miércoles, 15 de julio de 2009

El listado de los 100 mejores libros (en inglés o traducidos al inglés) según NEWSWEEK

LITERATURA

Los 100 mejores libros de todos los tiempos

Foto: Newsweek
08-07-2009 / La meta-lista de Newsweek trae el veredicto “definitivo”. Y se transforma en una guía para volver a leer los clásicos.
Por David Gates Sobre el escritorio en el que ahora escribo, cuelga una vieja copia enmarcada que muestra a Sam Weller —el astuto criado de Mr. Pickwick— indicándole a su pequeño amo regordete, que viste calzas, polainas y lentes, que observe una gran muchedumbre de pequeñas figuras: son los personajes que Charles Dickens crearía en sus novelas luego de publicar “Los papeles del Club Pickwick”. Todavía no logré identificarlos a todos, pero sí puedo reconocer a los ladronzuelos Fagin y Dodger de “Oliver Twist”, a la pequeña Nell y su abuelo de “La tienda de antigüedades”, el farsante buenazo Mr. Pecksniff de “Vidas y aventuras de Martin Chuzzlewit”, el colérico Mayor Bagstock de “Dombey e Hijo”, y Bob Cratchit de “Una canción de Navidad” con su hijo, el pequeño Tim. ¡Y, sí! Ése es el viejo dealer vestido con ropa de segunda mano de “David Copperfield”. Debe ser porque nunca me canso de personajes como éstos, que la mitad de mis libros de Dickens están remendados con cinta adhesiva. Las obras de Dickens, curiosamente, no figuran en esta meta-lista de Newsweek de los 100 mejores libros de todos los tiempos (que como cualquier clasificación, trae injusticias y olvidos), ¡pero sí que aparecen aquí propuestas de textos para volver a leer! Por lo general, el “disfrute de releer” historias trae consigo una disculpa obligada por ceder ante los placeres “infantiles” de la repetición “obsesiva". Se conoce bien la diferencia entre la relectura estrictamente literaria que realizan académicos y escritores cuando estudian una obra con detenimiento, y la lectura “por placer” que queda relegada a espacios como la playa, el baño o la habitación.¿Pero existe realmente una línea tan marcada entre lo respetablemente energético y lo vergonzosamente narcótico? Nunca se me ocurriría incluir “Drácula” en el programa de una materia, ni en el ranking de los mejores libros, ni leer “El innombrable”, de Samuel Beckett, antes de dormir (a pesar de que algunos podrían decir que es la cura perfecta para el insomnio). Aún así, sospecho que los autores más releídos en inglés son Dickens, Shakespeare (“Hamlet”, “El Rey Lear”, “Otelo” y “Sonetos” figuran en los puestos 48, 49, 50 y 51 del ranking) y Jane Austen. Por lo general, no paso ni un mes sin volver a visitar alguno de ellos. Estos autores combinan dos atractivos fundamentales para la hora de dormir: historia y personajes, con todo el desafío, la complejidad y la fuente inagotable de sorpresas que todos buscamos. He enseñado a todos ellos en mis clases, y en mi habitación sus libros se escurrieron de mis manos para entrar en mi mundo onírico más de una vez. En una publicación reciente de The New York Times, Verlyn Klinkenborg escribió un editorial en defensa de la relectura, donde comparte su lista de libros favoritos —resultó ser otro fanático de Dickens— y argumenta: “No se trata de un canon, sino de un refugio”. Y en un artículo aún más reciente del New Yorker, Roger Angell habla de “una dulce sensación de culpa. Es verdad que deberíamos adentrarnos en temas nuevos, que debemos saberlo todo acerca del mercado bursátil, Darwin, los esteroides y demás, pero no ahora, por favor, no”. A pesar de esto, la mayoría de nosotros goza de un canon propio en lo que a música se refiere —si no, ¿cómo se explicaría la venta de tantos iPods?