comience a discutir en el Congreso, en los partidos deben pensar como estadistas, priorizando el interés del Estado por sobre el de los partidos políticos.

5