—, y aún así, nadie parece sentirse culpable de escuchar “Once in a Lifetime”, de los Talking Heads, más de una sola vez en la vida. Mi lista personal de relecturas perennes es mucho más que un refugio: un mundo lleno de continentes, cada uno repleto de héroes, villanos y bichos raros, como esa imagen de Dickens en mi pared. Me ofrece un círculo de amigos y conocidos mucho más amplio, y en algunos casos mucho más profundo, de lo que yo —o cualquiera— podría llegar a tener en lo que nos gusta llamar el “mundo real”. En su ensayo “El vicariato culpable”, el poeta angloestadounidense W. H. Auden analiza su autoconfesa “adicción” a las novelas policiales. “Sospecho que el típico lector de historias de detectives es como yo, alguien que sufre de una sensación de pecado”, dice. Comparto la afición de Auden por Sherlock Holmes y el Padre Brown de G. K. Chesterton (¡ninguno está en este listado!), pero sus hábitos de lectura y los míos no podrían ser más disímiles. “Me olvido de la historia apenas la termino y no tengo deseos de volver a leerla. Si resulta ser —como a veces sucede— que empiezo a leer una historia y después de un par de páginas descubro que ya la leí, no puedo seguir”, decía. Mientras que yo releí todas las historias de Sherlock Holmes y muchas de las del Padre Brown más veces de lo que mis dedos podrían enumerar, y siempre tengo una media docena de los misterios de Nero Wolfe de Rex Stout en mi mesita de luz, junto a “La mano del teñidor”. De hecho, si debo viajar a la noche llevo sí o sí uno o dos libros en mi equipaje. Y hasta donde yo sé, no tengo ninguna sensación de pecado. Los amantes de estas historias, por lo general, reconocen que parte de su atractivo reside en sus escenarios que resultan tan familiares como reconfortantes. Las habitaciones de Holmes y Watson en la Calle Baker, el “gasógeno” (sea lo que sea) y la pantufla persa repleta de tabaco de pipa, o la casa de Wolfe sobre la Calle 35 Oeste, con su cocina en el primer piso y sus invernaderos en el techo. Pero el verdadero factor atrapante aquí son los personajes: el arrogante y racional Holmes; el impasible y aun así inseguro Watson; el malhumorado, sedentario e insoportablemente erudito Wolfe y su Watson o el hiperactivo y ciertamente jamás inseguro Archie Goodwin, dueño de una de las voces narrativas en primera persona más atractivas de la ficción. A todos los libros que releo una y otra vez, siempre vuelvo por los personajes, y muchas veces, simplemente, por sus voces. También releí las historias de Ernest Hemingway (cuyas novelas “Por quien doblan las campanas” y “Fiesta” sí tienen cabida en el ranking) para oír de nuevo las voces de sus personajes: tiene un oído aún mejor que el de Billy Herman. Y no sólo los personajes se han convertido en mis compañeros, sino también los mismos escritores. Supongo que jamás habría querido tratar con algunos de ellos en persona, pero en sus páginas son algunas de las personas con quienes más disfruto estar. Por ejemplo, en Opiniones Contundentes, una colección de entrevistas y cartas de lectores, el autor de “Lolita”, Vladimir Nabokov, me aclara los tantos una y otra vez acerca de Joseph Conrad (“No puedo soportar [su] estilo de tienda de souvenirs, sus bajeles embotellados y collares de clichés románticos”) o Sigmund Freud (“Que los crédulos y los mediocres sigan creyendo que todas las enfermedades mentales pueden curarse mediante una aplicación diaria de viejos mitos griegos en sus partes íntimas”). Es posible que la vergüenza generada por la relectura no tenga tanto que ver con todos los libros nuevos que uno sabe que debería estar leyendo, sino más bien con lo que hay detrás de la elección de los libros viejos que uno relee. En mi caso, veo una tendencia marcada hacia la nostalgia. No puedo evitar darme cuenta de la deslumbrante blancura de todos los autores que más releo. Como dijo el poeta y ensayista inglés Samuel Johnson, “ningún hombre es hipócrita en sus placeres”. Y dada mi condición de heterosexual, parece que mi gusto está muy orientado hacia subculturas exclusivamente masculinas (béisbol y alpinismo), en su mayoría historias de aventuras de hombres (“El Señor de los Anillos”, “Moby-Dick” y la saga de Watergate), historias de hombres solitarios (Samuel Johnson, Philip Larkin y el Padre Brown) y parejas de hombres (Holmes y Watson, Jeeves y Bertie, Nero Wolfe y Archie Goodwin, Mr. Pickwick y Sam, Frodo y Sam). La respuesta es simple: me producen una tremenda alegría. Me llenan con las voces de personas que conozco, que son miles —varias veces el número en esa vieja copia de Dickens—, los reales y los imaginarios, los vivos y los muertos. Tal vez termine descubriendo que el Cielo es así, pero ¿por qué esperar si también puedo tenerlo aquí y ahora? Ojalá que este listado de Newsweek sirva de orientación a otros lectores para disfrutar de una experiencia parecida.

CULTURA

El listado de los 100 mejores libros

08-07-09 / El centenar de obras literarias seleccionado por Newsweek. El lugar de los argentinos. Para armar la selección, Newsweek usó diez listas de los mejores libros en inglés o traducidos a ese idioma: desde rankings de The Telegraph, The Guardian y Time, hasta el listado de bestsellers en Wikipedia. Se evaluaron distintos factores, como el impacto en la historia, su aporte cultural y sus ventas. Los títulos se incluyeron en una base de datos única y se ponderaron según la extensión del ranking original. Cuando hubo igualdad, se desempató según la cantidad de resultados de Google. Más detalles enwww.newsweek.com. 1) Guerra y paz, León Tolstoi 2) 1984, George Orwells 3) Ulises, Joyce 4) Lolita, Vladimir Nabokov 5) El sonido y la furia, William Faulkner 6) El hombre invisible, Ralph Ellison 7) Al faro, Virginia Woolf 8) La iliada y la Odisea, Homero 9) Orgullo y prejuicio, Jane Austen 10) Divina Comedia, Dante 11) Cuentos de Canterbury, Geoffrey Chaucer 12) Los viajes de Gulliver, Jonathan Swift 13) Middlemarch, George Eliot 14) Todo se desmorona, Chinua Achebe 15) El guardián entre el centeno, J. D. Salinger 16) Lo que el viento se llevó, Margaret Mitchell 17) Cien años de soledad, Gabriel García Márquez 18) El gran Gatsby, Scott Fitzgerald 19) Catch 22, Joseph Heller 20) Beloved, Toni Morrison 21) Viñas de Ira, John Steinbeck 22) Hijos de la medianoche, Salman Rushdie 23) Un mundo feliz, Aldous Huxley 24) Mrs. Dalloway, Virginia Woolf 25) Hijo nativo, Richard Wright 26) De la democracia en América, Alexis de Tocqueville 27) El origen de las especies, Charles Darwin 28) Historia, Heródoto 29) El contrato social, Jean-Jacques Rousseau 30) El capital, Kart Marx 31) El príncipe, Maquiavelo 32) Las confesiones de San Agustín 33) Leviathan, Thomas Hobbes 34) Historia de la guerra del Peloponeso, Tucídides 35) El señor de los anillos, J. R. R. Tolkien 36) Winnie-the-Pooh A. A. Milne 37) Las crónicas de Narnia, C. S. Lewis 38) Pasaje a la India, E. M. Forster 39) En el camino, Jack Kerouac 40) Matar a un ruiseñor, Harper Lee 41) La Biblia 42) La naranja mecánica, Anthony Burgués 43) Luz de agosto, William Faulkner 44) Las almas de la gente negra, W. E. B. Du Bois 45) Ancho mar de los Sargazos, Jean Rhys 46) Madame Bovary, Gustave Flaubert 47) Paraíso perdido, John Milton 48) Anna Karenina, Leon Tolstoi 49) Hamlet, William Shakespeare 50) El rey Lear, William Shakespeare 51) Otello, William Shakespeare 52) Sonetos, William Shakespeare 53) Hojas de hierba, Walt Whitman 54) Las aventuras de Huckleberry Finn, Mark Twain 55) Kim, Rudyard Kipling 56) Frankenstein, Mary Shelley 57) La canción de Solomon, Toni Morrison 58) Alguien voló sobre el nido del cuco, Ken Kesey 59) Por quien doblan las campanas, Hernest Hemingway 60) Matadero 5, Kurt Vonnegut 61) Rebelión en la granja, George Orwell 62) El señor de las moscas, William Holding 63) A sangre fría, Truman Capote 64) El cuaderno dorado, Doris Lessing 65) En busca del tiempo perdido, Marcel Proust 66) El sueño eterno, Raymond Chandler 67) Mientras agonizo, William Faulkner 68) Fiesta, Ernest Hemingway 69) Yo, Claudio, Robert Graves 70) El corazón es un cazador solitario, Carson McCullers 71) Hijos y amantes, D. H. Lawrence 72) Todos los hombres del rey, Robert Penn Warren 73) Ve y dilo en la montaña James Baldwin 74) La Telaraña de Charlotte, E. B. White 75) El corazón de las tinieblas, Joseph Conrad 76) Noche, Elie Wiesel 77) Conejo, corre J. Updike 78) La edad de la inocencia, Edith Wharton 79) El mal de Portnoy, P. Roth 80) Una tragedia americana, Theodore Dreiser 81) El día de la langosta, Nathanael West 82) Trópico de cáncer, Henry Miller 83) El halcón maltés, Dashiell Ahmet 84) La Materia oscura, Philip Pullman 85) La Muerte del Arzobispo, Willa Cather 86) La interpretación de los sueños, S. Freud 87) La educación de Henry Adams, Henry Adams 88) Pensamiento de Mao Zedong, Mao Zedong 89) Psicología de la religión, William James 90) Retorno a Brideshead, Evelyn Waugh 91) Primavera silenciosa, Rachel Carson 92) Teoría general de la ocupación, el interés y el dinero, John Maynard Keynes 93) Lord Jim, Joseph Conrad 94) Adiós a todo eso, Robert Graves 95) La sociedad opulenta, John Kenneth Galbraith 96) El viento en los sauces, Kenneth Grahame 97) La autobiografía de Malcom X, Alex Haley y Malcolm X 98) Los victorianos eminentes, Lytton Strachey 99) El color púrpura, Alice Walter 100) La segunda Guerra Mundial, Winston Churchill Argentinos ¿Qué libros de autores argentinos podrían formar parte de una antología de los mejores de la historia? Si para ello se hiciera una meta-lista de distintos rankings internacionales, como los del Instituto Nobel de Oslo y el Club del Libro Noruego, la revista La Semana de Colombia, el famoso canon de Harold Bloom o Wikipedia, los primeros cinco lugares podrían ser ocupados por “Ficciones” y “El Aleph”, de Jorge Luis Borges; “Rayuela”, de Julio Cortázar; “Santa Evita”, de Tomás Eloy Martínez; y “Plata quemada”, de Ricardo Piglia. http://www.elargentino.com/nota-48717-El-listado-de-los-100-mejores-libros.html

Url: http://www.elargentino.com/Content.aspx?Id=48717

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada